Crítica: Nomadland

Por Candela Otero

Una película al estilo “road movie”, que cuenta la historia de una mujer de sesenta años que, luego de perder a su marido y ante la falta de oportunidades que plantea la sociedad estadounidense, se encuentra en una delicada situación económica.

Un poco por obligación y un poco por voluntad propia, el personaje de Fern, encarnado por Frances McDormand, se convierte en una “houseless” (en español significa “sin casa”, como ella misma se define). Actualmente vive en una casa rodante, e ingresa en una comunidad “nómade”, en la cual conoce personas de su edad que viven sobre las cuatro ruedas: todos víctimas de la falta de oportunidades, las bajas pensiones y el alto costo de vida del país; y con ganas de rendir homenaje a la libertad y al goce de la vida.

Este viaje por la carretera que emprende la protagonista, implica, como en toda buena road movie, cierta búsqueda humana (consciente o no) de los personajes, y una transformación que muchas veces deja en evidencia los cambios que han experimentado hacia el final de la historia con respecto a quiénes eran al comienzo: característica que podemos observar tanto en la protagonista, como en los personajes secundarios.

Focalizando en el plano actoral, Frances McDormand realiza un trabajo para destacar y logra conmover con su lenguaje gestual, cuyo papel parece haber sido escrito especialmente para ella. Otra particularidad del film es que, entre los papeles secundarios, encontramos personas que no son actores, sino que se interpretan a sí mismos como miembros de la comunidad nómade (tal es el caso del “líder”, o mejor dicho el “impulsor” de la comunidad, llamado Bob). Estas incorporaciones parecen muy acertadas, ya que aportan frescura, vida y emoción al relato.

Nomadland es una película que, en cuanto a la puesta en escena, apela a escenarios e iluminación naturales: la mayor parte de las escenas se lleva a cabo en los paisajes montañosos y rocosos que rodean a la carretera. La fotografía se destaca, sacando provecho de los momentos lumínicos “mágicos” que proporcionan el amanecer y el atardecer. A su vez, la música instrumental en “off” tiene una importancia vital y trabaja muy bien en conjunto con lo visual: en numerosas ocasiones se apela a piezas sonoras que aportan muchísima emotividad a las imágenes.

En el plano narrativo, la historia parece estancarse y por momentos se vuelve repetitiva, está claro que es una película más cerca de las emociones que de las acciones.


Calificación: 6/10

Crítica: Pinocho

Por Guillermo Benites

Una película dirigida por Matteo Garrone y protagonizada por el carismático y querido Roberto Benigni, nos presenta esta nueva versión de este cuento clásico que la mayoría de nosotros conocemos, hemos oído o visto.

Es difícil pensar en una película sobre un cuento clásico infantil que ya ha hecho Disney, vuelva a salir en los cines y tenga algo de diferente; la historia ya todos la conocemos, quizás muchos estamos cansados de ver live actions de las películas animadas de nuestra infancia, pero he aquí esta película que en mi opinión tiene algo diferente a una simple producción que no solo nos cuenta una historia de un títere de madera que quiere convertirse en un niño de verdad. Creo que estamos tan saturados de ver los live actions de historias que ya conocemos y como la querida “casa del ratón” actualmente suele presentar en sus producciones, ya no es muy difícil imaginar cómo sería la película si produjera una nueva versión, con sus increíbles efectos de CGI y siempre mostrando una perspectiva de una fantástica aventura para nuestros personajes llenas de acción drama y escenografías de gran producción y post producción. Nos llega esta versión sobria y humilde recordándonos quizás un poco sobre cuál era el punto de estos cuentos de antaño, que no es anda más ni nada menos que las fábulas. En este sentido se puede ver varias referencias sobre lo que es el mundo y como se maneja; si bien es un mundo de fantasía con personajes que se ven quizás fuera de lo común nos muestra que no está nada alejado de la realidad. Quizás los más chicos no puedan verlo claramente, porque creo que no es una película enfocada al 100% a los niños, quizás la estética puede resultar un poco extraña a lo que la mayoría podría estar acostumbrado, no hay mucho CGI, pero aquellas personas que crecieron viendo “El cuentacuentos” lo encontrarán agradable y familiar al momento de ver esta película, junto con la banda sonora que me parece que sumaba bastante y nos remonta a pensar en el pasado. La película cuenta con lindos escenarios externos y una buena producción en maquillaje dejando una estética en sus personajes bastante buena.

