Crítica: La Ciambra

Crítica de Paula Fossatti

Al posicionarnos en este film italiano nos encontramos con la mirada de Jonas Carpignano que retrata los conflictos presentes a lo largo del territorio italiano durante los diferentes periodos de crisis mundiales.

Su primer recorrido cinematográfico fue dado con Mediterránea (2015) en el que cuenta el engorroso camino de inmigrantes de Burkina Faso hacia Calabria, sur de Italia. Ahora se pone los zapatos y ajusta el cinturón para retratar la realidad de otra comunidad marginal en la que por decisión propia él ahora es uno más de ellos; los gitanos.

A Ciambra“(2017) rodada íntegramente en el barrio de Gioia Tauro, es un auténtico “gueto” en el cual las fuerzas de seguridad recurren contantemente para recuperar objetos robados, allí Carpignano incursiona en diversas costumbres de la comunidad, el protagonista es Pío Amato, un niño de 14 años que debe irrumpir en el mundo adulto y sustentar lo que queda de su familia, ya que el resto de los integrantes; padre, tíos y hermanos están en la cárcel.

“A Ciambra”, a su vez habla de una infinidad de cosas más, borra la pequeña línea que separa la ficción del documental y la vida familiar se ve expuesta con la participación de todos sus integrantes que viven una vida llena de preocupaciones económicas, delincuencia y la incursión temprana a las adicciones de sus pequeños hijos y nietos. El anciano, antiguo patriarca, le recuerda a Pio que en el mundo se encuentran solos, esto lo representa imágenes oníricas en el mensaje inicial del film y en reiteradas ocasiones más.

Calificación: 8/10

País de origen Italia-Brasil-Francia-Suecia-USA

Duración 117 minutos

Formato DCP

Su estreno está previsto para el 29 de marzo.

Anuncios

Deja un comentario