Crítica: Bolshoi

Por Mauricio Bordón

Bolshoi es una película que se exhibirá en el primer festival de cine ruso que se llevará a cabo del 21 al 17 de noviembre en Cinépolis Recoleta.

Filmada por Valery Torodosky, Bolshoi es una película interesante donde se puede observar la evolución de la protagonista, junto con los flashback, el espectador puede entender la historia de Julia, y los problemas que vivió de pequeña para que posteriormente continúen ya como adulta, pero en el ambiente del ballet.

Es una película con muy buenos planos, excelentes escenas donde se muestra la danza. Las coreografías elegidas para estos momentos me parecían geniales, y se comprenden perfectamente los conflictos que emergen a raíz de su sueño de bailar en el Bolshoi. A pesar de lo dicho anteriormente, no puedo omitir que por momentos los diálogos los sentí débiles, aunque esto a partir de la mitad de la película en adelante se ve que va mejorando. En lo personal considero que por momentos se vuelve algo densa, hubo escenas que pudieron haberse recortado. La trama al pasar en Rusia, hay palabras o nombres cuestan recordar, a causa de su difícil pronunciación. Ya para cerrar, las actuaciones me parecieron buenas, y el director marcó bien las diferencias de clases, dado que nuestra protagonista viene de una familia de trabajadores de clase media tirando a baja, mientras que el ambiente donde ella se encuentra es para un público más privilegiado por así decirlo. Como cierre, The Bolshoi es una película que recomiendo ver, sobre todo si te atrae lo que es el ambiente artístico y la danza clásica. Como así también es una peli bastante disfrutable en mi opinión.

Calificación: 7.5/10

El Festival ofrecerá un panorama sobre el nuevo cine ruso contemporáneo y las películas serán presentadas por sus creadores: actores, directores y productores. Luego de las proyecciones se realizarán debates con los espectadores.

Las entradas se pueden adquirir a hda d de boleterías o por web en

https://www.cinepolis.com.ar/cines/cinepolis-recoleta

Anuncios

Análisis: Headsnatchers para Nintendo Switch

Esta semana ha llegado a Nintendo Switch, un divertido juego a modo de competitivo, que ha sido desarrollado por el estudio chileno IguanaBee y publicado por Iceberg Interactive. Se trata de un título en el que literalmente hay que arrancarse la cabeza para ganar, que cuenta con una variedad de minijuegos para jugar online o con tus amigos de forma local.

Para ir claro lo que nos ofrece Headsnatchers, se trata de una premisa muy simple, pero que nos lleva a un juego muy caótico, y divertido si tienes amigos con quién jugarlo. Principalmente lo que hay que hacer, es darse a bofetadas con los demás competidores y arrancarse la cabeza, todo esto en distintos escenarios con un objetivo específico para poder ganar. En su mayoría tenemos minijuegos casi del tipo deportivo, como meter la cabeza de tu contrincante en un aro de basquetbol, o llegar a la meta en una carrera pero sin perder tu cabeza en el camino.

Lo único que te obliga Headsnatchers es que tengas a alguien con quien jugar, ya que para su modo de competición principal debes tener al menos un contrincante en comunicación local. Pero obviamente si te encuentras jugando solo, vas a poder hacer uso de la conexión en línea para competir con otros jugadores. Si nos detenemos en su modo online, este denota cierta simpleza para entrar a jugar directamente a los minijuegos, pero por fortuna la conexión con otros jugadores ha sido bastante rápida y casi sin interrupciones. Esto le da un valor importante a un juego independiente, que a veces a pesar de tener un sistema de conexión en línea, esta a veces carece de sustentabilidad. Apenas se nos ha desconectado algún que otro jugador, pero eso es de lo más normal en cualquier partida en línea. En cuanto al juego en conexión local, necesitas al menos tener un compañero, aquí las cosas se hacen un poco más sencillas, aunque le hace falta una especie de tutorial para comprender las mecánicas del juego aunque estas no resulten complejas. Si te encuentras algo perdido, al arrancar la partida puedes hacer pausa e ir en el menú hacía la opción que dice controles, los controles son los mismos para para cada minijuego, lo que cambia obviamente son los objetivos principales de cada uno.

