Las Novias del Templo Escondido

En el  Complejo Histórico Santa Felicitas, los días 4 y 5, con entrada libre y gratuita, bajo la dirección de Andrea Castelli, la danza en su máxima expresión con la muestra coreográfica  llamada Barroco en Barracas, las Novias del Templo Escondido.

156830161_636221673498748_2835926605870661632_o.

Se usó uno de los pabellones del primer piso del Santa Felicitas, para realizar la puesta, donde la música y la danza se expresaron en contra de la violencia de género, dando lugar a que bailarinas y bailarines, enfundados en sus trajes de novias, sin los límites que marcan un escenario convencional,  confluyeron, en un lugar muy especial.

Uno de los aciertos de sus organizadores es el lugar elegido.  El Complejo histórico de Santa Felicitas es un lugar con una huella en la historia para el barrio de Barracas, que data del año 1872, cuando Felicitas Guerrero, fue una victima más, de femicidio, tras ser asesinada de dos disparos, a los veinticuatro años, por el joven Enrique Ocampo, debido a que Felicitas se inclina por otro pretendiente que también la corteja: Manuel Sáenz Valiente. Sus padres ordenaron construir esta capilla que es obra del arquitecto Ernesto Bunge, con un estilo  neogótico, de casi una manzana conviviendo con casas de bajo y con veredas llenas de árboles.

Contado este contexto, diremos que fue una hermosa puesta donde se jugó con la intensidad de la luces de interiores, donde el baile quiso hacerle frente a la muerte escondida entre columnas de alabastro, donde la  armonía de la música se veía, alguna que otra vez,  rota por el grito de alguna novia, la cual primero era amada y luego desgarrados sus velos por la violencia.

El público, acompañó a esta puesta, en forma dinámica,  se desplazó a lo largo de la cúpula, siguiendo visualmente a los bailarines, aparecer y desaparecer de la bóveda, para lograr la atmósfera de novias caídas, sueños truncos, velos desgarrados y gritos hirientes.

Previo a eso, en la Planta Baja, una muestra de vestidos bajo el título de «Vestidos Violentados».  Son   las obras de 19 diseñadores y artistas argentinos, creadas especialmente para  Barroco en Barracas. Las novias del Templo Escondido. Esta misma muestra se había presentado, por única vez, en el Teatro Gral San Martín, el viernes 3 de mayo,  a las 18 hs, donde se los pudo ver desfilados,  bailados e interpretados.

Toda la propuesta visual, de un gran contenido artístico, de buen gusto, en ningún momento expresar lo violento se torna violento a la vista, sino que es un disfrute audio-visual y que esperamos, el mensaje que ofrece, la propuesta, el de tomar conciencia sobre la violencia de género, sirva desde lo artístico, para sumar, le aporte a una sociedad tan lastimada en algo tan íntimo como son las relaciones de parejas. Lo positivo es que el público apoya estas manifestaciones artísticas, y lo que nos queda a los comunicadores sustentarlas y  difundirlas para seguir el camino de abrir conciencias.

59371095_648656918921890_8886395083268554752_n

Redes:   https://www.facebook.com/barrocoenbarracas/

Instagram  @performartes



reseña Diana Decunto. inboxmatutino@gmail.com

Colección de imagenes, de Gonzalo Pedraza

El proyecto de Gonzalo Pedraza, es muy abarcador tanto como nos den las ganas de pensar, pero nos plantea las preguntas de siempre. Si pensamos en términos podemos escribir: identidad, contextos, transición histórica, historia del arte, rol, público,ensamble, conceptos que podemos enlazar en una propuesta contemporánea.¿ Pero que es lo que hace merecedor de atención al proyecto de Pedraza? A partir de la pregunta “¿Qué ves cuando ves?”

Gonzalo propuso a 1000 jóvenes de colegios públicos y privados a darnos su visión del mundo a través de una foto, algo así como lo que hace el iraní Reza con sus alumnos de fotografía que jamás vieron una cámara, pero al revés, con jóvenes de la era del smartphone.

Su trabajo remite a las experiencias como curador que desarrolla en otros proyectos y su formación en historia del arte. Pone en eje el concepto de gabinete tomado de las primeras
colecciones europeas de fines del siglo XV donde en los gabinetes de colecciones naturales como trofeos o tesoros comenzó a verse, obras de arte. Esta es una de las muestras que hace con este proyecto, fuera de Chile, su país natal.

La instalación se propone como una gran galería de imágenes de los jóvenes participantes de la propuesta donde bajo el ejercicio que propone, hay que escoger y disponer en el fondo de la sala, una colección personal. Tu propio gabinete. Una especie de curaduría que abarca a todos los públicos. Es importante como se pone en disyuntiva el papel de curador, el público (con amplia concurrencia de familias y adolescentes), los fundamentos de las selecciones, y el enfrentamiento de los jóvenes a la selección limitada de imágenes en forma material, que pueden tocar y transportar, para muchos de los jóvenes, la primera foto impresa que ven en su vida. Personalmenteel último de los puntos me interesó mucho, y entendemos es el esqueleto de la propuesta de Gonzalo. Nos pregunta, nos plantea, cual es nuestra forma de captar una imagen, de hacer una selección, en este presente que vivimos hastiados en lo visual. Como lo hacen ellos, los adolescentes que ya nacieron en esta cultura visual y forma parte de sus identidades, sus perfiles virtuales, su vida cotidiana y como se gesta este proceso en su interior.

Un momento para jugar, experimentar y ver nuestras construcciones culturales transformarse. La exposición está montada en la sala Cronopios del centro Cultural Recoleta desde el 7 de Septiembre y se puede ver de Martes a Viernes, de 13:30 a 22 hs. La entrada es gratuita.

Alejandro Giusto