El Gaumont, en crisis por la desfinanciación

El lunes, en el día del director audiovisual, el Cine no pudo abrir sus puertas porque la empresa distribuidora de energía cortó los servicios por falta pago. Esta, entre otras, son consecuencias de la desfinanciación por parte del Estado.

El cine Gaumont, que hoy está bajo las decisiones (limitadas) del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, está en crisis. La presunta limitación se debe a que el mantenimiento del espacio está totalmente relacionado a las políticas del Estado nacional.

La desfinanciación hacia el Ministerio de cultura, que desemboca en muchas actividades, ante ayer le tocó al cine: el lunes se celebraba el día del director audiovisual en el Gaumont, que no pudo abrir las puertas hasta recién a la noche porque la empresa de energía le cortó por falta de pagos.

Pero esta es solo una de las políticas que salen a la luz y es reconocida. Capaz por lo indispensable que es la energía eléctrica para la reproducción de films. Otros hechos detrás del telón son las precarizaciones que sufren los empleados del cine: “Las autoridades del Incaa, a finales de junio dieron de baja a la empresa con la que tercerizaban a dos boleteras y un operador de proyección (…) lo que sobrecarga de tareas al resto de trabajadores del sector. Esto genera una situación crítica en la que hoy ninguno de ellos puede tomarse vacaciones o enfermarse porque no hay quien los cubra”. “A este panorama hay que sumarle que el ascensor del cine no está funcionando, porque no se le pagó al inspector. Mantienen una deuda que no permite contratar a nadie más y el ascensor continúa sin poder utilizarse impidiendo el acceso a las salas 2 y 3 a las personas con movilidad reducida”, dijeron autoridades de allí, denuncia que publicó el diario Página 12 en una nota.

Nicolás Katopodis

Anuncios

Deja un comentario