El juego también cuenta con un sistema de personalización, cuando arrancas ya tiendes algunas opciones, algo limitadas, sobre la forma en que quieres darle a tu avatar, dónde los cambios son sugerentes en la cabeza, elemento que sueles perder durante el juego. La personalización es variada, y tiene diseños muy divertidos y que pueden crear personajes con características muy desordenadas y graciosas

A nivel visual el juego presenta un colorido que le sienta muy bien, diríamos que se trata de un título casi al estilo party, dónde los minijuegos y la competitividad con amigos es el mayor fuerte. Ya hablamos sobre la variedad en la personalización de personajes, pero también hay que tener en cuenta el diseño de los escenarios. Si bien muchos de los escenarios deportivos resultan sencillos en su composición, mantienen un diseño atractivo que se acopla con la adrenalina del juego. Y para hablar de adrenalina, la música es un elemento también fundamental, que se usa en función de la competitividad y la dinámica del juego.

Headsnatchers es un título simple en su premisa pero muy entretenido en su ejecución. Tienes que ponerte a quitar cabezas y ser el ganador en cada una de las propuestas que te ofrece. Si bien cuenta con un sistema online que es efectivo, se trata de un juego que carece de atractivo para un solo jugador, pero que si tienes amigos con quién compartirlo, literalmente estarán arrancándose las cabezas y divirtiéndose mucho.

Calificación 7/10

17° EDICIÓN DE LOS PREMIOS ARTURO JAURETCHE A LA CULTURA 2019

El pasado miércoles 13 de noviembre a las 19hs, con amplia presencia de público, en la sede del Sindicato Argentino de Docentes Particulares tuvo lugar la entrega de premios Arturo Jauretche 2019 a figuras de diversas ramas del quehacer cultural y artístico, entre las que podemos nombrar a Dora Apo, Rubén Borré, Esther Goris, Any Ventura, Pablo Biró, Claudio Morresi, Pancho Muñoz, Jorge Zuhair Jury, Paula Horman, Fernando Signorini y Bruno Arias.

Para quienes no conocen a Arturo Martín Jauretche , una muy sintética biografía: nació 13 de noviembre 1901, en Lincoln (provincia de Buenos Aires), fue una figura relevante de la cultura: escritor, pensador , con la publicación de numerosos libros, fue un intelectual que tuvo su pasaje por la vida política, un hombre preocupado por la educación. Falleció el 25 de mayo de 1974.

El acto fue muy emotivo, con la conducción del escritor Ernesto Jauretche, además la apertura del evento, fue con unas palabras de recibimiento por parte de Marco Roselli, director del Instituto Superior “Dr. Arturo Jauretche” quien resaltó la importancia de estos premios a la cultura contribuyendo en el “batallar en el campo ideológico”.

Dora Apo, la primera de la noche, que debutó en ser acreedora a este premio por su trayectoria. Se emocionó mucho al recibirlo agradeciendo a los presentes y manifestando un sentido homenaje, ” a todos los que no están”.

Fervorosos aplausos, de emoción, acontecieron a lo largo de toda la jornada. Así fueron subiendo al escenario, figuras diversas del quehacer cultural y artístico, merecedoras de esta distinción. A su vez, quienes tuvieron la suerte y la responsabilidad de entregar estatuilla y diploma, a los premiados, en la mayoría de los casos, también eran notables figuras de la cultura y artistas, generalmente amigos del ganador. Todos los galardonados, luego de recibir el premio, dieron a los presentes, un mensaje de agradecimiento al público presente, dando lugar a un infinito número de aplausos.

En este año 2019, tan complicado y que se nos está escapando de las manos, vamos cerrando el año con eventos importantes, como éste, que hacen al reconocimiento a las figuras culturales y artísticas que la vienen remando hace mucho tiempo, por contribuir con el granito de arena, que hace la montaña con la que esperamos que el país salga adelante.


