Análisis: The church in the darkness para Nintendo Switch.

En esta ocasión tuvimos el placer de probar y analizar el juego The church in the darkness para Nintendo Switch. Se trata de un título donde nos infiltraremos dentro de un culto que es trasladado a un punto de latinoamérica. El tema es que en esa infiltración nos encontraremos con un peligro dentro de esta particular comunidad.

Un ex policía decide infiltrarse dentro de una secta que actualmente está ubicada en una selva de algún sitio sudamericano, su misión es rescatar a un familiar que se encuentra retenido. La cuestión es que una vez que llega así comienza a descubrir cosas sobre esta sociedad, y también sobre la persona que fue a rescatar, ya que no se encuentra retenido de la forma que él pensaba. Misterio es lo que el juego nos brinda, primero por su premisa y luego por el planteo de su jugabilidad, que se va transformando a medida que avanzas en la historia. El juego lo comenzamos con el sigilo, que es el aspecto que más define las mecánicas del título. Si bien también podemos optar por la acción y enfrentarnos a todos con nuestras municiones, pero la realidad que no termina siendo una estrategia efectiva para seguir el curso del juego. El principal objetivo del juego es infiltrarse en las cabañas para recolectar datos e información para desentrañar los enigmas de esta sociedad. En nuestra partida, la personalidad de los personajes pueden varias , pasando desde personas que siguen una ideología o que cuentan con un plan malévolo dentro de la comunidad.

La duración del juego es moderada, puede bastar algunas horas para terminar la historia según el grado de dificultad con el que juguemos. Si cómo dato interesante, una vez que terminamos la historia, el juego nos termina contando qué cosa hemos provocado tras nuestro paso y huida por el lugar. Es así que podremos saber cuál fue el grado de daño que causamos o el beneficio que hemos logrado en algunos personajes.

A nivel visual el juego mantiene una estética acorde a la ambientación de la historia, que cuenta con aire a misterio durante toda la partida. La historia de lleva a cabo en conjunto a la jugabilidad, ya que no contamos con mucho contenido de cinemáticas, sino más bien vamos trazando el relato a través de nuestro recorrido. El movimiento de la cámara permite un buen acompañamiento de los personajes, aunque quizá los controles no estén tan bien refinado a la hora de usar objetos. La música es acorde con el estilo de juego y su historia.

The curch in the darkness es una propuesta interesante desde su premisa y los cambios que se presentan en los personajes desde su jugabilidad. Con una base de juego de sigilo, también podremos recorrerlo desde el camino de la acción, aunque ya en ese caso es decisión de como el jugador quiera o le conviene desarrollarlo. Su historia es interesante y cuenta con el ingrediente de misterio que atrae y nos nos deja atrapados durante algunas horas.

Calificación 7/10

Anuncios

Análisis: Solo: Islands of the heart

Análisis de Solo: Islands of the Heart

en Nintendo Switch de Merge Games y Team Gotham

por Agustín Czyrka

Un juego para explorar y Cuestionar tu relación con el Amor

La Historia: El juego busca ser intimista y requiere que te involucres con la historia. El personaje que elijas te representa a vos, y también debés elegir al personaje con el que compartís una relación amorosa (o la falta de una, o buscás la ideal, etc. El juego es amplio y expansivo en no limitarte en este sentido).

Empezás reposando en una silla tranquilo y al poco tiempo descubrís a espíritus de tu mente que te hacen preguntas íntimas y esperan tus respuestas sinceras. No hay respuestas correctas o incorrectas, las cartas y diálogos que recibís durante el juego van a variar según tus elecciones. La idea es generar preguntas, expandirlas y ver otros puntos de vista. Dudar y repreguntar sobre diferentes aspectos de las relaciones amorosas.

Un ejemplo sería: ¿Que sentís en una relación amorosa a distancia? Y las respuestas posibles serian puedo aguantarlo, no lo aguantaría mucho tiempo, podría pero estoy abierto a otras relaciones. Además, el juego siempre va a tratar de explorar más allá de cada pregunta.

Toda la historia gira en torno a la relación con tu amor y la exploración profunda del mismo, en un mundo colorido con animales amistosos que te acompañan en tu camino a través de la mente.

