Analisis: Demon Pit para PC

Dentro de los juegos que Digerati ha distrubuido a finales del 2019, llegó el título Demon Pit, un juego en el que debes luchar contra demonios que van hacia tí. Con una oleada de enemigos constante, es una propuesta entretenida en el que tú objetivo es disparar, matar, recargar y seguir con este ciclo.

Para hablar de Demon Pit, podemos hacer una referencia al juego Doom, dónde colocamos a un personaje dónde su objetivo es matar y evitar que te maten. El juego cuenta con un sistema de hordas, en el que tienes la tarea de eliminar a los enemigos, luego de eso los niveles van cambiando y seguirán apareciendo más y más enemigos. Todo esto se produce en conjunto a un sistema de progresión en el que podrás obtener nuevas armas para ir combatiendo a las nuevas amenazas , que aumentan en número y dificultad. La jugabilidad se desarrolla en una misma plataforma, en la que los escenarios van cambiando junto a los enemigos , tenemos una gran variedad de ellos, así como elementos que se van añadiendo para agregar dificultad al juego, como la lava, rayos lásers, entre otros . El juego mantiene un dinamismo bastante interesante, en el que la progresión y las nuevas armas, son un buen añadido para seguir jugando y que este no resulte tan repetitivo, a pesar de que todo el juego se desarrolle en una misma arena. Se trata de un FPS con un estilo a los juegos de los años 90, dónde los primeros Doom son una referencia a tener en cuenta, ya que se alimenta mucho del título

En cuanto a su apartado visual, podemos decir que este FPS busca dar una sensación de que parezca un juego de los años 90, caracterizados por sus polígonos en 3D y las texturas, aún así también busca dar la sensación de ser un juego actual y mantener el equilibrio entre esas dos épocas totalmente distintas. Todo su diseño artístico está implementando para mantener una identidad un tanto aterradora y post apocalíptica, dónde decenas de enemigos aparecen en escena para intentar atacarte, y es donde la variedad hace destacar su diseño de niveles y jugabilidad. En cuanto al sonido, si bien puede resultar un tanto repetitivo, si toca reconocer que su ritmo resulta algo pegajoso y que se adecua bien a la jugabilidad que trae, salir a machacar enemigos.

Demon Pit es un juego FPS que bebe mucho de la franquicia Doom, y que nos trae un juego que nos recuerda a las primeras entregas de la serie, tanto por su ritmo frenético como por el estilo visual que nos transporta a los 90. Su rendimiento es bastante fluido, y tiene contenido suficiente para entretenernos durante varias horas en la tarea de matar y seguir matando enemigos.

Calificación 7.5/10