Análisis: They are billions para PS4

Últimamente los desarrolladores de videojuegos españoles nos han dejado claro que pueden hacerse notar dentro de una industria de videojuegos que es inmensa. En esta ocasión, el estudio Numatian Games nos trae They are billions, un juego en el que debemos sobrevivir a una oleada de zombies construyendo nuestro refugio y gestionando nuestra defensa para lograr la supervivencia. Un título con una premisa conocida, pero con una jugabilidad basada en la estrategia que se hace bastante entretenida.

En su jugabilidad, desde un principio debemos construir un fuerte con los recursos que vamos encontrando, y así formar una defensa para poder detener a los enemigos. En nuestra búsqueda, empiezan a venir oleadas de zombies que irán atacando nuestro pueblo, por lo que debemos ser estratégicos a la hora de conseguir recursos y armar nuestra defensa, ya que en momentos la dificultad es un tanto demandante. Entre sus modos de juego, podemos probar el modo supervivencia, en el que podemos elegir un tiempo de juego y en cuanto menor es, mayor resulta la dificultad. Pasar pasar este determinado tiempo también hay que ser estratégico con las primeras horas, ya que si no sabes controlarlas, estás se van acumulando y puedes tener una cantidad inmensa a la que no podrás detener. También contamos con un desafío semanal en que que tendremos que aguantar con vida junto a otros jugadores ubicados en el mismo mapa, un modo que se hace entretenido desde el punto de vista cooperativo.

Con un estilo Steampunk, el juego cuenta con un apartado visual notable, destacándose el diseño y la ambientación en el que el juego se presenta. A nivel gráfico, cuenta con ciertas reminiscencias a juegos como Age of empire, con quién comparte algunas similitudes. El apartado sonoro es más que correcto, con melodías que si bien pueden ser algo repetitivas, pero están muy bien adecuadas a la jugabilidad.

They are billion cuenta con una experiencia de juego muy creativa, donde la supervivencia es el principal elemento del juego, pero que para ello debes ser estratégico. Luego de su éxito en PC, este juego español llega a consolas para seguir defendiendose de una adictivo ataque de zombies. Enhorabuena por los desarrolladores españoles que cada vez van dejando más su marca dentro de la inmensa industria de los videojuegos.

Calificación 8/10

Anuncios

Reparte tus propios panes a domicilio con “Bakery Simulator” para PC en 2020

La oferta de simuladores de distintas vocaciones laborales sigue reproduciéndose como esporas y esta vez llegan con el ánimo de convertir a los jugadores en panaderos. Concretamente hablamos de Bakery Simulator, un videojuego fechado para este otoño en PC vía Steam que permitirá a los interesados dominar la profesión pudiendo, incluso, repartir sus propios panes a domicilio. ¡Aquí no dependes de nadie!

Live Motion Games, su estudio encargado, son veteranos en este tipo de propuestas y garantizan en nota de prensa ofrecer hasta diez horas de una relajante diversión en una experiencia de cocción muy realista. En ella, el jugador ha de trabajar junto al horno y multitud de herramientas, como sus propias manos, e ingredientes dominando perfectamente más de una veintena de recetas genuinas y auténticas del sector.

Por si fuera poco, Bakery Simulator permite también personalizar y expandir el negocio así como coger el camión de reparto y no dejar así nada al azar.

Proyecto Pierre, un programa para ir en grupo al teatro, debatir y reflexionar sobre la experiencia teatral

Proyecto Pierre lanza una convocatoria abierta a estudiantes (universitarios y terciarios) y docentes para formar parte del “Proyecto Pierre”, un programa para ir en grupo al teatro, debatir y reflexionar sobre la experiencia teatral. Para aquellos que disfrutan de las artes escénicas pero no saben qué ir a ver, ni con quién, o para quienes no han asistido nunca al teatro y quieren hacer sus primeras experiencias.

Nuestra redactora Diana Decunto tuvo el placer de realizar una entrevista con parte del equipo del Proyecto Pierre y esto fue lo que nos contaron sobre él:

– Por favor expliquen ¿En qué consiste este proyecto? ¿Cómo y cuándo fue que pensaron en
armar Proyecto Pierre?