Programa

Conducción: Ernesto Jauretche (escritor nacional)

Palabras de bienvenida: Prof. Marco Roselli, director del Instituto Superior “Dr Arturo Jauretche”

Galardonados

  • Labor Docente: Fernando Signorini
  • Labor musical e Interpretativa: Bruno Arias
  • Labor Radial: Paula Horman
  • Labor Periodística: Any Ventura
  • Labor literaria: Pancho Muñoz
  • Labor en la defensa de los Derechos Humanos: Claudio Morresi
  • Labor en la defensa de los Derechos Sindicales: Pablo Biró
  • Labor actoral: Esther Goris
  • Labor artística: Rubén Borré
  • Trayectoria: Dora Apo

Crítica: instrucciones para la poligamia

Por Leonardo D’Assaro

Que es lo que vimos:
Entendamos lo que es una instrucción, primero, antes que nada, una instrucción es una manera de instruirse, adquirir conocimientos, ideas o experiencias.
Nos encontramos frente a una historia donde los personajes buscan aprender, conocerse, encontrarse en este mundo moderno. Porque si de algo habla esta tercera película de Sebastián Sarquís, es de la modernidad. Las nuevas formas de comunicación de estos tiempos. La necesidad de encontrarse y relacionarse. Ya sea a través de una aplicación o a través de la necesidad de una carencia. Porque estos personajes sienten la carencia, cada uno de ellos necesita algo, porque algo les falta.
Por suerte es una comedia, aunque las comedias siempre logran posicionarse sobre un tema o eje dramático que las sostiene. Y detrás de todo ese humor que resulta por momentos superficial o chabacano, rozando lo bizarro, se esconde una historia en donde los cuatro personajes protagonistas se van auto descubriendo y necesitando uno de otros para crecer y continuar con sus vidas.

La historia:
Fabiana busca quedar embarazada y está dispuesta a hacer lo que sea necesario para poder lograrlo: conspirar con su amiga, manipular al marido, pedirle esperma a un extraño. Todo se pondrá en juego y cada uno de ellos cruzará límites llegando a lugares de si mismos que en verdad desconocen.

Y al final me pareció:
Es de esas películas que hacen falta. Son esas películas pequeñas, con presupuestos reducidos, pero logran sacarte una sonrisa un domingo por la tarde. “Instrucciones para la poligamia” es de esas películas que te encontrás de casualidad, y si logras zambullirte de lleno en su propuesta y universo, terminás pasando un rato divertido

Fecha de estreno: 21 de noviembre

Calificación 6/10

Crítica: Proyecto Géminis

Por Guillermo Benites
Del director y ganador del Oscar a mejor director, Ang Lee, nos muestra esta película de acción y ciencia ficción protagonizada por el querido y carismático Will Smith en el papel de Henry Brogen, uno de los mejores asesinos a sueldo que trabaja para el gobierno de los Estados Unidos que decide retirarse.


Henry Brogen, un asesino de 51 años, decide retirarse luego de un incidente en su última misión que lo hace reflexionar sobre su vida y dejar de hacer algo para lo que es bueno, sin saber que esta última misión lo metería en serios problemas y haría que para la gente para cual trabaja vayan tras él. Ejecutando así el proyecto géminis para poder matar al mejor asesino. Y que mejor asesino que una versión más joven de él.
La historia de la película resulta bastante interesante y atrapante en primera instancia, con buena presentación del personaje, quién es y lo que hace. La trama avanza de una forma bastante rápida que no deja momentos o escenas aburridas.
La película en 3D está bien aplicada en varias de las escenas, que suman bastante, no solo en las escenas de acción que nunca faltan, sino que también nos muestran los diferentes países que visitan. Si bien hubo algunas escenas de acción que estaban por demás exageradas, aún se mantienen dentro de lo posible.

El CGI que usaron para el rostro de la versión joven de Will Smith se veía increíble. Sin embargo en las escenas de pelea y acción las animaciones resultaban verse poco reales o naturales en sus movimientos y en otras escenas se notaba fácilmente que no estaban realmente en el escenario.

Algunas partes del guion de la película nos muestra un poco de comedia para el espectador, pero nada más que resalte en cuanto a esto.
Si bien el final resulta un poco predecible debido a la evolución de la historia, tampoco termina decepcionando.

Calificación : 7/10.

Crítica: Reporte Clasificado

Reporte Clasificado (The Report, 2019), de Scott Z. Burns
Por Francisco Guerrero


A lo largo de siete años, el empleado de la CIA Daniel Jones (Adam Driver) junto con el Comité de Inteligencia del Senado, lleva a cabo una ardua investigación sobre las acusaciones de tortura realizadas por la agencia a sospechosos musulmanes para obtener información a raíz del 11 de septiembre.