Como veredicto final diría la que la película se hace ver más de una vez, si bien el desarrollo de la película parece que por un momento se detiene en una escena que parece un interludio en comparación a la velocidad como iba avanzando, creo que es algo que volvería a ver con agrado sin duda. Se que no muchos tendrán la misma opinión o perspectiva sobre esta película, ya que no es lo que comúnmente sacan en el cine hoy en día.

Calificación 7/10

Crítica: En guerra con mi abuelo

Tengo que confesar que sinceramente desde el vamos no pagaría en un principio una entrada para ver un film que se llama “En guerra con mi abuelo”, por el hecho quizá a qué me suena a comedia de humor físico, tonto y hecho sin mucho esfuerzo. Puede que esté film tenga algunos de estos elementos y entre en la categoría anteriormente mencionada, pero también toca decir que sorprendentemente termina siendo una película amena y más que simpática.

Su premisa si es bastante perezosa, un abuelo (Interpretado por Robert Deniro) se va a rastras a vivir a la casa de su hija (Uma Thurman). Para que le puedan hacer lugar en la casa, le terminan cediendo la habitación del nieto (Oakles Fegley), por lo que este decide declararle la guerra a su familiar para recuperar la habitación. Luego de eso vemos una serie de bromas pesadas que se hacen entre ambos personajes, provocando al final dañen a sus seres queridos y que tengan que arreglar sus diferencias de alguna manera. Es cierto que comentando la historia de manera resumida, muy atractiva no parece, o más bien suena a un film de Adam Sandler para cuando tenga edad para ser abuelo (O tal vez no…) . La realidad es que su desarrollo termina siendo entretenido, que a pesar de su simpleza ,logra provocar risas genuinas en repetidas ocasiones, que es lo más que se puede pedir.

Que el film resulte entretenido se debe también a la labor de los actores, es obvio que tanto Deniro como Uma Thurman están más por el cheque que por ser una interpretación que será relevante para sus carreras, pero la realidad es que se los siente cómodos a todos, haciendo que las situaciones, por más absurdas que sean no resulten forzadas. De todos modos la dupla que más atractivo tiene es la de abuelo y nieto, que incluye la participación de Oakles Fegley, quien también se destaca en el film. Después si podemos decir que Christopher Walken está por el cheque, pero se lo perdonamos.

En guerra con mi abuelo es un film de comedia familiar que resulta entretenida desde su simpleza. Puede que el género no sea lo mío, pero creo que sí desde este escepticismo logra su cometido, que es provocar algunas risas, el film no está tan mal.

Calificación 7/10

Crítica: Pequeños Secretos

Pequeños secretos es un film que se estrena el próximo 8 de abril en los cines de argentina. Tenemos una serie de crímenes como protagonista, dónde en realidad los protagonistas son aquellos que investigan estos asesinatos y tratan de luchar contra sus propios demonio. Es un film correcto, que mantiene el interés y el suspenso, pero que a veces se siente como un espisodio extendido de cualquier serie sobre crímenes, y que al final sus elementos se enredan tanto que hace que el film predomine en lo confuso al final de su recorrido.

La historia comienza muy bien, tenemos una escena inicial dónde una chica corre por su vida siendo perseguida por un hombre misterioso. Luego de eso tenemos un salto dónde un sheriff (Denzel Washington) debe viajar a otra ciudad para obtener una evidencia. Resulta que el era detective en homicidios en aquel lugar y se encuentra con la persona que está en su puesto, que es el personaje interpretado por Rami Malek. Ellos terminan trabajando juntos para encontrar a un asesino que le hace recordar al personaje de Washington a un caso que lo tiene traumado del pasado. Luego aparece el personaje de leto, que no deberíamos mucho decir de el , aunque se ha tomado el pecado de incluirlo en la portada del film, por lo que intuímos algo de lo que se tiene entre manos.

En cuanto a las actuaciones podemos encontrar a cada uno de los actores haciendo un correcto trabajo en sus papeles, aunque puede que algunas decisiones de guión, termine confundiendo la razón de las acciones de cada uno. Si, acá podemos destacar a Jared Leto en su participación, aunque es probable que se lo termine usando mucho para el personaje de loco, aunque logra desde su registro actoral hacer un personaje perturbador, pero a su vez entrañable.