Proyecto Pierre es una experiencia que indaga sobre el hábito de ir al teatro. Primero lanzamos una convocatoria invitando a estudiantes de nivel superior (terciario, universitario y de posgrado) y a docentes. Luego armamos una programación de obras pensando en un público potencial del teatro, aquél que tiene cierta curiosidad por este consumo cultural pero que asiste a ver obras de forma ocasional. Vamos a ver una obra por mes, buscando generar un recorrido que dé cuenta de la oferta teatral de la ciudad. Algunos focos dentro de la construcción de este hábito tienen que ver con trabajar sobre mitos como que el teatro es caro, el teatro es solo aquél conocido como comercial
o “de calle Corrientes”, que el teatro es solemne, aburrido o que no es para todos. La Ciudad de Buenos Aires tiene teatro para diversos tipos de espectadores y tratamos de que cada miembro de Proyecto Pierre pueda ir descubriendo qué le gusta y qué no dentro de la amplia oferta. Para esto siempre contextualizamos las obras, hablamos del circuito en el que se mueven, del teatro en el que se representan y de su compañía. Otro foco está en que las entradas siempre son pagas porque parte de la construcción del hábito tiene que ver también con valorar el trabajo artístico como un trabajo rentado. El pago de la entrada además, se asocia a un compromiso de asistencia, por eso las entradas se compran por anticipado al valor que estipule la compañía, que suele realizar un descuento de estudiantes. Por último, como el teatro es intercambio, es encontrarse con pares, reflexionar y debatir, al finalizar la función siempre ofrecemos un pequeño debate que podría asemejarse a una charla de café, que no pretende ser pedagógica sino más bien de intercambio de opiniones para que cada asistente comparta con el grupo lo que la obra le generó.
El proyecto lo pensamos a fines del 2016 y lo pudimos implementar por primera vez en 2017 en el marco del Área de Comunicación y Artes Escénicas de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Las tres teníamos inquietudes sobre por qué los estudiantes universitarios y docentes no son el principal público de teatro cuando en otros momentos históricos llenaban sus sala, y también nos preguntábamos cómo se construye ese ritual, cómo se toma la decisión de asistir a una obra por primera vez. Pensamos en la gente que se construía el hábito alrededor de nosotras, es decir que sol
o asistían al teatro cuando los invitábamos, en aquellos que no tienen con quién ir, y en la buena predisposición ante un encuentro colectivo.

– ¿Qué fueron mejorando de la propuesta entre el 2017 y el 2018?


En el 2017 teníamos un primer grupo tímido, que variaba mucho entre encuentro y encuentro, y que no se relacionaba mucho entre sí. Ya en 2018 habían muchos que querían repetir la experiencia y a recomendarla, se generó cierto sentido de pertenencia. Entonces comenzaron a animarse y algunos inclusive fueron al teatro juntos sin nuestra intervención, o nos escribían para pedirnos recomendaciones o se animaron a compartir ellos recomendaciones con el grupo sin un estímulo previo de nuestra parte. Es ahí donde crece el proyecto, cuando el hábito se construye y pueden hacer su propia selección de obras, armar vínculos, y formar una opinión de lo que ven.

– ¿Cuál es la devolución del público, al participar de esta propuesta?

Cuando hicimos la primera experiencia en 2017 alguien nos dijo “si esto es teatro, ¿por qué no me enteré antes?”. A veces el exceso de información no es garantía de que el mensaje llegue, hay tanto para ver que no saben qué ver. Poder mostrar aunque sea una aproximación de la oferta teatral de un modo amable puede ser un buen primer paso para que más gente se sienta invitada.
La mejor devolución es que quienes se involucran recomiendan la actividad, traen amigos, parejas y padres. Que ellos quieran compartir lo que ofrecemos nos indica que vamos por buen camino.
Algo que nos sorprendió también es el debate al final de la obra. Eso en un principio era lo que más costaba por la timidez frente a la exposición, nos costaba que se animen a hablar y compartir con los otros sus impresiones, y después nos contactaban por privado para contarnos solo a nosotras. Pero con el tiempo, al ir teniendo más caras conocidas se fueron animando más y al final del recorrido nos terminaron pidiendo ampliar los debates y dedicarles más tiempo. Esto lo descubrimos con una encuesta anónima que les pedimos al final de la primera experiencia.

– Acerca de los hábitos de ir al teatro y el público ¿Es numerosa la gente que va a haber una obra
más de una vez?

