Crítica: El origen de la tristeza

Gavilán vive en el barrio Viaducto, en Sarandí. Tiene 12 años. Ese es su lugar en el mundo, donde vive él con su familia y sus amigos. Es el estío, el tiempo de vacaciones y de la calle, el fútbol, andar en bicicleta, el tiempo de los planes posibles y de aquellos que son fantásticos. En fin: eso que llaman amistad.
Afiche-El-Origen-de-la-Tristeza


Gavilán es el apodo de Gabriel sus amigos son el Chino, Tumbeta, Marisa, Alejandro, el Percha. La impronta del sexo, atractivo siempre pero puro misterio en ese tiempo, que es el del fin de la infancia, el del ingreso a las puertas de la adolescencia, las dudas existenciales, la aventura como bandera, la exploración de los límites, el tiempo donde se cree que los adultos no saben nada, la vida pide cuero y se cree que el mundo se detiene cuando uno cierra sus ojos para dormir.
Hay una aventura, un viaje argonáutico en busca del vellocino dorado: en este caso unas barricas de vino a vaciar, en un lugar escondido en lo profundo de la rivera frondosa. Es la Quinta del Mellizo, personaje ominoso y de avería (buena la elección de no hacerlo presente). Llegar y entrar, birlarle el vino y huír: toda una aventura iniciática para estos pequeños pícaros.
Lo hacen, venden el vino y con ese dinero pretenden “debutar” con alguna prostituta, plan que se trunca cuando ya estaban a punto de concretarlo. La muerte de Tumbeta (el más maduro y a su vez oscuro del grupo), en un enfrentamiento con otra bandita es el contacto que tienen con ciertos códigos que, en su futuro y por su entorno, tendrán que manejar. A su vez, la constante presencia de las explosiones del oleoducto, suerte de entidad volcánica, que brinda identidad y al mismo tiempo reclama pleitesía.

Basada en la novela homónima de Pablo Ramos (autor del guión), la película de Frenkel posee algo de la inocencia de “Pelota de trapo” (de Leopoldo Torres Ríos) y de esa mixtura entre lo inefable y lo violento que nutre a “Rumble Fish” (F. F. Coppola).

Hay un exceso en el recurso de la voz en off, que mejor dosificado brindaría un ritmo más fluido a la narrativa.
Buenas actuaciones y un tratamiento de la imagen con toques manieristas hacen de este film un relato atractivo.

Calificación 7/10

ELENCO: Joaquín Gorbea, Belén Szulz, Santiago Mehri, Luciana Rojo, Germán De Silva, Dolores Carballo, Stephania Stegman, Jorge Diez

GUIÓN: Pablo Ramos

MÚSICA: Ernesto Snajer

FOTOGRAFÍA: Eduardo Pinto

DIRECCIÓN: Oscar Frenkel

ORIGEN: Argentina (2017)
A. R Belano

Anuncios

Un comentario en “Crítica: El origen de la tristeza

Deja un comentario