El problema de pequeños secretos es que no sabe si quedarse en una historia de resolución de crímenes o en un drama personal de los personajes principales. Es un poco de ambas y no termina siendo nada a la vez, ese es el problema, porque a pesar de su ritmo lento, se hace llevadero a través de un buen manejo del suspenso y diálogos entre personajes que son interesantes.

Pequeños secretos es una película correcta y no mucho más que eso, sus actuaciones son correctas y atractivas, pero el guión no acompaña para que estemos ante un film completamente disfrutable. La resolución está, pero creo que el que la vea tendrá la mismas confusiones que quien está escribiendo esta crítica.

Calificación 6/10

Crítica: Caos: El inicio

En los últimos años pudimos ver una series de producciones que pertenecían a un subgénero ambientadas en un futuro distópico, y orientado al público juvenil. Luego del éxito que tuvo Los juegos del hambre, muchas producciones intentaron emular este fenómeno de películas también basadas en sagas literarias , aunque sin mucha suerte. Caos: El inicio, es uno de esos films que trata de sumarse a esa moda, con una historia que tiene un argumento interesante, pero que muchos de sus elementos lamentablemente no están muy bien explotados.

En este caso no podré hacer una comparación sobre si este film es fiel al material literario, porque no he leído los libros, pero si podemos decir que se trata de una trilogía en la que básicamente en un futuro, las personas fueron infectadas por algo que provoca que todos sus pensamientos sean visibles. El protagonista se encuentra en una colonia donde solo habitan hombres , y en la que viven con ese problema llamado “Ruido” pero todo cambia cuando llega una mujer sobreviviente de la colisión de una nave, y las cosas se ponen complicadas. No hay que negar que en concepto la idea es interesante, y que a su vez la ambientación lo es, ya que nos muestra un futuro, pero con un aire algo rural, que es el planeta donde se lleva a cabo los hechos. Luego está historia se reduce la típica historia romántica, dónde los personajes sienten algo en medio de todo el peligro y que a su vez nos encontramos con las típicos deseos egoístas de los hombres, que aunque tienen un arco narrativo entretenido, no aporta nada nuevo.

A la hora de hacer una producción juvenil de más de 100 millones, toca tener a actores que sean llamativos para este tipo de productos. Es así como llegó Tom Holland, uno de los actores jóvenes que está pasando un buen momento gracias a su papel de Hombre araña, acá también vemos a una actriz en principio desconocida pero que también ganó cariño y fama, siendo lo mejorcito de una renovada pero insulsa trilogía de Star Wars, Daisy Ridley. Vamos a decir que entre los personajes hay química, y que de no ser por ciertas decisiones de guión, a ambos los podemos ver cómodos y metidos en sus papeles. Luego tenemos a Mads Mikkelsen, que está ahí solo para cobrar el cheque, lo mismo que Nick Jonas, aunque este no cuenta con el registro actoral como el primer mencionado.

Chaos: El inicio, es lejos de ser una película lamentable, pero queda solo como una entretenidas aventuras que será olvidable con el paso del tiempo. Es otro fallido intento de recrear una saga literaria de ciencia ficción para jóvenes, aunque por la poca oferta que tenemos en cines, no está tan mal.

Calificación 5.5/10

Crítica: Hermosa Venganza

Por Daniel Alvarez

Hermosa Venganza es una película que nos trae a la actriz Carey Mulligan como protagonista, se trata de un interesante thriller en la que una mujer dedica su vida a vengarse de hombres que intentan aprovecharse de una chica cuando esta se encuentra vulnerable. Más allá de esa pequeña premisa, la película trata de profundizar los motivos por los cuales realiza estos hechos, atravesado por una serie de sucesos que no hace más que complicar aún más todo.

