Crítica: Hombres De Honor

Hombres de honor es la cuarta obra escrita por Armando Discépolo. Esta pieza, otra de las tantas en las que el autor abarca un oficio a partir del cual cuestiona posturas sociales asfixiantes, fue estrenada en el año 1923 y no volvió a representarse de nuevo, hasta ahora.

Un prestigioso Magistrado se entrega al juego y pierde su fortuna, dejando en bancarrota y sumergiendo en la humillación social a sus jóvenes hijos. Ha sido juez de los hombres comunes y ahora lo es de sí mismo. La lucha por conservar la dignidad de su familia frente a la constante tentación del azar. Discépolo sacude y cuestiona una vez más la moral y el altruismo burgués. ¿Es posible medir a los demás y a nosotros mismos con la misma vara? ¿Cómo salir de la ruleta sin mancharse de sangre y vergüenza?

La obra, anterior al grotesco criollo, consta de dos partes muy claras: una primera en la que un hombre -de honor- está dispuesto a todo para mantener la respetable máscara que protege su status y el de su familia. Y una segunda en la que esa máscara cae provocando que queden expuestas miserias y su verdadera identidad, hasta entonces velada, produciendo un cambio en su relación (y la de sus hijos) con el mundo que lo rodea.

Sobre esta segunda parte, Marcos Horrisberger nos contó: “Hombres de honor devela la historia que uno siempre quiere ver y nunca ve: el después… ¿Qué pasa después de que Nora abandona su hogar en Casa de Muñecas? Con una escenografía simple y justa en la que nada falta y nada sobra en el escenario del mítico Teatro del Pueblo, un vestuario maravilloso realizado por Marta Albetinazzi, pocos objetos necesarios (unos libros, una valija, cartas de póker…) y una adaptación que casi no ha sufrido cambios, Hombres de honor recrea a la perfección una época, transportándonos al Buenos Aires de 1923. La obra desarrolla innumerables temas, entre los que se encuentran la familia (“un padre no se pertenece, es de sus hijos y tiene que hacer todo por ellos”), la sociedad y sus imposiciones, las adicciones, las leyes y su aplicación, el azar, el amor y, por supuesto, El Honor: “Somos esclavos de nuestras propias convicciones por más viejas que sean”.

Los ocho actores, conducidos por Matías Leites, tienen muy claro lo que cuentan y transitan los textos con claridad. La puesta es precisa y la música acompaña los momentos de mayor tensión reforzándolos. ¿Por qué Hombres de honor en el año 2017? Horrisberger: La vigencia… es una obra que cuestiona las leyes: ¿están bien?… es interesante ver cómo un hombre que tiene incidencia respecto al futuro de los demás debe juzgarse a sí mismo, es interesante cómo cambia la visión de las cosas cuando nos suceden a nosotros.

Hombres de honor es una obra contundente y conmovedora que logra conjugar la puesta y las actuaciones con los brillantes textos de Discépolo.

AGENDA

Estreno: viernes 14 de julio, 21:00 hs

Funciones: viernes 21:00 hs.

Lugar: Teatro del Pueblo (Av. Pres. Roque Sáenz Peña 943, CABA) Entradas: $200 / Desc. jubilados y estudiantes: $170

Reservas: 4326-3606 / Alternativa teatral

Duración: 70 min. Facebook: Hombres de honor

Trailer: Hombres de honor

Ficha técnica

Autor: Armando Discépolo

Adaptación del texto: Matías Leites

Elenco por orden de aparición: Mariano Ulanovsky – Varela Greta Guthauser – Marta Fabián Caero – Leandro Marcos Horrisberger – Mario Lorena Saizar – Sra. Herrera Roberto Cappella – Diersi Juan Pablo Kexel – Ardanaz Martín Navarro – Macías

Escenografía y vestuario: Marta Albertinazzi

Música original y diseño sonoro: Santiago Barceló

Diseño de luces: Gastón Ares

Diseño gráfico: Roberto Cappella

Fotografía y video: Leopoldo Minotti

Prensa: Octavia Comunicación

Asistente de dirección: María Eugenia Gómez

Dirección: Matías Leites.

Grace Ulloa

Anuncios

Deja un comentario