Crítica: Lamb

Lamb (Valdimar Jóhannsson, 2021, Islandia)

El cine islandés está repuntando. Esta industria es pequeña y poco reconocida pero se está asociando con Suecia, su país más cercano, para poder producir películas interesantes, con una impronta folklórica estupenda.



Lamb es el primer largometraje de Valdimar Jóhannsson, escrito por Sjón, protagonizado por Noomi Rapace y Hilmir Snær Guðnason.

Para contar una premisa, es similar a relatar el tráiler el cual delata muchas cosas: Una pareja sin hijos que vive en una zona rural a kilómetros de la capital, adopta a un cordero antropomorfizado, esta bendición para ellos terminará siendo su condena a medida que pase el tiempo.

Lamb es una película fría pero enigmática, estas dos características están muy presentes en el cine nórdico también las personalidades distantes e inexpresivas. Este filme tiene una belleza rara. Los sucesos son extraños pero causan mucha intriga, también un horror psicológico que llena de tensión y misterio. Noomi Rapace es quien nos deleita en este filme hablando en islandés, su perfomance es sereno pero también calculador.

Lamb se vuelve onírica y fantasiosa pero en justa medida, si bien el resultado final nos deja con más preguntas que respuestas pues toda la trama es absolutamente intrigante, es una experiencia única que seguro nos hará mirar con terror a los corderos. Por cierto, el póster oficial es similar a la foto promocional de The Silence of the Lambs con Jodie Foster cargando un cordero.

Calificación 8/10

Escribió Sebastián Arismendi para La Butaca Web

Instagram: cachalote94