Arranca la película y comenzamos a ver una serie de situaciones en la que una chica se encuentra borracha y fuera de si en un aleatorio bar, en ese momento acude un hombre a su rescate pero al final siempre intenta aprovecharse de ella sexualmente, ya que no se encuentra totalmente consciente. Esas escenas se ven protagonizadas por la misma mujer, quien finge ese estado de ebriedad para agarrar a estos tipos con las manos en la masa, y hacerles pasar un buen rato. Realmente el film no nos muestra que es lo que la protagonista hace con estos tipos, ya que si fuera un film de terror, ya veríamos sangre y extremidades fuera. Lo que nos da a entender es que ella les hace pasar un mal rato, con escenas que profundizan un poco más la tensión. Todo esta rutina cambia cuando aparece un tipo “Bueno” que le hace plantear la idea de superar el trauma en el que por una violación, Cassie perdió a su mejor amiga. Puede que parezca que estoy comentando toda la película, pero no es así, el film encuentra la manera de profundizar en la mente de la protagonista, hacerla cambiar de parecer en diversos momentos, manteniendo el interés desde la premisa y sus giros de trama. No estamos ante un film de pura venganza, tampoco de la comprensión de un problema totalmente desde lo psicológico, sino que que nos da un equilibrio entre ambas cosas. Podemos ver la acción desde el inicio, aunque también nos dan revelaciones de manera sutil, sin apuros, lo que hace que el film mantenga un buen ritmo durante todo el metraje .

En cuanto a las actuaciones, podemos destacar a Carey Mulligan como un personaje con traumas, que a su vez puede ser muy carismática y también siniestra, son cambios que se dan naturalmente en el film a medida que transcurren los hechos. Luego de eso no hay mucho más que destacar que algunas participaciones no mucho más que correctas, y otras muy obvias y llena de estereotipos, como cuando muestran a los victimarios, como el típico Bully de película norteamericana.

El film cuenta también con un interesante apartado visual, en la que en ocasiones contamos con planos enfocados en los personajes que ofrece momentos que fluyen por su enfoque y colores. Aunque a su vez hay escenas en los que los planos, por querer continuar en la misma línea, se ven torpes y no muy bien logrados.

Hermosa Venganza es un film interesante y entretenido, no es perfecto, pero desde lo cinematográfico cumple. Pueden existir opiniones dividas respecto a cuestiones de guión, respecto a las decisiones que toma la protagonista o los giros que transcurren en la trama, pero si hay que tener claro que el film cuenta con un ritmo que mantiene la tensión, hasta en los momentos más distendidos. Todos sus elementos hace , que a pesar de sus fallas, el film sea atractivo e interesante.

Calificación 7.5/10

Crítica: Los Intrusos

Por Gonzalo Borzino

En un rincón de la Inglaterra rural, un dúo de viejos amigos, Nathan y Terry (Ian Kenny y Andrew Ellis), son incentivados por un sociópata para realizar el robo de sus vidas. Sus ancianas víctimas son el doctor local Richard Huggins (Sylvester McCoy) y su mujer enferma Ellen Huggins (Rita Tushingham), encarnando a la tierna pareja de viejitos ingleses que colaboran con la comunidad con una amplia sonrisa y quienes han dejado su ostentosa casa desatendida por la noche. Durante el atraco las cosas se saldrán rápidamente de control ya que la novia de Nathan, Mary (Maisie Williams), interferirá en la operación y los ancianos regresarán a una casa llena de jóvenes dispuestos a todo…

Siendo el primer largometraje dirigido y escrito por Julius Berg (luego de una prolífica carrera en series de televisión francesa), Los Intrusos presenta una atrapante y claustrofóbica película con monstruos de todos los días. Su repertorio de series sobre crimen lo han convertido en un hábil director de thrillers, y de angustiantes dramas de puertas cerradas. Las puestas son conservadoras, casi teatrales, muy ligadas a la construcción más estática y cerrada propia de estudios televisivos y bajo presupuesto. No obstante, lo barato de la ficción no se hace sentir en demasía, siendo este film un buen ejemplo de una película intensa de una sola locación y pocos personajes.

