Palabras de Oscar Frenkel, Director del film “El origen de la tristeza”

Se estrena en el Gaumont el 20 de septiembre y va a circular por otras salas.

“Somos muy exigentes, Pablo también (Pablo Ramos, guionista), creo que fue muy importante para este logro, ser todos bonaerenses, del conurbano, de haber entendido el sentido de lo que queríamos contar. Pablo es de Avellaneda, yo soy de San Martín y Eduardo Pinto, también del conurbano, es el fotógrafo, que interpretó muy bien lo que queríamos comunicar.

El desafío fue no hacer una película costumbrista. El tema de la luz es muy importante; los colores también, trabajamos con dos colores principalmente: el celeste y el azul, y el rojo para las explosiones, que además representan la camiseta de Arsenal de Sarandí (el club de ellos), por eso el trabajo estético, de la luz, artístico y narrativo, para que se vea esa realidad y, por otro lado, salir del costumbrismo, eso fue como más complicado.

Por otra parte, quisimos hacer la mejor película que podíamos. Tardamos más tiempo de una película común, pero fue bien visto desde el punto de vista de lograr y dar todo. Muy exigente fue en ese sentido, Pablo, quién estuvo detrás de cada detalle, permitirse y permitirnos esto de más allá de los tiempos, la dedicación que le dimos.

La respuesta al origen de la tristeza, la tiene Pablo. La novela se llamaba antes “El estaño de los peces”, que es uno de los capítulos de la novela, pero en la editorial nos dijeron que pongamos otro título, entonces dijimos… “es el fin de la infancia” y de ahí viene el título.

Esta película ganó un premio como ópera prima del INCA, del gobierno anterior. Se realizó gracias a las políticas anteriores. Hoy no sé si ganaríamos o no, pero está muy difícil el financiamiento y podría no hacerse, quedaría afuera seguramente. También nos ayudó muchísimo, la Municipalidad de Avellaneda, eso es muy importante. Fue clave su ayuda, nos ayudaron con todos los permisos, las locaciones, los chicos que actúan son todos casi de Avellaneda.

Con respecto al protagonista, se hizo un casting y gracias a un gran trabajo de un actor, que cuidaba a los chicos, en los ensayos, en los momentos de la filmación que estuvo conteniéndolos, estando al lado para cuidarlos, para que se aprendan la letra, cuidarlos en su interpretación, fue muy importante todo eso. La mirada de Gabriel es un logro compartido entre la actuación y el encuadre, y la fotografía, donde, bueno el cine es compartido, muchas cosas hacen a la imagen.

Los equipos de filmación son todos nacidos en el conurbano bonaerense, sentíamos la película, comprendíamos lo que queríamos, y teníamos, por así decirlo, el alma de la novela. Es una novela escrita por Pablo, pero vivida por muchos. Entonces la pudimos realizar, porque habíamos vivido algo de eso, teníamos el ambiente.

En el grupo hay una chica, Marisa, que juega solo con nenes, lo que es un poco universal también. En esa edad, hay grupos de chicos y chicas, que todavía no definió nada sexual, y hasta lo que uno quiere de la vida… todos tuvimos esos amores, la maestra, aquel amigo, está todo eso, algo sucedió después del primer beso, sucedió el amor, no se si tuvieron relaciones sexuales en términos físicos.

La idea de la búsqueda del debut está presente, todos quieren debutar, ella los acompaña y el resto se pregunta por qué. No se cuestiona a la homosexualidad, sino que ella va con una mina a debutar, ¿qué va a hacer una chica con una chica?… viste cuando sos chico pensás quién te gusta, por ejemplo, un amigo y es un descubrimiento… no sabes, es la mirada de un chico, después cuando descubren que hay sexo y deciden tenerlo, eso marca el fin de la infancia.

Pablo trabajó sobre el texto para la película, hay cosas que están en la novela, pero muchas otras, no; por ejemplo, el caso de Rolando, él es su amigo grande del barrio, que trabaja en el cementerio, eso está más claro en la novela y en la película no tanto, pero él es el que le regala un libro que lo define y le dice que te va a ayudar mucho (Triste Le ville de Abelardo Castillo).

El fin de la infancia es como una muerte, en relación al desapego familiar, la madre tenía una enfermedad y por eso tomaba pastillas, y en un exceso … hay cosas que un chico no entiende y después las entendés. La madre está angustiada por cosas, por el taller…

El padre tiene muy pocos diálogos, sólo cuenta un par cosas, porque es un padre ausente, un padre que trabaja, que es parte de los problemas de la familia, no contados.

El tema de lo que representa el taller… porque tiene representaciones la película, la idea de un país donde la gente de los barrios labura… Un tipo puede ser un obrero y tener su taller, esa idea de país que se terminó, digamos, con la dictadura.

Es una película con sensibilidad social, en la cual se habla de la igualdad, donde se puede ser pobre y con dignidad, con trabajo, donde el hijo de un obrero puede ir a la escuela.

Y en la película, hay cosas que se terminan, por eso es el origen de la tristeza; también el padre tiene su tristeza que es no poder tener su taller, la madre que no puede tener la familia que quisiera tener, un amigo que pierde la vida por un robo, llevado por los amigos, por la droga.

Por eso el origen que significa el final de muchas cosas… El origen de la tristeza… cuando empieza algo es porque algo se terminó, como la vida y la muerte.”

Laura Pacheco Mora.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s