Los niveles: Básicamente es un juego de puzzles dividido en 3 capítulos o fases.
Cada una comienza con un barco que te deja en un Archipiélago, un conjunto de islas que funciona como “un rincón de tu mente que hay que explorar”. Cada vez que resuelvas el puzzle de la isla en la que estás (al encender un faro) despertás un molino de Agua que revela el puente o el pasaje a la isla contigua y te formula la siguiente pregunta.
Los puzzles nos proponen resolver problemas y se centran en acomodar cajas en los lugares correctos para poder atravesar o avanzar. Cajas para subir encima, ventiladores para empujarnos y flotar, puentes para llegar más lejos. Podemos agarrar las cajas manualmente o a distancia, con ayuda de un Báculo Mágico, transportar las cajas al lugar que más nos guste y ubicarlas para resolver el problema.

Las preguntas son interesantes pero nunca pude responder realmente lo que quería, se sentía que las opciones abarcaban los extremos y no siempre me representaban en lo que yo quería responder. Por eso mismo, las cartas que iba encontrando después, y que exploraban más a fondo mis respuestas, representaban mis sentimientos a medias.

Los puzzles se me volvieron repetitivos muy rápido, siendo el puzzle de las sombras dentro de los faros un buen toque de frescura. En algunas islas se nos propone ayudar o alimentar alguno de los animalitos del juego, pero no hay ningún tipo de coleccionable ni recompensa por hacerlo (tengo entendido que esto está pensando así para no distraer de las preguntas profundas).

El control: manejamos al personaje, podemos correr pero no se puede saltar, tenemos una cámara de fotos, una guitarra y un báculo mágico que nos ayuda a completar los rompecabezas que encontremos.

El control de la cámara es libre, pero se vuelve molesto en varias situaciones donde es difícil enfocar lo que queremos, y en las habitaciones cerradas, donde la cámara se vuelve bastante inmanejable.
El 80% del juego se basa en mover cajas de un lado a otro para completar los puzzles. Y el control del movimiento de cajas no se siente cómodo. Llego a cansarme muy rápido. Da la sensación de que está pensado para ser usado con el mouse de la computadora, por lo que con el control de consola se siente incómodo. Muchas veces tenía en mente qué hacer para resolver el puzzle pero el tener que usar el control para lograrlo me bajaba mucho el entusiasmo.
Un ejemplo de situaciones que me molestaron: se reutilizan mucho las mismas cajas una y otra vez, reubicándolas en la siguiente isla para ir subiendo o avanzando cada vez más. Si te caés de la pila de cajas por error o por la cámara, hay que rehacer todo desde el principio, desacomodando todas las cajas de nuevo. También el control del báculo mágico tiene detalles incómodos: te vuelve cada caja a la posición original automáticamente y es fácil equivocarse al agarrar o dejar algo.

El Arte: Los gráficos son muy coloridos y agradables, con una estética de sombreado plano (Cell Shading) que acompaña bien al juego. El diseño de personajes es simple pero agradable, las criaturas y animales que aparecen en la aventura se ven alegres y acompañan el tono del juego. El juego tiene un modo “Cámara de fotos” que nos permite tomar capturas de lo que vemos o sacarnos selfies con los distintos animalitos, y es un plus agradable.

La Música y el Sonido: la música es suave y tranquila, no es muy variada pero es suficiente. El personaje principal tiene una guitarra, con ella puedes tocar 4 acordes diferentes para hacer tonadas muy simples que en breves combinaciones afectan al espacio que lo rodea (cambia la paleta de colores, cambia el clima, etc.)

El port en la Switch: el juego parecía bien (con algunas caídas de cuadros cada tanto) pero se congeló con un error fatal 2 veces en 2hs de juego, y la segunda vez me borró más de 20 minutos de avance en el juego. No puedo recomendarlo en estas condiciones hasta que una actualización lo arregle para nuestra híbrida de Nintendo.

Conclusión: Es un juego original e inclusivo en su concepto, una aventura a través del amor resolviendo tu camino a través del rompecabezas de tu propia mente. Los personajes son agradables y combinan bien con la temática.
Jugué el juego unas 2hs y media con mi novia y la sensación que nos dejó fue que no se sentía una conexión real entre los puzzles y las preguntas. A mi parecer podría ser un buen juego exploratorio sobre la temática del amor, sin necesidad de proponer puzzles para atravesar. Podría quizás potenciar más los diálogos, las opciones, las cartas, los animales, las relaciones, los reflejos, los momentos intimistas; o podría elegir solo el camino de los puzzles y darles un poco más de variedad. Yo me inclino más por la primera ya que la propuesta del juego es original e interesante. Por otro lado, el error fatal que me borró el grabado terminó por dejarme un mal sabor de boca en lo que podría haber sido una aventura para recordar.

