Reseña: La casa esconde

En un espacio poco convencional lleno de cajas y muebles embalados transcurre “La casa esconde” una historia sobre el duelo y las muy queridas herencias que un padre deja atrás luego de su muerte. Cada uno de sus hijos buscará la manera de beneficiarse de aquella casa de la infancia que quedó en el aire sin saber que hay algo más allá de los papeles legales.

La casa esconde es un juego actoral donde los intérpretes se ponen al servicio de encarnar múltiples personajes. La trama principal gira en torno a la disputa por una casa como única herencia que un padre deja a sus hijos. Los espectadores conviven con los actores dentro del espacio en que éstos de baten a duelo. La proximidad involucra al espectador proponiéndole un punto de vista particular, como si se tratara de planos cinematográficos. Como en un viaje onírico, serán testigos de las transformaciones que los actores, siempre en escena, sufrirán al mutar de personaje como si cambiaran de piel.

Con 4 actores en escena “la casa esconde” logra narrar esta historia con más de 4 personajes poniendo en juego la capacidad de sus actores para transformarse tal cual camaleón frente a nuestros ojos. El espacio más largo que ancho hace que en cada butaca se cuente una historia distinta, así que vale la pena ir más de una vez para percibir las distintas formas de leer la obra.

Mientras transcurre la obra más secretos se van revelando y vale la pena saber cuales son.

Ficha técnica

Actores: María Milessi, Julieta Halac, Luis Gritti y Santiago Fondevila

Dirección: Miguel Israilevich

Asistencia de dirección: Diego Torben

Dramaturgia: Miguel Israilevich, Julieta Halac, Luis Gritti, Santiago Fondevila y Carla Pandolfi

Diseño de vestuario y escenografía: Isabel Gual

Diseño de iluminación: Sandra Grossi

Diseño gráfico: Miguel Israilevich

Domingos 19hs

El Camarín de las Musas
Mario Bravo 960

Anuncios

Deja un comentario