Reseña: Matadero

La obra Matadero, dirigida por Rueda Beitenfor, denota un concepto atípico y muy poco explorado dentro del teatro comercial: El teatro físico. Se trata de una puesta donde en ocasiones el texto es innecesario, y que tampoco sigue una estructura lineal del relato , pero aún así tiene muchas cosas para indagar y explorar . Con las actuaciones de Peter Lanzani y Germán Cabanas , estamos ante una propuesta que sobresale por la novedad que nos trae uno de los espacios más comerciales de la calle corrientes.

Al rededor de media hora dura el primer acto, si lo podemos nombrar así , toda una escena sin diálogos y con pura exploración física por parte de los actores. Con una lograda escenografía que funciona para contrastar las sombras y mostrar otra imagen de lo que se está interpretando , vemos a dos actores , mostrando un lado primitivo en los personajes , para luego ir evolucionado a medida que el tiempo transcurre. Luego de ese acto, la voz y el texto se ponen en escena, pero sirve para acompañar la exploración física y los estados emocionales, indagando sobre el amor , la fraternidad, la violencia.. lo último le da sentido al título de la obra , al mostrar al hombre como un cuerpo , esa carne que puede ir directo hacia el matadero.

Los actores en escena denotan gran presencia en lo físico , aunque los tengamos acostumbrados a otro estilo de interpretación. Vale acotar que Peter Lanzani ha madurado mucho en el terreno actoral (Véase El emperador Gynt), y que si bien tiene el tirón para convocar haciendo algo más tradicional, se está animando a algo distinto y le está saliendo muy bien. El actor Germán Cabanas tiene una mayor presencia física , donde se apoya la mayor parte de la exploración en este terreno , la química con su colega es notable, aspecto muy importante debido a la intensa interacción que hay entre ambos actores.

La escenografía es sencilla pero logra capturar a la perfección la complejidad del concepto de la puesta escénica. Acompañado por un gran trabajo en luces , hace que la imagen valga más que mil palabras, y que los contrastes dejen al espectador más de una visión de lo que se está mostrando en escena.

Matadero es una obra peculiar y atípica dentro del teatro comercial en Buenos Aires , que se anima a contar una historia desde la exploración física. Es una propuesta que invita a un público poco acostumbrado a este tipo de producto a abrir la mente a algo distinto pero que puede provocar muchas sensaciones . Se trata de una obra muy bien lograda desde su dirección, las actuaciones de Peter Lanzani y Germán Cabanas y el trabajo técnico dentro de la puesta. Recomeda para quien se anime a ver algo diferente, pero que aún así, sigue siendo buen teatro.

Funciones los viernes a las 20hs y los domingos 21hs. Entradas a la venta en la boletería del teatro o a través de Plateanet.

Vane Pellizzeri Prensa & Social Media

Anuncios

Deja un comentario