Proyecto Pierre, un programa para ir en grupo al teatro, debatir y reflexionar sobre la experiencia teatral

Proyecto Pierre lanza una convocatoria abierta a estudiantes (universitarios y terciarios) y docentes para formar parte del “Proyecto Pierre”, un programa para ir en grupo al teatro, debatir y reflexionar sobre la experiencia teatral. Para aquellos que disfrutan de las artes escénicas pero no saben qué ir a ver, ni con quién, o para quienes no han asistido nunca al teatro y quieren hacer sus primeras experiencias.

Nuestra redactora Diana Decunto tuvo el placer de realizar una entrevista con parte del equipo del Proyecto Pierre y esto fue lo que nos contaron sobre él:

– Por favor expliquen ¿En qué consiste este proyecto? ¿Cómo y cuándo fue que pensaron en
armar Proyecto Pierre?

Proyecto Pierre es una experiencia que indaga sobre el hábito de ir al teatro. Primero lanzamos una convocatoria invitando a estudiantes de nivel superior (terciario, universitario y de posgrado) y a docentes. Luego armamos una programación de obras pensando en un público potencial del teatro, aquél que tiene cierta curiosidad por este consumo cultural pero que asiste a ver obras de forma ocasional. Vamos a ver una obra por mes, buscando generar un recorrido que dé cuenta de la oferta teatral de la ciudad. Algunos focos dentro de la construcción de este hábito tienen que ver con trabajar sobre mitos como que el teatro es caro, el teatro es solo aquél conocido como comercial
o “de calle Corrientes”, que el teatro es solemne, aburrido o que no es para todos. La Ciudad de Buenos Aires tiene teatro para diversos tipos de espectadores y tratamos de que cada miembro de Proyecto Pierre pueda ir descubriendo qué le gusta y qué no dentro de la amplia oferta. Para esto siempre contextualizamos las obras, hablamos del circuito en el que se mueven, del teatro en el que se representan y de su compañía. Otro foco está en que las entradas siempre son pagas porque parte de la construcción del hábito tiene que ver también con valorar el trabajo artístico como un trabajo rentado. El pago de la entrada además, se asocia a un compromiso de asistencia, por eso las entradas se compran por anticipado al valor que estipule la compañía, que suele realizar un descuento de estudiantes. Por último, como el teatro es intercambio, es encontrarse con pares, reflexionar y debatir, al finalizar la función siempre ofrecemos un pequeño debate que podría asemejarse a una charla de café, que no pretende ser pedagógica sino más bien de intercambio de opiniones para que cada asistente comparta con el grupo lo que la obra le generó.
El proyecto lo pensamos a fines del 2016 y lo pudimos implementar por primera vez en 2017 en el marco del Área de Comunicación y Artes Escénicas de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Las tres teníamos inquietudes sobre por qué los estudiantes universitarios y docentes no son el principal público de teatro cuando en otros momentos históricos llenaban sus sala, y también nos preguntábamos cómo se construye ese ritual, cómo se toma la decisión de asistir a una obra por primera vez. Pensamos en la gente que se construía el hábito alrededor de nosotras, es decir que sol
o asistían al teatro cuando los invitábamos, en aquellos que no tienen con quién ir, y en la buena predisposición ante un encuentro colectivo.

– ¿Qué fueron mejorando de la propuesta entre el 2017 y el 2018?


En el 2017 teníamos un primer grupo tímido, que variaba mucho entre encuentro y encuentro, y que no se relacionaba mucho entre sí. Ya en 2018 habían muchos que querían repetir la experiencia y a recomendarla, se generó cierto sentido de pertenencia. Entonces comenzaron a animarse y algunos inclusive fueron al teatro juntos sin nuestra intervención, o nos escribían para pedirnos recomendaciones o se animaron a compartir ellos recomendaciones con el grupo sin un estímulo previo de nuestra parte. Es ahí donde crece el proyecto, cuando el hábito se construye y pueden hacer su propia selección de obras, armar vínculos, y formar una opinión de lo que ven.

– ¿Cuál es la devolución del público, al participar de esta propuesta?

Cuando hicimos la primera experiencia en 2017 alguien nos dijo “si esto es teatro, ¿por qué no me enteré antes?”. A veces el exceso de información no es garantía de que el mensaje llegue, hay tanto para ver que no saben qué ver. Poder mostrar aunque sea una aproximación de la oferta teatral de un modo amable puede ser un buen primer paso para que más gente se sienta invitada.
La mejor devolución es que quienes se involucran recomiendan la actividad, traen amigos, parejas y padres. Que ellos quieran compartir lo que ofrecemos nos indica que vamos por buen camino.
Algo que nos sorprendió también es el debate al final de la obra. Eso en un principio era lo que más costaba por la timidez frente a la exposición, nos costaba que se animen a hablar y compartir con los otros sus impresiones, y después nos contactaban por privado para contarnos solo a nosotras. Pero con el tiempo, al ir teniendo más caras conocidas se fueron animando más y al final del recorrido nos terminaron pidiendo ampliar los debates y dedicarles más tiempo. Esto lo descubrimos con una encuesta anónima que les pedimos al final de la primera experiencia.

– Acerca de los hábitos de ir al teatro y el público ¿Es numerosa la gente que va a haber una obra
más de una vez?

Esto tiene que ver muchas veces con el género, por ejemplo el público de musicales suele ir a ver la obra más de una vez, es un rasgo propio de su público. Este no es un tema que estemos trabajando con Proyecto Pierre. De manera informal sabemos que hay espectadores que repiten obras pero habría que indagar más sobre el tema para poder llegar a alguna conclusión.
– ¿Existe tendencia sobre la temática que el público prefiere?
Para poder responder esto tendríamos que hacer una investigación de campo con mayor profundidad.

6 – ¿Qué otros hábitos nos pueden enumerar que hayan descubierta a partir de la experiencia
de estos ya casi tres años?
En general el hábito del cine o la lectura son los más comunes y el teatro puede ser una actividad cultural menos habitual en relación. Sin embargo nuestro proyecto no apunta exclusivamente a consumidores culturales sino que parte de la base de que alguien que no tiene una aproximación a este tipo de actividades, también puede disfrutar de las artes escénicas. Estamos en una ciudad que se reconoce por tener una inmensa cantidad de producciones teatrales a nivel mundial, en este contexto resulta pertinente pensar de qué forma podemos hacer para acompañar y seguir fomentando el sector.
– ¿Algo más que quieran comentar?
Si alguien quiere sumarse nos puede escribir a proyectopierre.fsoc@gmail.com y va a ser bienvenido como miembro espectador de nuestras actividades. La convocatoria siempre la orientamos al público y no a las obras porque éstas son elegidas de acuerdo a las necesidades de los asistentes.

Mónica Berman, Fernanda Blanco y Ludmila Botta / Proyecto Pierre
Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s