Crítica: Judy

Por María Luz Stella

La vida al final del camino de ladrillos amarillos

Rupert Goold crea una biopic preciosa que muestra el detrás de escena de una estrella del cine de la Edad de Oro hollywoodense. Una historia emocionante por la lograda interpretación que realiza Renée Zellweger quien pone cuerpo y voz para recrear a la actriz y cantante Judy Garland. En ese periodo de tiempo va a Londres para dar una serie de shows con la finalidad de poder comprar una casa donde vivir con sus hijos. Para su sorpresa, allí su visita es muy ansiada y esperada por el público.

Zellweger hace lucir a Judy en sus facetas como madre, mujer y por
sobretodo destacándose arriba del escenario como cantante atravesando diferentes estados de ánimo tanto en el show como fuera del mismo. También es muy conmovedora, por la desafortunada y triste vida de la niña detrás de Dorothy (protagónico del considerado film de culto, El Mago de Oz, 1939) y los decorados de la Metro-Goldynw-Mayer (estudio con quien mantuvo contrato por muchos
años) que la llevaron a dejar de lado su niñez por la fama. El lado de esta trágica historia es retratado en el film a través de flashbacks que la complementan y permiten ver las
carencias y maltratos que arrastra Judy en su carrera y en su vida.

Calificación 8/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s