Mi nota 6/10

Positivo:
La temática profunda que explora.
Los animales tiernos que dan ambientación.
Las Selfies y la Guitarra.

Negativo:

El Port en Switch tiene errores graves.
Los controles se vuelven incómodos y la cámara molesta.
Siento una desconexión entre los puzzles y las preguntas.
Las preguntas no tienen punto medio.

Reseña escrita por Agustín Czyrka

Reseña: Desvestida

El lunes pasado tuvimos el placer de asistir a la función de la obra Desvestida en el teatro borde, por el barrio de Palermo. La realidad es que la obra es una muy buena alternativa para arrancar la semana con una sonrisa, si estás medio desganado porque recién arranca tu semana laboral, andá a verlos a ellos, que tienen toda la energía para hacerte disfrutar con un musical divertido y con mucho color.

Nuestra protagonista es una treintañera que está pasando por muchas situaciones estresantes. No tiene mucha suerte en las relaciones, tampoco en la forma que se llevan a cabo las citas en la actualidad (Por ejemplo Tinder) y siente muchas presiones por parte de su madre que la somete al hostigamiento para que consiga un marido y quede embarazada. Como no puede ordenar sus emociones acude a una terapista a la que le va a contar sus problemas, y dónde el espectador presenciará los pesares de esta muchacha. Toda esta historia se lleva a cabo de una forma humorística en todo el recorrido, pero que también deja lugar para el aprendizaje, sobre como debemos convivir con los colores de nuestras emociones, que no hay que reprimirlos, simplemente ordenarlos..

La obra cuenta con un gran trabajo actoral, donde cada uno de los intérpretes tiene su presencia durante la obra, y es repartido el protagonismo de ellos. Si bien también es necesario aclarar que el papel principal interpretado por Gilda Arteta, como Betiana Pérez, acapara la atención durante todo el espectáculo, durante toda la obra la vemos reír, cantar, y también sufrir, y es en ese conjunto de estadios y emociones donde el espectador puede sentirse identificado. Los temas a tratar, como las apps de citas, el uso de las redes sociales y la lucha contra las actitudes machistas en las relaciones, son temáticas muy actuales y reales. Si bien todos los actores en escena cumplen su rol con mucha efectividad, hay que dejar un destacado especial que es para la actriz Mariana Cuyas, quién se roba muchas risas en cada escena que aparece como la psicóloga de nuestra protagonista.

La composición musical es más que adecuada a la historia, un relato que tiene mucho color y que es muy variado en sus ritmos. Las letras acompañan de manera armoniosa al relato, aunque también tenemos momentos para bailar un poco de reggaeton en nuestras butacas.

Para terminar , toca felicitar a todo el equipo que hace Desvestida, que logra darnos un momento de mucha alegría en un día al que muchos nos cuesta arrancar la semana. Como dato a destacar, la obra ha agregado funciones en el mes de agosto, así que no hay excusas para salir al teatro y divertirse con este bonito musical.

Elenco:

Gilda Arteta, Mariana Cuyás, Pedro Bas, Victoria Roshen, Lucía Cáceres, Iván Madrid, Lucía Martinovich, Yvonne Lavigne, Azul Cariola, Ayelén Leyes, Melina Fernández, Sergio Martínez, Federico de Elias Bevacqua y Enzo Andrade.

Texto, música y letras: Jose Tramontini y Sergio Trevisonno.

Backstage: Natalia Giudice.

Diseño de imagen: Federico de Elias Bevacqua.

Fotografía: Yvonne Lavigne.

Diseño y realización de vestuario: Romina Ivanoff.

Prensa: Daniel Falcone.

Asistencia de dirección: Guido Ceriani.

Producción ejecutiva: Maru Galluzzo.

Coreografías: Sergio Trevisonno.

Dirección musical y vocal: Jose Tramontini.

Dirección general: Romina Groppo.