Esto tiene que ver muchas veces con el género, por ejemplo el público de musicales suele ir a ver la obra más de una vez, es un rasgo propio de su público. Este no es un tema que estemos trabajando con Proyecto Pierre. De manera informal sabemos que hay espectadores que repiten obras pero habría que indagar más sobre el tema para poder llegar a alguna conclusión.
– ¿Existe tendencia sobre la temática que el público prefiere?
Para poder responder esto tendríamos que hacer una investigación de campo con mayor profundidad.

6 – ¿Qué otros hábitos nos pueden enumerar que hayan descubierta a partir de la experiencia
de estos ya casi tres años?
En general el hábito del cine o la lectura son los más comunes y el teatro puede ser una actividad cultural menos habitual en relación. Sin embargo nuestro proyecto no apunta exclusivamente a consumidores culturales sino que parte de la base de que alguien que no tiene una aproximación a este tipo de actividades, también puede disfrutar de las artes escénicas. Estamos en una ciudad que se reconoce por tener una inmensa cantidad de producciones teatrales a nivel mundial, en este contexto resulta pertinente pensar de qué forma podemos hacer para acompañar y seguir fomentando el sector.
– ¿Algo más que quieran comentar?
Si alguien quiere sumarse nos puede escribir a proyectopierre.fsoc@gmail.com y va a ser bienvenido como miembro espectador de nuestras actividades. La convocatoria siempre la orientamos al público y no a las obras porque éstas son elegidas de acuerdo a las necesidades de los asistentes.

Mónica Berman, Fernanda Blanco y Ludmila Botta / Proyecto Pierre

Reseña: Guerra Fría: Una de tiros

Por Daniel Alvarez

El martes pasado tuvimos el placer de asistir a la función de la obra Guerra Fría: Una de tiros en el microteatro. Para el que no lo sabe Microteatro es un espacio cultural que se encuentra en el barrio de Palermo y que ofrece diversas propuestas teatrales con la particularidad de que cada obra dura 15 minutos, teniendo la posibilidad de que el espectador elija cuántas y que obras ver, además de poder tomar unos tragos y comer algo en el bar del establecimiento. La obra en cuestión trata sobre cuatro personas que se encuentran apuntándose con armas los unos a los otros, y que buscan la forma de mediar y que no hayan disparos en esta reunión.

La obra está protagonizada por el grupo CTRL + Jeta, un equipo de comediante que realizan sketchs en Youtube e instagram. Los actores en escena son Fer Rodil, Conrado Ares, Cris Condomi y Esteban Wolfenson. Ellos componen a un grupo de malvivientes que por alguna razón terminan apuntándose entre ellos con dos armas en sus manos cada uno. En un principio no se llega a entender la razón ni el porqué de lo que sucede, pero la realidad es que ninguno se atreve a disparar. Por este motivo, hacen una alusión al hecho histórico llamado Guerra Fría, ya que al disparar alguna de las armas surgirá un efecto en cadena que no tendrá retorno para ninguno de los asistentes.

La historia está desarrollada a través de la comedia y el absurdo, la ingenuidad de los malvivientes provoca la risa del público y también la incertidumbre sobre cuál será el final de este conflicto, además de conocer cuál ha sido su detonante. Como había mencionado antes, microteatro presenta obra que duran solo quince minutos, motivo por el cual arrancamos directamente con el conflicto armado. Los actores logran desenvolverse con soltura y humor, estando muy pegados del público, ya que la sala es pequeña y el espectador se reúne alrededor de los actores ubicados en cada esquina de la sala. La propuesta resulta entretenida gracias a la química que hay entre los actores, y su trama que llega a resolverse de forma espontánea a pesar del acotado tiempo de la obra.

Para el que está interesado en asistir, les recomendamos combinar esta propuesta combinada con alguna de las demás obras en cartel los días martes, que podemos ver títulos como Los Doblajistas, Doble Cita, Carla y Rubén estilistas; y también tomar algo en el bar del teatro. Las entradas cuestan 130 pesos por obra y se pueden adquirir las entradas en boletería y por el sitio https://entradas.microteatro.com.ar/.

