Crítica de “Rampage: Devastación”

Crítica de Agustín Villegas

Los kaijus llegan al genero comedia…

Cuando anunciaron que ‘RAMPAGE’ iba a ser parte del golpeado club de videojuegos llevados al cine me quede como si estuviese en un sueño en estado de coma. Pase horas jugando a este arcade, viajando de ciudad en ciudad lastrandome a sus habitantes y bajando edificios a trompada limpia en compañía de esos monstruos poseedores de carismáticos diseños e hilarantes expresiones caricaturezcas.

Para dejarlos mejor posicionados voy a contarles un poco de que va la historia del juego. Midway Games llevo a cabo el primero de todos en 1986, titulado lisa y llanamente ‘RAMPAGE’, el cual fue desarrollado para Atari, Nintendo Nes y, principalmente, para máquinas arcade. La idea consistía en seleccionar a una de las tres bestias protagonistas (el gorila George, el lobo Ralph y la reptil Lizzy, presentes en la película) para ganar puntos destruyendo edificios, autos, aviones, helicópteros e inclusive comiendo civiles, policías, militares y hasta las pertenencias de los departamentos afectados por los golpes. La idea era atractiva, por lo que once años despues la compañía se embarcó en sacar una trilogía de juegos en forma de reboot, que consistía en los subtitulados ‘WORLD TOUR’, mí favorito y el mejor para sacar la ira, el ‘UNIVERSAL TOUR’, que agregaba ciudades en la luna y el ‘TROUGHT TIME’, que permitía a un nuevo elenco de bestias viajar en tiempo y devastar ciudades históricas sin ningún tipo de piedad. Un tiempito despues, en el 2006, la empresa lanzó otro reboot algo inferior para Playstation 2, Nintendo Gamecube y WII, subtitulado ‘TOTAL DESTRUCTION’ que seguía teniendo buenas ideas pero no era comparable con la simpleza y el carisma de las primeras tres entregas. El humor negro y diseños exageradamente caricaturizados le dieron al título una personalidad única que fue bastante infravalorada a través del tiempo. La historia solía ser siempre la misma, un experimento en la empresa Scumlabs sale mal (una vitamina nueva, intoxicación por una nueva hamburguesa o un lago radioactivo) y unos humanos se convertían en unas divertidas abominaciones en forma de animales gigantes antropológicos que eran capturados por humanos y rescatados por monstruos a medida que iban sucediéndose los juegos. Pero estamos acá para hablar de lo que fue la película, por lo que voy a dejar de irme por las ramas.

El argumento del film sigue a David Okoye (Dwayne ‘The Rock’ Johnson), un primatólogo ex jefe de una unidad contra la caza furtiva fuera de Ruanda que tiene una amistad especial con el gorila albino George. La cosa se complica cuando, tras la explosión de una estación espacial dedicada a investigaciones experimentales de una perversa corporación, unos extraños artefactos caen en distintas partes de Norte América, causando que tres animales comunes y corrientes, entre ellos el simpático George, se conviertan en unas indestructibles criaturas gigantes dispuestas a destrozar todo lo que ven a su paso. Para detener ésta locura, Okoye se une a la Doctora Kate Caldwell (Naomie Harris), ex ingeniera del programa genético que originó el peligroso suero y a Harvey Russell (Jeffrey Dean Morgan), un irónico agente gubernamental con una actitud de acero.

Para ser francos, el juego original no se trataba de un ‘HALF LIFE’ en aspectos narrativos, por lo que los cambios en el concepto central de la historia (como que las bestias sean animales gigantes y no humanos mutados) no se me hicieron tan difíciles de digerir a medida que la película iba transcurriendo. Apenas salió el trailer me lamenté por la oportunidad que el estudio estaba perdiendo en llevar a cabo un film de monstruos tan generico, y si bien los diseños de las criaturas lo son, el humor negro y retorcido de la obra original se terminó aplicando parcial pero cómodamente al resultado final del film.

El hecho de que la película ponga el enfoque protagonista en los humanos y el enfoque antagonista en los animales fue lo que le bajó unos pares de puntos a la idea. Los monstruos pudieron haber tenido una personalidad que lidere con la historia de una forma mucho más innovadora al tratarse de una comedia, sin ser limitados a aparecer solamente en escenas de acción y destrucción. Banco a Dwayne Johnson desde siempre, puede que sea un actor medio pelo pero tiene un carisma infinito que le hace sostener cualquier producción, la amistad que tiene con el gorila George es lo mejor que nos dejo la película junto a los efectos especiales. Mailin Akerman y Jake Lacy interpretan a la dupla de villanos principales del film, unos hermanos totalmente opuestos pero que tenían como denominador común la tenencia de la empresa culpable de todo el quilombo. Ella es una sociopata capaz de mantener la calma en las situaciones de más presión y el es su contraparte, un cobarde que ya no sabía como lidiar con los pecados de su empresa.

La dirección, a cargo de Brad Peyton, no es algo del otro mundo, pero supo encaminar la película de una forma más que aceptable. Las escenas de acción están bien construidas y los escenarios de destrucción son atrapantes y creíbles. Me gusto ver una cantidad tan grande de efectos especiales en un entorno diurno, eso habla muy bien del laburo técnico de éstos. El guión no tiene que ser analizado demasiado, tiene errores que se perdonan debido a la naturaleza de la idea. Estamos ante una película hecha para entretenerse sin pensar demasiado.

“RAMPAGE – DEVASTACIÓN” es una película divertida, graciosa y simpática. ¿pudo haber sido mejor? Totalmente, pero el resultado final fue algo que es digno de verse al menos una vez para distenderse un poco de la cruel realidad.

Calificación 7/10

TITULO ORIGINAL: Rampage

ACTORES PRINCIPALES: Dwayne Johnson.

GENERO: Ciencia Ficción, Acción.

DIRECCION: Brad Peyton.

ORIGEN: Estados Unidos.

DISTRIBUIDORA: Warner Bros

ESTRENO: 12 de Abril de 2018

107 Minutos

Anuncios

Deja un comentario