El reparto actoral es de lo más interesante, ciertamente. La icónica Masie Williams regresa al thriller 6 años después de The Falling, y habiendo pasado por su prolongada etapa en Game of Thrones. Ian Kenny mantiene su contundencia en el género, luego de la serie Dublin Murders y, quien resulta más sobresaliente, Sylvester McCoy, conocido por ser el mago Radagast en la trilogía de The Hobbit, y el séptimo Doctor en la legendaria serie de ciencia ficción británica Dr. Who. Este afable señor, muchas veces caracterizado como mentor dador de protección, cumple su parte con excelencia realizando una mezcla cínica de calidez y maquiavelidad palpable en cada una de sus líneas. Su actuación, junto a la de Rita Tushingham, es siniestra y llena de dobles intenciones. Nunca se permite ser completamente la víctima de las circunstancias, y, aunque no lo parezca, mantiene el control como solo alguien con semejante experiencia podría. 

El aire tenso se va acrecentando hasta volverse insoportable, y el riesgo jamás deja de ser palpable. La película no permite relajarse, ni siquiera cuando todos los peligros parecieran haber sido aplacados. Este film que da vuelta el género home invasion pareciese tomar mucho de No Respires (2016), con jóvenes que anhelan salir de la pobreza con un gran golpe, una dinámica de grupo podrida y una víctima acaudalada aparentemente inofensiva que oculta un secreto. Sin embargo,  donde uno podría llegar a notar más la diferencia entre ambas ficciones es durante el tercer acto. Donde No Respires se convierte en una angustiante persecución con altísimos riesgos ampliamente establecidos, Los Intrusos comienza a flaquear intentando meter información para justificar un clímax poco satisfactorio y desenfocado, que lo único que tiene de bueno es la banda sonora reminiscente del slasher ochentero con su tecno pesado.

Surgiendo de la adaptación del cómic “Une nuit de pleine lune” (Una noche de luna llena) del bulgaro Hermann Huppen, esta película nacida de la visión del crimen televisivo se luce en generar una creciente tensión, pero fracasa en dar un cierre razonable. O quizás, es que la locura de los personajes deja su aspecto abstracto hacia el final y, al igual que los criminales, se vuelve una parte real de la trama invadiendo los espacios civilizados que previamente habían sido marcados como seguros. Al igual que un inevitable coloso que avanza, así también la demencia se apodera de la cinta, haciendo a los personajes sus títeres involuntarios, sometidos a la voluntad de una locura intrusiva.

Calificación 7/10

Crítica: Godzilla vs Kong

Por Daniel Alvarez

Godzilla vs Kong es en realidad uno de los estrenos que ha generado más expectativas al menos en nuestro país, ya que se trata de uno de los primeros tanques en estrenarse en cines, a la par de su lanzamiento en el mercado global. Teniendo en cuenta que estrenos como Tenet y Wonder Woman, se han lanzado en 2020 en otros mercados antes de llegar a nuestras salas. Esto parece quizá algo tonto, pero es una realidad que viene consigo las ansias de ver un producto sin tener muchas opiniones formadas sobre ello. Y es la pelea entre dos Titanes como Godzilla y King Kong, lo que ha hecho atractivo a un film que llega este 25 de marzo a las salas argentinas.

Godzilla y Kong son personajes muy populares del cine, tv, animación y diversos productos, pero son las últimas adaptaciones cinematográficas de ambos personajes las que han llevado a la reunión de estos grandes, orientado mucho más a la acción. Aquí pasa algo muy similar a lo que sucedió con las películas de Godzilla, dónde la trama humana es la que no aporta mucho, pero es la acción de los personajes principales lo que hace que la experiencia resulte satisfactoria. En un inicio rápido, nos explican por arriba la enemistad entre estos dos Titanes, no sabemos porque, pero existe un odio y enfrentamiento natural en ellos, por lo que tienen aislado a Kong para evitar este encuentro. Cómo siempre, tenemos conspiraciones y algunas personajes que en la búsqueda de poder, terminan arruinando todo. No llegamos a comprender demasiado las motivaciones, pero realmente agradecemos que el encuentro entre los personajes, y su pelea inicial llegué rápido. Visualmente la experiencia es grande y brutal, lo que es el deleite para los espectadores, porque si tú motivación para ver este films no es poder apreciar a estos personajes agarrándose a las piñas, mejor ir a ver otra cosas. Se podría haber cuidado un poco más el argumento, o haberlo hecho más simple para llegar a las peleas, porque nos encontramos con situaciones absurdas y personajes que terminan aportando poco e incluso dando vergüenza ajena.