También recomendamos además de ver Guerra Fría: Una de tiros, que pasen por el instagram del grupo CTRL+ Jeta (@Control_jeta) para que puedan visualizar el tipo de humor que hacen, y quizá interesarse por la obra que presentan los martes en Microteatro.

Musimundo Gaming Week: La cita gamer que se pudo disfrutar de forma gratuita en La Rural.

El fin de semana pasado pudimos disfrutar de la tercera edición de Musimundo Gaming Week, un encuentro gamer, en el que pudimos disfrutar de competencia de E-Sports, y demostraciones de las principales marcas de la industria de los videojuegos. El encuentro, con una inscripción previa, se desarrolló de manera completamente gratuita y te contamos un poco sobre lo que pudimos ver.

El sábado 13 y domingo 14 de julio se llevó a cabo el evento en el predio La Rural, esta ha sido su tercera edición. La gran particularidad del evento organizado por la tienda de electrodomésticos Musimundo, ha sido que el acceso era completamente gratuito, motivo que lo llevó al éxito desde su primera edición. Entre las actividades principales, pudimos disfrutar de competencia de juegos como Fortnite, Counter Strike, PES 2019, así como la posibilidad de probar juegos en los stands de Nintendo, Xbox y Playstation.

Por el lado de Nintendo, hemos tenido la presencia de un gran stand, donde tenías la posibilidad de probar los principales juegos de la consola híbrida llamada Nintendo Switch. Entre los juegos presentes , se podía disfrutar de títulos como Mario Party, Mario Maker, Mario Oddysey, Super Smash Bros, entre otros títulos. Playstation nos dio la posibilidad de jugar a algunos de sus principales juegos exclusivos de este año, como lo son Days Gone y Marvel Spiderman, así como también jugar unas partidas de fútbol con PES 2019. Por el lado de Xbox, la estrella de la edición ha sido el Forza Horizon 4, además de varios regalos que les han dejado a los asistentes a modo de participación.

Musimundo también se hizo presente como tienda en el evento, donde se instaló un pequeño punto de venta. También invitó a la gente a participar de un sorteo de una Playstation 4 con garantía de 5 años. Dentro del predio también estuvieron presentes marcas como Acer, Samsung, Motorola entre otras empresas.

Durante el día domingo tuvimos el placer de hablar con el gerente comercial de Musimundo Pablo Raviolo, que a través de una entrevista que saldrá en el aire el sábado 20 de julio en el programa Inbox Matutino (10hs por EQRadio.net). En líneas generales , nos comentó sobre la evolución que generó en este evento a través de las 3 ediciones, y que el ser un encuentro totalmente gratuito, fue uno de los principales factores de su éxito. También nos comentó que con la empresa están trabajando para exista la posibilidad de llevar este evento a otras provincias y regiones, para ampliar el alcance de la marca dentro de la industria de la tecnología y videojuegos.

En conclusión, el Musimundo Gaming Week nos dejó un evento en el que pudimos bailar, jugar y competir, siendo un encuentro para disfrutar con amigos y familia. Esperamos que este evento siga creciendo como lo viene haciendo en cada edición, donde todos los gamers están invitados, y también aquellos interesados en el mundo de los videojuegos y la tecnología.

Reseña: Departamento de soltero

Por Fernando Benítez

En esta ocación la Butaca Web fue a ver la obra, que tienen como protagonistas a Nicolás Cabré, Laurita Fernández y Martín Sefeeld.
Beto Florencio Fernandez, empleado de una compañía de seguros, tiene su departamento en Monsterrat. Todos creen que tiene suerte de ser soltero ya que puede hacer lo que quiere allí. Pero sus compañeros y superiores lo obligan a prestarle su hogar para tener su momento íntimo con sus amantes. Y el, acepta pensando en su futuro en la compañía.
Beto, todo lo contrario a sus compañeros, caballero, simpatico y de buen humor, trata de conquistar a la recepcionista de la oficina. Pero lamentablemente, es la amante de su jefe, que esta ciegamente enamorada pensando que en algún momento se casará con el.

Con una buena producción, la puesta escenografia te acomoda a los tiempos en donde transcurre la historia. Tiene buenas proyecciones al momento de ir de una escena a la otra y los cambios me recuerdan a la obra Sugar, que se hizo el año pasado en el mismo Teatro.
Lo único neutro, es la liviandad que hablan con el tema del suicidio. Podria hablarse con mas seriedad. Pero cuando hablan de los sentimientos como el amor y la simpatia de los personas de buen humor, resaltan en la obra.

