Crítica: Aragne: Sing of Vermillion

ARAGNE: Sign of Vermillion de Saku Sakamoto (Japón, 2018) Crítica: CJ COLANTONIO. // “Buenos Aires Rojo Sangre” (Hasta el 9/12 en los Multiplex Belgrano y Lavalle con entradas a $70) Cartelera: http://rojosangre.quintadimension.com

aragne_sign_of_vermillion-521223467-mmed.jpg

Cuando hablamos de animé seguramente se te vendrá a la cabeza películas como “El castillo ambulante”, “La princesa Mononoke”, “El jardín de las palabras” hasta “Dragon Ball”, como tantos otros títulos de animación japonesa, que adoptaron esta palabra en su lenguaje para referirse exclusivamente a los dibujos animados de ese país.

El animé es sinónimo de exageración, desde sus personajes, como de las acciones, o sea, un animé romántico sería excesivamente tierno y dulce, una animé gore tendría un exceso de sangre y violencia.  Además, de su singular estilo artístico, se destaca por lo profundo y emocional de sus historias.

Acá no es una excepción, lo que al parecer parece una historia simple, el relato tiene innumerables capas que descubren el verdadero imaginario de este guionista, director y que se ocupó hasta de la música , es más, se hizo de una cuenta de kickstarter para poder producirla.  Aquí, la lucha de la protagonista tiene que ver justamente en cómo uno crea un mundo para hacer frente a sus propios demonios, que en este caso, emergen en enormes polillas; por lo que el espectador que no tiene noción sobre éste tipo de género, tendrá que esperar y disfrutar hasta el final para entender de qué se trató todo esto, y valorar no sólo el resultado de lo que cree haber visto desde el principio.

¿Algo más sobre el Animé?

El animé ha perfeccionado técnicas para utilizar la menor cantidad de cuadros de animación por segundo que sea posible (8 cuadros por segundo), tales como mover o repetir escenarios, imágenes de los personajes que se deslizan por la pantalla, y diálogos que impliquen animar únicamente las bocas mientras que el resto de la pantalla permanece estática.  Otros argumentan que el mejor anime debe acentuar la dirección sofisticada sobre la animación actual (movimiento del personaje), proporcionando una ilusión de movimiento cuando en realidad no lo hay.

(Calificación: 7/10).

Anuncios

Deja un comentario