Por un lado volvieron a incluir el personaje de Millie Bobby Brown, que debo decir realmente que no supieron que hacer con ella, ya que roba tiempo, y que si se suprimiera todas sus escenas, no nos daría cuenta que faltó algo en el film. El resto se encuentra solo ahí por figurar, quizá podemos destacar un poco al personaje de Rebeca Hall, que sin hacer mucho, ayuda un poco a entender la conexión con Kong.

Sin ánimos de dar spoiler, creo que resulta una obviedad de que no hay un malo entre estos dos personajes, y que la rivalidad va a ceder por un enemigo mayor. Pero si cabe destacar que el enfrentamiento entre ambos se llega a dar, y podemos apreciar a un ganador entre ellos, así que pueden hacer sus apuestas. No voy a decir más sobre ello, pero estos personajes sin emitir diálogo alguno (Tal vez Kong un poquitos) llegan a ser los que mejor parados están, y son el deleite en una cinta que se aprecia puramente por su acción. De los efectos visuales, se puede decir que sigue en la línea de lo que ya vimos en los anteriores films, y si, es una experiencia que debemos verla en cines, ya que nos deja apreciar la espectacularidad del enfrentamiento. Quizá la batalla final termina resultando apresurada, quizá por centrarse en tramas muy absurdas, haciendo que el film en momentos resulte pesado.

Godzilla vs Kong no es la mejor película si lo vemos desde el punto de vista narrativo, pero es una realidad que nos da lo que la mayoría quiere, el enfrentamiento de estos dos grandes personajes. Pese a momentos tediosos, protagonizado por personajes que no aportan nada, la película es muy entretenida. Y si tú intención es ver un buen enfrentamiento entre el mono y el reptil, no la vas a pasar mal.

Calificación 6.5/10

Crítica: La noche más larga

Por Bruno Glas

Entre 1985 y 2004, Marcelo Mario Sajen atacó y abuso a casi un centenar de mujeres en la provincia de Córdoba. Esta es la historia que se cuenta en “La noche más larga”. Moroco Colman elige para narrar esto una estructura narrativa dividida en episodios, que además aparecen desordenados desde el punto de vista cronológico. Es así que en esta película se ve cómo de una situación se pasa a otra más alejada en el tiempo. El momento que mejor deja en evidencia este procedimiento formal es aquel en que pasamos de ver cómo el violador (interpretado por un Daniel Aráoz en estado de gracia) elige y captura a sus víctimas, para de inmediato pasar a mostrar cómo es su vida en familia, con su mujer e hijos. De esta manera, el personaje puede ser un tipo repulsivo y moralmente condenable, al mismo tiempo que un padre que toma mate con su mujer en el living de su casa. El montaje veloz termina por crear una sensación de incomodidad y de desconcierto entre un aspecto del personaje y el otro. A esto también contribuye el paso entre un sonido chirriante a un momento cotidiano en el que prácticamente no se escuchan más que diálogos.

A la narrativa no-lineal se le suma otra característica que tiene que ver con la superposición de registros. Es decir, lejos de ser enteramente una historia que ilustra el accionar de Sajen, la película añade las huellas de lo que fue la investigación llevada a cabo para capturarlo. Es así que se pasa de la ficción al documental, incluyendo notas publicadas en los diarios sobre las violaciones, videos de archivo donde vemos el rostro del verdadero Sajen, y los comentarios de varias jóvenes cordobesas sobre el peligro de andar solas de noche en los sitios donde merodeaba el violador. 

Pero hay varios problemas en “La noche más larga”. Uno de ellos tiene que ver con la necesidad del director de recurrir a la palabra, allí donde solamente hubieran bastado las imágenes. Esto se ve en el momento en que una de las muchachas escapa del violador, y llega hasta una plaza en la que se yergue una escultura mitológica. Entonces, el director decide interrumpir la acción para contar a qué refiere dicha escultura, y así ilustrar una obvia comparación entre un hecho histórico y las víctimas de Sajen. Algo similar ocurre con la voz en off que traza un paralelismo entre éste y la figura del sátiro. Son momentos en que la voz interrumpe la narración para ponerse por encima de ella e indicar un sentido único. Sin embargo, hay que decir que esto no es lo más molesto. Sucede que el film de Colman, con su superposición de registros, tiene la intención (por momentos demasiado evidente) de dar cuenta de lo horroroso del accionar de Sajen, y del pedido de justicia en nombre de sus víctimas. Las escenas de violaciones están filmadas de manera que se vea claramente el horror que pasaban las jóvenes capturadas. A priori, no hay nada de malo en la crudeza de las imágenes; lo que sí resulta más cuestionable es el hecho de que el film pueda mostrar las violaciones de manera explícita, pero no sea capaz de construir a las mismas chicas que las sufren como personajes con algún rasgo más allá de su rol de víctimas. Que todo esto termine, además, con imágenes de la marcha del “Ni una menos” habla a las claras de una película demasiado interesada en cuestiones de agenda, que termina por desechar las virtudes formales que la acercaban a ser un relato menos convencional.