Tambien lo que resalta es el humor de Cabré, es lo que remarca el estilo de Departamente de Soltero.

Ficha Técnica
Dirección: Daniel Veronese
Adaptación: Carlos Rivas
Diseño de Escenografía: Alberto Negrín
Diseño de Vestuario: Mini Zuccheri
Diseño de Iluminación: Eli Sirlin
Diseño de Proyecciones: Alberto Negrín
Diseño de Sonido: Guillermo Pérez y Eugenio Mellano Lanfranco
Música Original: Nico Posse
Diseño Gráfico: Gabriela Kogan
Fotografía: Alejandra López
Prensa y Comunicación: Anita Tomaselli
Comunicación Digital: @bushicontenidos
Asistencia de Dirección: Gonzalo Martínez
Asistencia de Escenografía y Dirección de Montaje Escenográfico: Hernán Salem
Asistencia de Diseño de Iluminación: Facundo David
Asistencia de Utilería y Ambientación: Clara Carranza
Asistente Técnico Música Original: Gonzalo Collado
Operador de Sonido: Ariel Cáceres
Operador de Luces: Ignacio Velino
Utilera: Mariana Melinc
Maquinistas: Ezequiel Dozo, Rodrigo Martínez Espeche, José Luis Montes y Mario
Santucho
Vestuaristas: Esmeralda Aragonés y Ana Carla Ramírez
Peluquero: Diego Janiot
Asistente de Producción: Daniela Sabbatella
Stage Manager: Flavio Chinellato
Producción Técnica: Lucas Freda
Coordinación de Producción: Candelaria Audi
Producción General
Adrián Suar, Nacho Laviaguerre,
Diego Romay y Gustavo Yankelevich
Funciones:
Miércoles 20:30 hs.
Jueves 20:30 hs.
Viernes 21:00 hs.
Sábados 20:00 y 22:30 hs.
Domingos 20:00 hs.
TEATRO LOLA MEMBRIVES -Av. Corrientes 1280 – CABA

Reseña:Como el clavel del Aire

El lunes 15 de julio, a las 20 hs en el Centro Cultural de la Cooperación, asistí a la función de prensa, de la obra teatral Como el clavel del Aire, con dramaturgia y dirección Eloisa Tarruella.

Es la historia, excelentemente manejada en dos líneas de tiempo. Las cuales en algún punto llegarán a converger. La narración mediata, Olivia, una escritora, de edad avanzada, la presionan para que deje su casa, en la que vive, porque será expropiada, para construir un mega-emprendimiento. Con lo cual comienza a recibir las visitas de una abogada, joven, la cual Olivia la introducirá en un mundo desconocido para ella, que está tan apegada a las estructuras y convencida que su trabajo es lo correcto. Ese quiebre que va sufriendo esta muchacha joven, es uno de los logros en la obra.

Por otro lado, la historia de dos hermanas, durante la época de la dictadura, dos hermanas que no se habían llegado a conocer de niñas, se reencuentran ya de grandes, y en uno de los peores momentos del país. Sara una de las hermanas, termina siendo una exiliada política en Europa y la separación y el desarraigo, quedan latente. Pasados los años, en 1983, los momentos políticos cambiarán, Sara vuelve al país, pero ya no es lo mismo.

Una historia para la emoción, con mucha poesía y un compromiso interpretativo de parte del elenco que cabe admirar. Las cuatro mujeres de esta historia son las actrices: Julia Azar, Brenda Bianchimano, Brenda Fabregat, Julieta Puleo y el actor Julio Bambill.

Tal vez, para muchos el título de la obra, le representará algo más porque es el estribillo de una hermosa y vieja canción de Ignacio Corsini, que dice “como el clavel del aire,… así era ella igual que una flor”. Y tiene un significado porque Sara le gustaba mucho cuidar plantas y ese don lo hereda su hermana.

Los invito a que la vean para retrotraerse al pasado y también vivir el presente. Dense la oportunidad de conocar a esta mujer, ” bella, igual que una flor”, los viernes a las 20:30 hasta el 30 de agosto. No se la pierdan.


Reseña Diana Decunto – inboxmatutino@gmail.com