Análisis: Overpass para PS4

La gente de Nacon realmente se está tomando en serio su trabajo en el mercado de los videojuegos, más precisamente en el género de los simuladores y la conducción. No sé trata de un género sencillo, ya que uno de los aspectos que más se visualizan son los técnicos, más allá del estilo de jugabilidad que tenga. Overpass es un juego de conducción de todoterrenos, en el que debemos cumplir con diversos desafíos y estrellar en el intento. Se trata de una experiencia entretenida y bastante bien pulida para su género.

Este juego se encuentra desarrollado por el estudio Zordic Racing, en colaborador de Nacon (la nueva denominación de Big Ben) y como premisa nos lleva a qué usemos nuestros vehículos para hacer una carrera a contrarreloj en el que debemos superar decena de obstáculos para llegar en el menor tiempo posible. Aquí lo que importa , más allá de seguir el camino, es el recorrido que se tiene en todo el terreno y el uso de las físicas en relación a tu vehículo. Básicamente vas a atravesar rocas, sectores montañosos angostos, grandes charcos de barro , entre otras cosas. En el modo de campaña, correremos una variedad de carreras marcadas a través de un itinerario, dónde debemos superar múltiples pruebas y desafíos. Aquí nos damos cuenta que el título termina siendo un poco más exigente que cualquier otro juego de conducción, nuestro primer gran desafío es tratar de recorrer subidas empinadas evitando que tú chiche vuelque. Entonces lo primero que debemos aprender es a cómo manejar nuestro vehículo, que mantiene un sistema de control sencillo aunque su dominio requiere bastante trabajo. Las físicas del vehículo son muy tenidas en cuenta para el recorrido de las pistas, y que contamos con diferentes tipos de vehículos , algunos que son ágiles pero poco menos útiles en terrenos difíciles, mientras otros permiten una mejor experiencia todo terreno. Cómo toda carrera, al ir ganando partidas vamos consiguiendo una mejor reputación, lo que hará que tengamos patrocinios útiles para conseguir dinero y mejorar o comprar nuevos equipos . El recorrido es bastante largo, por lo que tenemos una buena variedad de mejorar y la posibilidad de crear torneos propio que nos otorga varias horas de juego.

En cuanto al apartado técnico, podemos decir que el juego se encuentra muy bien trabajado para brindar una experiencia lo más realista posible, y a su vez tener un rendimiento bastante aceptable. Con muchos juegos de conducción pasa que se termina sacrificando algo siempre, o la visual o la jugabilidad, y en muchos pierden ambas. La gente de Nacon se ha afianzado en el campo de la simulación, dejando ahora uno de sus productos más refinados. Overpass rinde bien, aunque no quiere decir que sea fácil de controlar, aquí dependen mucho las físicas de los vehículos, el cómo se encuentra el terreno, entre otras cosas. El manejo es intuitivo hasta el punto que lo requiere, ya que se trata de un juego en el que se debe reforzar la técnica, y porque no un poco de estrategia. La música no es algo de otro mundo pero cumple en seguir la dinámica del juego.

Overpass es un juego que entra en el género de la conducción y la simulación, pero también es mucho más que eso, ya que brinda una experiencia todoterreno que termina siendo desafiante y bastante entretenida.

Calificación 8/10