Análisis: FIA European Truck Racing Championship para PS4

De la mano de Big Ben nos llega un juego de conducción que nos presenta un campeonato de carrera de camiones. Lo que podía ser un título más del género, este juego se destaca por su jugabilidad y su notable apartado gráfico. En este campeonato contamos con varios circuitos y conductores para pasar un buen rato frente a la consola.

Puede que para el consumidor de videojuegos, la carrera de camiones no sea una de las experiencias más populares. En ese caso estamos acostumbrados a títulos de automóviles ostentosos, con una jugabilidad que reclama mucha velocidad. La realidad que en ese caso , no estamos tan lejos de eso, porque existe un gran dinamismo en sus partidas, aunque su composición sea un poco más conservadora. El título mantiene un control bastante intuitivo dentro de la pista, pero si hay que estar atento al uso de los frenos , su temperatura y el mantenimiento del mismo. Su jugabilidad es fácil de controlar, requiere algo de tiempo para su dominio, pero en términos generales es bastante satisfactoria la experiencia, contando con numerosas pistas y contenido desbloqueable mediante el progreso.

A nivel gráfico, si bien es necesario comentar que es una producción un poco más modesta, si la comparamos con los ostentosos juegos de conducción, el juego mantiene apartado visual que resulta notable, sobre todo en la composición de los vehículos. Las pistas suelen ser un tanto similares entre si, varía el recorrido de ellas, se ha tenido mucha más atención en los detalles de los camiones, que son los protagonistas del juego. La música también es un punto a destacar, ya que cuenta con una banda sonora variada y que está muy acorde a la ambientación del entorno de las competencias.

Teniendo la posibilidad de jugar en modo local u online FIA european truck championship regala muchas horas de juego, quizá es difícil de determinar según el uso y rejugabilidad que le dé el usuario. Además de su modo carrera, el título cuenta con un menú de personalización de juego, para que podamos configurarlos con nuestras preferencias.

Big Ben nos brinda un buen juego de conducción, con una premisa que no está muy explotada en los títulos de carrera, que son las competencias de camiones, con una jugabilidad intuitiva y refinada, nos regalan un entretenimiento efectivo. A nivel visual es un juego que sin sorprender, resulta efectivo en toda su composición.

Calificación 8/10

Golpes a mi puerta

En el CELCIT, en el barrio de San Telmo, el jueves 8 de agosto, asistí a la función de prensa de la obra teatral Golpes a mi puerta, con dirección de Dora Milea y libro de Juan Carlos Gené.

Una fría noche, en la calle, mientras en el CELCIT, una pieza de alto voltaje, donde la actriz Patricia Palmer, como nos tiene acostumbrados, en un despliegue actoral destacable y junto a un elenco que no se queda atrás: María Marta Guitart, Pablo Caramelo, Rodrigo Alvarez, Silvina Muzzanti, César Repetto, Leandra Rodríguez, Jorge Duarte y Lucas Méndez.

La historia se desarrolla en un momento de opresión, no importa dar nombres de lugares, ni fechas, porque la situación descripta al inicio, se parece a muchas que se han vivido en algún país de Latinoamérica, se refiere a tristes épocas donde las calles están patrulladas, hay un régimen despótico en la que el Estado comete abusos de poder. En medio de esa situación, dos monjas, Ana y Úrsula, dos mujeres que creen en la religión que profesan hasta sus últimas consecuencias. En la zona donde ellas viven, se aparece un supuesto subversivo, que para evitar ser atrapado, ha entrado a esconderse en la casa donde habitan estas dos mujeres, confiado en la protección que podría dar la iglesia, que está exenta de requisa. No vamos a contar más, porque lo interesante son los diálogos de los personajes, la presión sicológica, luchar contra el sistema y pensar que se lo puede evadir y en el trasfondo, están las decisiones de cada uno de los protagonistas de esta historia, quienes deberán evaluar si son capaces o no, a renunciar a sus principios, jugándose en la decisión a perder la vida propia o arriesgando la integridad física de las personas más cercanas.

Los domingos a las 19 hs., no se la pueden perder, los espera en el CELCIT, esta obra fuerte, intensa, donde la trama captura la atención del espectador desde el momento cero, quien va acompañando a este viaje que golpea todo el tiempo con el miedo y un desenlace, que está a tono con el desarrollo y que resuelve planteos morales y éticos.


