Análisis: 198X para Nintendo Switch

Creo que existen muchas formas de hacer un homenaje a los años 80, más desde el lado de los videojuegos, que no se trata de simplemente montar un juego desde los 8 bits y la estética. Una buena recuperación necesita alimentarse del espíritu ochentero y presentar una premisa que nos transporte a aquella época aunque nunca nos haya pertenecido. Es así como 198X nos brinda un juego que vislumbra desde lo narrativo, y que justifica sus ingredientes de nostalgia con un bonito apartado visual y entretenido sistema de juego.

En 198X seremos Kid, un adolescente que vaga por la ciudad pasando las horas , es ahí cuando nosotros encontramos nuestro sitio recreativo. En estos lugares denominados salones, podemos observar un amplio número de tribus urbanas que han pertenecido a la época y que conviven en dicho salón. La aventura comienza cuando con nuestro personaje pasa por un recorrido con los juegos icónicos de la época. De la misma manera que nos muestran la historia de un adolescente que busca escapar de su mundo, adentrándose en el de los videojuegos, abrimos camino a cinco géneros de juegos diferentes con los que vamos a disfrutar de su jugabilidad.

Enserio su jugabilidad primero no encontramos con el juego llamado Breathing Heart, que se encuentra inspirado en Street of rage de Sega . Aquí utilizamos un luchador en el que en su desplazamiento lateral va a tener que luchar contra enemigos dando puños y patadas, al igual que ir lanzando a tus contrincantes. El siguiente título es Out of the void, que puede verse influenciado por títulos como Axelay , un juego que resulta mucho más desafiante al enfrentarse a una oleada de enemigos a través de disparos horizontales. Luego de pasar las dos etapas que contiene este título , pasamos al denominado Runaway, que si bien puede resultar uno de los más flojos a nivel jugable, funciona a la perfección para ir expandiendo la narrativa del juego. Prácticamente resulta ser un clon de out run, pero termina resultando poco exigente. El título anteriormente mencionado, sirve más que nada para adentrarse en la historia del protagonista, conocer cuáles son sus sueños y como vive actualmente con todo lo que le está sucediendo. El siguiente título es Shadowplay, que nos mete directamente hacia el peligro, y que resulta desafiante ya que nos otorgan un stock limitado de salud y tratar de escapar de un demonio en el que debes tener memoria sobre el escenario que se recorre. Por último nos adentramos en las mazmorras en el juego Kill screen en el que cuentas con tres tipos de ataques disponibles y que serán fuertes para determinados monstruos a los que debes enfrentar, además cuenta con una carga narrativa importante, que cierra a la perfección la historia de The Kid .

El apartado visual realmente está muy cuidado, ya que cuenta con apartados propios de novela visual, pero que también se combina con la estética de los juegos de acción y rol dentro de la sala de juegos. Obviamente revive el espíritu de los ochenta en el mundo de los videojuegos, pero nos da mucho más que solo escenarios hechos en pixel. Además de contar con influencia de varios juegos del pasado para cada una de las etapas, el título se toma libertades para que tenga un estilo visual que sea propio y que mantenga una relación con toda la historia del juego. En relación al sonido, también cuenta con una buena banda sonora en distintos momentos del juego, en lo que logra lucirse cada una de las melodías y efectos de sonido.

198X es un juego, que aunque es algo que muchas veces decimos, realmente nos da un gran homenaje a los años 80 pero no solo con un juego con referencias y esteticas de títulos del pasado, sino con una historia que es muy rica en su narrativa y que en lo jugable nos entretiene bastante. Si bien es un juego corto y que en pocas horas seguramente te lo terminas acabando, pero aún así, es una experiencia sumamente satisfactoria.

Calificación 8.5/10