Crítica: Hell Fest: Juegos diabólicos

Critica de Touya Thompson
Hell Fest_poster final ARG
Abre un nuevo parque de diversiones itinerante en la ciudad, y un grupo de amigos decide ir a visitarlo. Natalie (Amy Forsyth), quien se encontraba en necesidad de un descanso tras un año de estudiar sin divertirse, accede a la propuesta de su amiga Brooke (Reign Edwards) quien planea presentarle a Gavin (Roby Attal). Lo interesante del parque de diversiones es que está enfocado en el terror, con laberintos con terroríficas figuras y cadáveres, lo cual llevará a que los protagonistas duden a cada momento si los asesinatos y apariciones del “Otro” (Stephen Conroy) serán de verdad o serán parte de las retorcidas presentaciones del lugar. ¿Sobrevivirán los amigos a esta noche? ¿Lograrán distinguir cuando estén en peligro real? ¿Tomarán en serio sus pedidos de ayuda? ¿Quién es este extraño que los acosa?
Un slasher para nada pretencioso, que logra asustar de a momentos, predecible por otros. Mezclando el gore de los 00s con las películas de terror de los 80/90s, la hacen una película que llama la atención. Quedará en el público decidir si El Otro quedará para la historia como Jason, Mike Myers, o Freddy Kruegger como lo hiciera Ghostface en los 90s. Como dato de color, hay un cameo del genial Tony Todd (Candyman, 1992) que es un pequeño guiño a los fanáticos del terror, tal como lo hiciera “Sé Lo Que Hicieron El Verano Pasado” (I Know What You Did Last Summer, 1997). La escena final donde se descubre la identidad del asesino se sale de la norma.
6/10
Abre un nuevo parque de diversiones itinerante en la ciudad, y un grupo de amigos decide ir a visitarlo. Natalie (Amy Forsyth), quien se encontraba en necesidad de un descanso tras un año de estudiar sin divertirse, accede a la propuesta de su amiga Brooke (Reign Edwards) quien planea presentarle a Gavin (Roby Attal). Lo interesante del parque de diversiones es que está enfocado en el terror, con laberintos con terroríficas figuras y cadáveres, lo cual llevará a que los protagonistas duden a cada momento si los asesinatos y apariciones del “Otro” (Stephen Conroy) serán de verdad o serán parte de las retorcidas presentaciones del lugar. ¿Sobrevivirán los amigos a esta noche? ¿Lograrán distinguir cuando estén en peligro real? ¿Tomarán en serio sus pedidos de ayuda? ¿Quién es este extraño que los acosa?
Un slasher para nada pretencioso, que logra asustar de a momentos, predecible por otros. Mezclando el gore de los 00s con las películas de terror de los 80/90s, la hacen una película que llama la atención. Quedará en el público decidir si El Otro quedará para la historia como Jason, Mike Myers, o Freddy Kruegger como lo hiciera Ghostface en los 90s. Como dato de color, hay un cameo del genial Tony Todd (Candyman, 1992) que es un pequeño guiño a los fanáticos del terror, tal como lo hiciera “Sé Lo Que Hicieron El Verano Pasado” (I Know What You Did Last Summer, 1997). La escena final donde se descubre la identidad del asesino se sale de la norma.
Calificación:  6/10
Anuncios

Deja un comentario