Reseña: Con mi chico no te metas

Por Denise González

Los sábados veraniegos en el Teatro Luisa Vehil el elenco de Con mi chico no  te metas recibe a su público para hacerlos reir como nunca. Cuatro actores de calidad encarnan la historia de dos hermanas en sus sesenta que llevan una vida monótona. Mireya, la viuda, encerrada en el aburrimiento de su rutina, sorprende a Ana al contarle que decidió contratar a un acompañante a la casa. Su reacción no es nada positiva: como es de esperarse, la católica y solterona se indigna por esta decisión. En medio del conflicto suena el timbre: aparece en escena Emanuelle, que no se parece en nada a la foto de internet. Aunque duda, Mireya se conforma con el cuarentón de figura descuidada con tal de tener su noche fogosa. Ana, furiosa, les dice a gritos todo lo que piensa sobre ambos, y antes de llegar a la puerta para retirarse se golpea la pierna contra la mesa. Este es el momento del que Emanuelle se aprovecha para conquistarla – más bien a su billetera. Así la víctima se ve envuelta en un enamoramiento infantil e intenta desplazar a su hermana. Pero en medio de la secuencia llega Segismundo: el empalagoso hombre con el que sale Ana hace treinta años y quien jamás le tocó un pelo. Entonces se producen los enredos: Emanuelle se convertirá para Segismundo en el supuesto doctor que atenderá a Ana. Mientras tanto, ella continuará declarando su amor al taxi boy y soñando una vida con él, para, al final, quedarse con una valiosa lección de Mireya: nunca será tarde para dar color a su vida.

La obra tiene varios momentos: el principio se encarga de presentarnos a Mireya, un personaje ácido, sarcástico. Sus intervenciones rompen las estructuras durante toda la obra, tentándonos a la risa constantemente. En la segunda mitad, el centro de atención se focaliza en Ana, ingenua y anticuada. Ella nos abre una nueva gama de posibilidades cuando muestra su lado soñador y por fin entiende que siempre se ha conformado. Es el motor de las risas en la transición increíble y extrema de su participación. Emanuelle, por su parte, es fresco. La simplicidad de sus diálogos y la excesiva confianza en su físico lo hacen cómico. Además es rápido para sacar el jugo a cada situación. Por último, Segismundo, con su inocencia y lo ridículo de sus apodos melosos para Ana, se convierte en la frutilla del postre y nos hace estallar.

A sala llena y en una atmósfera de completa alegría, la obra en sí es desarrollada dinámicamente, con soltura y la precisa explotación de los dotes de cada actor. Se pone en juego su estética al servicio de la historia y así se convierte en el gran suceso que alegra la noche de tu sábado.

Funciones: Sábados a las 21:00 hs.
Duración: 90 minutos 
Teatro LUISA VEHIL – Av. Hipólito Yrigoyen 3133. CABA.
Localidades $ 350.  Reservas al: (011) 4943-0001

Entradas por: http://www.alternativateatral.com/obra70182-con-mi-chico-no-te-metas

Un comentario en “Reseña: Con mi chico no te metas

Responder a Luis María Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s