Los atentados al World Trade Center en el año 2001 marcaron mucho más que el acto terrorista más grande jamás efectuado. Ser la puerta de entrada definitiva al nuevo milenio no está exenta de las representaciones en el arte. Y por eso me interesa hablar de lo que se logra en The Report, una película que no pone un énfasis tanto en el atentado en sí, si no en las repercusiones a nivel seguridad en lo que esto derivó. Es una película que logra una cierta empatía con los prisioneros musulmanes (algunos injustamente encarcelados) dando a conocer que algunos de ellos no tenían relación con las altas esferas del poder de Al-Qaeda. Los métodos para sacar información eran a base de torturas realmente insoportables. La película hace hincapié en la explicación de estos métodos (los cuales fueron ampliamente aprobados) y la exposición de los mismos, que logra desembocar en las escenas más crudas del film, incluyendo ahogamiento o privación del sueño.

Hay un juego político constante. La invisible, pero presente lucha entre demócratas y republicanos logra un conflicto de intereses en donde se plantea si realmente hay que dar a conocer la información y que pasaría si cesan los métodos de interrogación. En una escena se menciona que un ataque terrorista podría debilitar al partido demócrata por los próximos veinte años. Esto, debido al conocido extremismo del partido republicano y su recurso de la mano dura. Algo que la población estadounidense anhela luego de un atentado terrorista.
La película posee un ritmo ágil como ya este ha caracterizado a las biopics norteamericanas de los últimos años, que parecen no salirse de la fórmula y que logran un entretenimiento informativo muy eficaz. Bastará ver ejemplos como Vice, The Big Short o The Wolf of Wall Street.
En las actuaciones no hay mucho que se pueda resaltar. Ningún personaje resulta complejo ni con profundidad. Todos parecen ser arquetípicos sin ningún tipo de desarrollo ni evolución. Se puede observar en algunas escenas algún que otro arranque de enojo, pero todo vuelve a la normalidad luego de unos segundos, como si no hubiese ocurrido. Es lo que la película amerita. No hay un Adam Driver obsesionado al estilo Zodiac.
En cuanto a la fotografía, la película alterna entre una paleta azulada, cámaras fijas y movimientos sutiles para las escenas en donde está Daniel Jones con su respectiva investigación; y una paleta anaranjada, con cámara en mano y movimientos más bruscos para las escenas correspondientes al mundo por fuera de la investigación de Jones, dando un aire de intranquilidad. La fotografía resulta simple y con esto quiero decir que no toma riesgos y que a la hora de metraje (o incluso antes) ya podemos adelantarnos al plano que viene. Esto no comprende un desafío ni una sorpresa para el espectador, que debe concretarse puramente en los diálogos, a veces por demás explicativos.

The Report resulta una película muy entretenida y dinámica, no por eso memorable, pero logra darnos una visión más amplia sobre los hechos post-9/11 y de cómo las grandes esferas de seguridad estadounidenses harán hasta lo más descabellado como excusa para asegurar el bienestar de sus ciudadanos.

Calificación 6.5/10

Reseña: La mesa de los galanes

En el teatro Buenos Aires, antes de salir de gira, aqui en Rodríguez Peña casi Corrientes, en dos únicas funciones, 12 y 19 de noviembre, dos martes consecutivos, a las 21 hs, la obra: La mesa de los galanes.

Bajo la dirección de Roberto Saiz, basado en un cuento de Fontanarrosa, algo muy nuestro, que se está perdiendo pero que los actores Daniel Coquibus, Nicolás Coquibus, Marcelo Fernandez, Rodolfo Oreiro, Jorge Gabo Pereyra, con la chispa del oficio, se ocupan por recuperar que son las mesas de café, esa mesa argentina, donde los hombres se reúnen, para hacer catarsis, de lo que le va pasando en el día a día. Esa cita con amigos para abordar, con humor, los temas importantes de la vida: futbol, minas, futbol, minas. Como bien criollo, estas charlas de café, mientras se da vuelta la cucharita, en el pocillo, se amenizan con unos tangos muy bien cantados por Nati Coquibus.

Estos galanes maduros, los esperan para pasar un momento distendido, reencontrarse con cinco personajes, que suspirarán por la mina inalcanzable, no podrán evitar traer a la mesa, historias pasadas, las cuales comenzarán con la frase ” pero ¿no te acordás cuando ? ” lo cual puede pasar que se acuerde el amigo y cuente otra versión de los hechos o bien que no se acuerde. Una obra con el “sí” fácil al humor.


Reseña Diana Decunto -inboxmatutino@gmail.com