Calificación 4/10

Crítica: Mujer Maravilla 1984

Por Daniel Alvarez

Llega a las salas de cine en Argentina el film Wonder Woman 1984, y toca ser sinceros, ya hay muchos que la vieron por sus propios medios luego de su estreno por HBO Max , aunque a muchos les tocó verla por otros sitios ya que la plataforma no se encuentra en el país. ¿Porque hablo de esto? Porque el film protagonizado por Gal Gadot ya tuvo esa etapa dónde se generaron expectativas y el público ya le dió una respuesta al film, con opiniones divididas.

Mujer maravilla 1984 es el gran estreno que nos trae Warner en esta apertura de cines en Argentina, y nos cuenta un capítulo en las aventuras de la princesa guerrera de las amazonas, situada en los años 80, dónde un objeto hace que se cumpla cualquier deseo, dándole la oportunidad a Diana de que sorpresivamente recupere a un viejo amor. Después de los hechos de Wonder Woman, nuestra heroína se quedó haciendo de las suyas, aunque también pasando desapercibida formando parte del equipo de un museo. Luego de un atraco que ella misma impide, llegan al museo una serie de objetos extraños, dónde se encuentra una piedra que cumple deseos, y es aquí donde sin intención de que sea real, pide el regreso de Steve Trevor, quien murió en la primera entrega. Los deseos se cumplen, pero todo tiene una trampa, ya que a cambio te quitan algo, y es cuando ella de a poco comienza a perder sus poderes. A si mismo nos presentan una serie de personajes, quienes serán los antagonistas de la historia, Maxwell Lord, quien utiliza la piedra para conseguir grandeza, junto a Bárbara Minera, quien quiere ser como Diana, terminan desatando el caos.

El film fue catalogado como decepcionante, y puede que en partes lo sea. Se había generado una expectativa, sobre todo porque allá en 2017, la primera entrega de Wonder Woman, fue aquella que sin ser sorprendente, nos salvó de aquel desencanto que teníamos sobre las películas de DC hasta entonces. También nos presentó a una excelente Gal Gadot, en el papel, en el que muchos no creían en la elección de la actriz israelí pero que aún así logro sorprender desde su aparición en Batman vs Superman. Si bien el elemento fantástico del uso de una piedra que cumple deseos suena bastante atractivo, lamentablemente su guión arriesga poco y nos cuenta una historia bastante personal sobre deseos personales y egoístas, que a veces terminan rozando lo absurdo. La falta de acción también se hace ver, aunque no podemos negar que la aparición del personaje de Chris Pine y su relación con Diana Prince, es lo mejor que tiene el film. El resto de los personajes, incluso teniendo a Pedro Pascal, que parece ser el actor del momento, nos muestra algo poco desarrollado y parecido a una caricatura de si mismo.

Obviamente no es un mal film, Gal Gadot nos sigue atrapando con su personaje, a pesar de la falta de acción e incongruencias en el guión, el film es bastante entretenido, la cuestión es que resulta un capítulo sin demasiada relevancia para el personaje, obviando el tema de la resurrección de Steve.

Mujer Maravilla 1984 nos trae nuevamente a Patty Jekins en la dirección, que nos trae una interesante ambientación en lo visual, pero que lamentable no es tan relevante en lo narrativo. Deberíamos ver este film como un capítulo intermedio en la historia del personaje, algo que no aporta mucho pero aún así nos entretiene. Porque a decir verdad, nos gustaría seguir viendo a Gal Gadot, en un personaje que le calza muy bien.

Calificación 6.5/10