Reseña Diana Decunto – inboxmatutino@gmail.com

Crítica: La noche de las nerds

Por Macarena Maidana

Dos amigas: Amy y Molly tendrán un golpe de realidad en la víspera de su graduación cuando descubran de todo lo que se perdieron al perseguir el objetivo de las mejores notas de su clase. Decididas a recuperar el tiempo perdido, planean vivir 4 años de diversión en una sola noche.

Olivia Wilde da el paso detrás de las cámaras y estrena su ópera prima, Booksmart: La noche de las nerds.
El reparto incluye a Beanie Feldstein (Lady Bird, Buenos Vecinos 2), Kaitlyn Dever (Beautiful Boy), Diana Silvers (MA), Billie Lourd (Star Wars El Despertar de la Fuerza, Star Wars Episodio VIII), Jason Sudeikis y Lisa Kudrow , entre otros. Como dije al principio, está dirigida por Olivia Wilde y escrita por Emily Halpern, Sarah Haskins, Susanna Fogel y Katie Silverman.

Amy (Kaytlin Dever) y Molly (Beanie Feldstein) son mejores amigas desde que tienen uso de razón, las típicas nerds a las que nos tienen acostumbrados las películas.
Nunca se interesaron por asistir a fiestas o hacer lo que generalmente se hace a esa edad. Su preocupación era sacar buenas notas para aplicar, cada una, a la Universidad de sus sueños.
Pero en la víspera de graduación, Molly se entera que el resto del curso pudo hacer ambas cosas : fiesta y estudio; lo que la obliga a caer en una reflexión un tanto exagerada: recuperar cuatro años de fiesta en una noche.
En el transcurso de la noche, Molly y Amy también se exponen a una lección sobre la importancia de esa primera amistad, el amor y muchas primeras veces.

Puede ser que pise en falso en varias escenas cargadas de clichés y chistes fáciles, pero no se puede decir que Olivia no hizo un impecable trabajo, ya que, decide jugar con “las apariencias engañan”. El cine nos tiene acostumbrados al plot twist fácil en lo que a películas de adolescentes confiere : la chica nerd se enamora del popular y la porrista del mejor amigo; bueno nada de eso pasa y es lo que atrae de la cinta y el guión.

Booksmart no está dirigida a un público que supere los 30 años, me animo a decir, con algunas excepciones.
Aunque las protagonistas sean las estrellas de la película, las sorpresivas revisitas de Gigi (Billie Lourd) a ellas, son las que logran el clima cómico a lo largo de la historia.
Sin ir más lejos ni entrar en detalles, es una lástima que llegue tan tarde a nuestras salas, porque de verdad se posiciona entre lo mejorcito en lo que va del año y es una espectacular debut para la joven directora.

Calificación 8.5/10

Reseña: Buena presencia

La obra se presenta a sí misma como una crítica social al capitalismo feroz que impera hoy en día en el occidente. La puesta retrata particulares situaciones que se gestan en el interior de una empresa, sintiéndose de trasfondo, y por momentos, sonidos de disparos provenientes de una guerra que toma lugar paralelamente, que pone de manifiesto las tensiones y malestares sociales producto del estado político y económico de entonces.

Los personajes, infantilizados, exagerados al punto de parodiarse a sí mismos, se disputan una batalla de valores, creencias e ideales, existiendo dos posturas: aquella que defiende al capitalismo como promesa de un futuro mejor a base de trabajo y esfuerzo, mientras que por otro lado, representada en un único personaje y hacia al final en otro más, está aquella que se muestra desilusionada, estafada por invertir toda la vida en algo que nunca pudo llegar para ellos.

La obra intenta transmitir un mensaje serio, crudo sobre una situación vigente que atraviesa gran parte de la sociedad, pero genera extrañeza que utilice la comedia como recurso para ello, ya que le resta fuerza a la crítica que se intenta hacer. Por otra parte, si bien el planteo argumental no es complejo y fácil de seguir, por momentos se pierde el ritmo, habiendo secuencias vacías de importancia argumentativa. Esto puede ocasionar cierta dispersión en el espectador, sin embargo, la calidad actoral de todos los que participan de la puesta (destacándose especialmente Nacho Gadano y Manu Fanego) hace que la experiencia sea llevadera.