Teatro: Crítica de BEATNIK

Hubo un movimiento que irrumpió en EE.UU. a fines de los ´40 y que entre sus
influencias tenía el nihilismo, la absoluta falta de fe en el ideario político de cualquier tipo y color, los mandatos culturales establecidos. Ese movimiento
contracultural se denomide “Generación Beat”, y se los llamó “beatnicks”de quienes lo integraban, como una forma despectiva de señalarlos.

BETI

 

Sus principales y originales cultores: Jack Kerouac, William Burroughs, Allen
Ginsberg, Lucien Carr, David Kammerer, partiendo de la literatura, y más específicamente de la poesía, abrevaban en el uso de alucinógenos. con la justificación de expansión creativa, escritura automática, una liberalidad sexual explícita, alcohol, mucho alcohol, una mirada desdeñosa del “american way of life”, una apatía lúdica, juguetona hasta el límite de la violencia y todo, todo con la música de jazz como leitmotiv de sus postulados.
“En el camino”, de Kerouac, “El almuerzo desnudo”, de Burroughs (ambas adaptadas al cine por Walter Salles y David Cronenberg, respectivamente), “Aullido”, de Ginsberg, son algunas de las producciones del movimiento.
Se puede especular que la Generación Beat, golpeando las puertas del cielo de
una cultura americana, centrada en el concepto de propiedad y bienes de
consumo, será la vanguardia del hippismo, de la cultura rock y del replanteo de valores que los vientos de la Segunda Guerra, mostró como endebles para construir el supuesto mundo ideal.
La puesta en escena de Osvaldo Laport, basada en el texto de Francisco
Scarponi, se plantea como una serie de estampas, misceláneas de ese grupo de
amigos, decadentes y sofisticados, tan ilustrados como soeces, que comparten
ideas en común y una mirada peculiar sobre la vida.

El elenco trabaja con corrección. A tener en cuenta son algunos de los monólogos de los personajes: muestran los estados del inconsciente, sus debilidades, sus fortalezas. El de la actriz, Florencia Prada, que interpreta a Joan Vollmer, es potente y clarificador de las fisuras del movimiento.
La escenografía grafica la bohemia y leve sordidez que propone la estética
asumida, casi siempre envuelta en la bruma del humo de cigarrillos, que adjudica un dato que caracteriza a los personajes y alude a una metáfora de los sucesos: siendo escritores, ¿Qué es realidad? ¿Cuánto hay de ficción?
La dirección de Osvaldo Laport es criteriosa y resolutiva, para dar cuenta de la historia de este grupo de disconformes beatnicks.

ELENCO  
Joan Vollmer – Florencia Prada
Allen Ginsberg – Nahuel Mutti
Jack Kerouac –  Alejo Ortiz
William Burroughs  – Rodrigo Esmella
Lucien Carr  – Sebastián Francini
David Kammerer –  Martin Urbaneja
FICHA TÉCNICA
Producción General: Francisco Scarponi – Osvaldo Laport
Asistente de Producción: Mathias López
Diseño de Escenografía: Osvaldo Laport
Diseño de Iluminación: Osvaldo Laport
Diseño  de Vestuario: Zia Margaret
Utilería: Lucas Cosma
Community Manager: Agustín Medina Vives
Fotografía: Lissandro Kaell
Video y realización: Emanuel Aranda
Prensa y comunicación: Tommy Pashkus Agencia
REDES SOCIALES
Facebook @BeatnikArgentina
Twitter @Beatnikarg
Instagram @Beatnik.arg
Funciones: todos los jueves a las 21.30 hs.
TEATRO LUDÉ: Montevideo 842, C.AB.A

A. R. Belano

Anuncios

Deja un comentario