Crítica: Paraty, de Lukas Bärfuss

El viernes parecía que se iba a caer el cielo, cada vez se levantaba más viento frió que aproximaba esa lluvia. No tenía muchas ganas de salir, pero el teatro me esperaba. Llegué a mi amado Cultural San Martín, pero esta vez no para ir a clases. Entré a la Sala Alberdi, en donde me recibió la voz inconfundible de Dylan, cantando Not Dark Yet, y supe que al menos por eso, ya algo estaba bien.

Una pareja al borde del divorcio discute con fervor sobre con quién dejar a su pequeña hija el próximo fin de semana. En el medio de esta pulseada, la única solución parece ser dejar la niña en manos de Ale, un adolescente de confianza dudosa a punto de irse a Nueva York a estudiar cine.

Vera y Miguel son una pareja separada, de clase media alta, están por divorciase y tienen tenencia compartida de su hija de 7 años, Rebeca. Vera es una psiquiatra que tiene planeado un viaje de descanso con su nuevo novio a la isla brasilera Paraty. Miguel es un medico que tiene un congreso en el cuál luego de tantos años de preparación, presentará su implante de oído, lo cuál le daría un giro en su carrera, eso hace que ninguno pueda cuidarla el fin de semana, ya que ambos viajan y no pueden llevarla. La niñera se encuentra enferma, y la única opción inmediata que tienen es dejarla al cuidado de Ale, un adolescente de 19 años, amante del cine, hijo de la amiga de Vera, quién está dispuesto a cuidar a Rebeca, para así poder juntar dinero para su viaje próximo a realizar a Nueva York .Miguel no está de acuerdo con esa situación, no concibe la idea de dejar a su pequeña en manos de un adolescente, por lo cuál cada uno le hace una pequeña entrevista informal, ella le da indicaciones sobre los cuidados que deberá tener, y él lo indaga para ver si logra descubrirle un perfil perverso, Ale consigue manipularlos y aprovechar la situación para sacarles más dinero y aprovechará este fin de semana para filmar una película que tiene a  Rebeca como protagonista. La ficción se les escapa de la manos, no logran diferenciar ficción de realidad y mientras la pequeña juega Pipi Calzaslargas, sufre un grave accidente.

Una proyección en una de las paredes de la casa, nos va marcando los tiempos que van atravesando los personajes. La ocupación de los muebles, y la falta de los mismos a medida que avanza la obra, comienza a dar la sensación de desolación, el hogar se desintegra. Cada personaje va decayendo, los fuertes se hacen débiles y vulnerables, se desbordan, mientras Rebeca sigue en el hospital.

Escrita por Lukas Bärfuss, con la dirección de Cecilia Bassano y Carla Pantanali  llevan a cabo una obra que explora diferentes aspectos de la escena cotidiana familiar, pero fundamentalmente aborda y hace hincapié del mundo individualista, de cómo sin querer se descuida el bien común para lograr la realización personal, sin importar las consecuencias que esto puede tener. Una obra que nos invita a reflexionar sobre la sociedad actual.

Agenda:
Estreno: Viernes 4 de agosto,  22h
Funciones: Viernes y sábados de agosto y septiembre,  22h
Reservas: 4374-1251 al 59
Espacio: Centro Cultural San Martín, Sala Alberdi.Sarmiento 1551
Entrada: $130
Webwww.elculturalsanmartin.org

Ficha Técnica:
Autoría: Lukas Bärfuss (Traducción y adaptación de “Málaga” por Cecilia Bassano)
Dirección y producción: Cecilia Bassano / Carla Pantanali
Elenco: Carla Pantanali, Pablo Caramelo, Julián Infantino
Escenografía: Magali Acha
Asistente de Escenografía: Vanesa Giraldo
Sonido: Carla Pantanali
Vestuario: Emilia Tambutti
Asistente de vestuario: Daniela Samponi
Iluminación: Matías Sendón
Fotografía: Sandra Cartasso
Prensa: Octavia Comunicación
Julieta Ale

Anuncios

Deja un comentario