Crítica: El legado del diablo

Crítica de Paula Fossatti

Ari Auster en su ópera prima se las ingenió perfectamente para mantener en vilo la paciencia y cordura del espectador ya que durante 127 minutos el cuerpo permanece erguido a la espera de ”todo lo que pueda suceder va a suceder”.

El filme habla de la destrucción familiar, la oscuridad detona con la muerte de la matriarca quien a partir de su ausencia se encarga de transformar en una fatalidad la vida de quienes quedan en su hogar… su familia; a partir de secretos encriptados vinculados al ilusionismo y otras situaciones adentradas en el reino de lo sobrenatural.

La película es protagonizada por Toni Collete (Annie) quien hasta el final lucha por proteger a su familia de las desgracias que le preceden, en su dolor explica y justifica el accionar de su madre debido a la vida difícil que llevó. Sus hijos Alex Wolf (Peter) y Milly Shapiro (Charlie) quien es la elegida en el reino del infierno para adentrarse a un nuevo mundo. Ambos encarnan papeles exquisitos en cuestiones actorales mostrándole al mundo el dolor y la consecuencia de pertenecer a una familia disfuncional. Gabriel Byrne (Steve) es el padre de familia que mostrará la poca cordura que puede existir en situaciones extremas.

Sin duda este film va a quedarse en la taquilla por largo tiempo ya que dimensiona el pánico y el horror humano en situaciones cotidianas de la vida. Todo lo que implica sangre y lágrimas tendrá su recompensa.

Puntaje 9 /10 .

Anuncios

Deja un comentario