Critica : Ninfa, de Bianca Lerner

Ninfa, de Bianca Lerner, es un proyecto que resultó ganador de un concurso de tutorías organizado por La Bienal de Arte Jóven, cuyo premio consistió en el asesoramiento, acompañamiento y financiamiento del proyecto para su puesta en escena y estreno en el Festival de la Bienal. Si bien la figura de la ninfa es una de las más recurrentes en la danza clásica y personifica el estereotipo de bailarina como ser mágico, asexual, humanoide pero irreal, lo que se presenta en esta obra es otra especie híbrida de ser de la naturaleza, en controversia con su título.

Entramos a la sala y vemos piernas. Piernas y pieles. Piernas y pieles iluminadas por luces ocre, tenues, medio en penumbras, allá al costado una rama. De fondo ruidos perturbadores. Y con pieles no quiero decir pieles humanas, sino abrigos de piel animal sobre las pieles humanas. Cinco féminas danzan frenéticamente al son de la música electrónica con movimientos repetitivos, descontextualizados, de reminiscencia bestial. Hay un salvajismo explícito en la coreografía que nos llama a volver a lo primitivo de lo humano, a lo animal de lo humano. Nos recuerda nuestra pertenencia al reino animal, pertenencia que hemos olvidado en este pre-apocalipsis de la humanidad en el que vivimos.

Esta crítica se deja entrever especialmente en un fragmento en dúo, en el que se exhibe la incapacidad humana para vincularse con el otro, la torpeza. Lo que, pensando rápidamente, podríamos describir como animalidad es, en realidad, un rasgo típico de la humanidad que, inmersa en la contemporaneidad mediatizada, se ha alejado de la organicidad. Además, en otro fragmento se ve claramente una burla a los movimientos “civilizados” que muchas veces realizamos como si nos fueran naturales, cuando en realidad no son más que imposiciones codificadas. Será quizás que lo que diferencia al ser humano del animal,
su capacidad de raciocinio.. ¿Nos está alejando de lo verdaderamente inherente a nuestra
naturaleza.

Formalmente, es una obra muy atractiva en lo visual, tanto escenográficamente como a
nivel coreográfico. Utilizando como base formaciones de danza tradicionales: grupo/solista, dúos, filas rectas/diagonales, así como elementos tanto de la danza moderna como de la
postmodern dance, como la repetición obsesiva de pequeños movimientos no codificados, no simbólicos, se presenta como una obra de experimentación coreográfica pero evidencia un gran trabajo previo.

Los momentos grupales son de gran riqueza visual, ya sea en aquellos unísonos orgánicos o en los fragmentos más aparentemente desordenados, donde cada cual atiende su juego. La paridad de las intérpretes hace que no sepamos a quién mirar, ya que todas ellas
igualmente talentosas, llaman nuestra atención.

Este resultado no sería posible sin los otros elementos formales que completan la obra: su escenografía austera pero sugerente, la música sórdida e incómoda y la iluminación justa, perfecta, aurática. Claramente es un trabajo bien hecho, el resultado de un equipo jóven pero coherente.

Sinceramente no me resulta fácil encontrar obras de danza contemporánea que me gusten tanto como me gustó Ninfa, una obra que no se esfuerza por buscar originalidad tanto como por decir algo interesante a la vez que juega con un lenguaje
experimental. Quizás la conclusión sea que el arte contemporáneo no debería ser tan original como debería ser relevante.

Funciones: jueves, 21:00 hs. (hasta el 7 de diciembre)
Lugar: Teatro El Kafka (Lambaré 866, CABA)
Entradas: $180 | Desc. jubilados y estudiantes.
Reservas: 4862-5439 | Alternativateatral
Duración: 50 min.

Ficha técnica
Dramaturgia: Bianca Lerner
Elenco: Natali Lisman, Pamela Melina Juri Dayan, Daniela Garcia, Fabiana Paisani y Marisol Moreira.
Asistencia coreográfica: Natali Lisman
Música original: Dylan Lerner
Grabación y sonido: Velozet Studio
Foto fija: Adan Jones
Video: Nítido
Diseño de luces y técnica: Javier Drucaroff
Escenografía: Rodrigo Gonzales Carrillo
Vestuario: Rodrigo Gonzales Carrillo & Pieles ROXY.
Prensa: Octavia Comunicación
Producción: Daniela García
Asistente de dirección: Salomé Bazán Rochaix
Dirección: Bianca Lerner
Tutoría: Luis Cano
Colaboración artística: Rubén Szuchmacher y Andrea Servera.

Sol Grünschläger

Anuncios

Deja un comentario