Reseña: Ni con perros ni con chicos

Después de su exitosa temporada en el Teatro nacional Cervantes y luego de su gira en el resto del país , regresa una pieza del teatro musical que ha sido aclamada y ha encontrado su lugar para seguir cautivando al público. Ni con perros ni con chicos se encuentra actualmente en cartelera en el Espacio Callejón , bajo la dirección de Javier Daulte y la participación de Laura oliva, Omar Calicchio, Daniela Pantano y Federico Coates.

Ni con perros, ni con chicos… cuenta la vida del célebre actor y director de cine y teatro Charles Laughton -inglés nacionalizado estadounidense en 1950- que brilló en la época dorada de Hollywood (La vida privada de Enrique VIII, El jorobado de Notre Dame, Espartaco, Testigo de cargo, entre otras) y de su mujer Elsa Lanchester, actriz también británica cuyo nombre cobró fama en 1935 por su papel en La novia de Frankenstein, y a partir de ahí desarrolló una interesante carrera en el cine (La escalera de caracol, La zapatilla de cristal, Testigo de cargo), en varias películas junto a su marido. La obra recorre la vida privada y pública de ambos. La intimidad de la pareja va descubriéndose a la vez que entretelones de la historia del cine y el teatro de la época aparecen, y los personajes van y vienen en el tiempo y el espacio.

Podemos decir que Ni con perros ni con chicos se trata de una historia de amor , tal vez no está contada de la forma más convencional, y tampoco solo es el amor a otra persona , sino también al arte , a una forma de vivir y a la vida misma. Es así como el relato nos pone en escena a el actor Charles Laughton , que a través de la mirada de su esposa (También actriz ) coloca en las tablas aquellos buenos y malos momentos que ha tenido con el actor, además de hacer un repaso completo de toda su vida artística.

Cabe decir que esta es una gran historia llevada a cabo por grandes intérpretes. En primer lugar nos encontramos con Laura Oliva , siendo una mujer que tiene el control en la historia , a través de ella transcurre el relato y los recuerdos que se hacen literalmente presentes, logra mostrar un personaje dinámico, cómico y adorable. Por el otro lado tenemos a Omar Calicchio, básicamente es un monstruo haciendo de otro tal cual ,como se comenta en una parte de la obra , dicen que el protagonista con solo de estar parado sin hacer nada ya acaparaba toda la atención. El título de la obra está inspirado en una frase de Alfred Hitchcock: Nunca se te ocurra hacer una película con animales, ni con niños, ni con Charles Laughton”, y es eso lo que el actor logra hacer con su papel , estar para ser el centro de atención , obviamente teniendo una gran compañía que deja grandes momentos cuando se trabaja en conjunto. El resto del elenco lo completan Daniela Pantano y Federico Coates , que logran imponerse a aquella atención que los personajes principales acaparan , siendo más bien un complemento que hacen de este musical algo artísticamente bello.

Existe un buen manejo del escenario , utilizando distintos espacios para colocar a los personajes, de acuerdo a lo que quieren transmitir en cada momento, la dirección está medida en cada detalle. El vestuario nos traslada a una época dorada en el cine y el arte en general , que logra cautivarnos tanto en su simpleza como extravagancia.

Ni con perros ni con chicos es una gran obra de teatro musical , con una historia potente y cautivadora, acompañado de melodías que juegan con el relato y el espectador, haciéndolo parte de este mágico recuerdo. Las actuaciones son sobresalientes, tenemos a cuatro artistas que dan la talla para componer una buena historia. Una obra simple y eficaz que no te puedes perder.

Anuncios

Deja un comentario