Crítica: Mala Vida

La productora Machaco Films presenta la película La Mala Vida, una historia de amor, cafeína y armas de fuego.

Dentro del género de cine bizarro, Mala Vida comienza con el noticioso Flash 123 donde un estudio y sus conductores de aspecto bizarro anuncian acerca de la cantante Heidi, que hace varios días que no saben de su paradero. En paralelo la historia de Lola que sabe por ser mujer que está embarazada pero no sabe quién es el padre. Está de novio con Cholo, un ladrón que ni siquiera le ha dado un beso, pero se quiere casar con ella. Para decidir Lola si se va a casar tiene que consultar con una adivinadora encarnado por Ana María Orozco, la actriz colombiana que hizo de Betty la Fea. Por otro lado, un atracador, un prestigioso profesional, Acuña del signo de escorpio, de oficio atracador que cuando va a robar un banco, lo llama la ex esposa y le malogra el atraco.

Una película para pasar un buen momento, con buenas escenas de gags. La dirección y guion es de Fernando Díaz y Mad Crampi. La película mantiene la tensión, los actores y actrices dan una adecuada impronta bizarra. Con respecto al guión, me parece que hay en algunos puntos un exceso del bizarro y que es una cortina, para tratar de tapar la falta de más situaciones esteriotipadas. Hacer humor es el género más difícil de abarcar, es positivo explorar en este género porque el músculo si no se usa se atrofia y creo que tiene futuro.

Calificación 7/10

Ficha técnica

Dirección

Guion

Anuncios

Deja un comentario