Reseña: Edipo Rey

Edipo Rey” (Sófocles 496/406 aC.) es una de las tragedias griegas fundantes del teatro occidental. Citada en la “Poética” de Aristóteles; en “El nacimiento de la tragedia” de Nietzsche; analizada por S. Freud y con cientos de versiones, desde Pasolini a Stravinsky, de Cocteau a The Doors. Sin la menor de las dudas y con potencia insoslayable (por sutil y por profano), atraviesa el núcleo de
nuestra cultura como pocas producciones del hombre hayan podido hacerlo.

Lo que se cuenta es lo siguiente: Layo, rey de Tebas, consulta al oráculo de Delfos (hoy sería un terapeuta, un asesor de inversiones, un sacerdote, todo eso junto) y éste le vaticina que sería asesinado por su propio hijo. Cuando Yocasta, su mujer, da a luz a su primogénito, Layo ordena atar los piés del niño y arrojarlo al monte Citerón a que espere su destino, el único posible, su triste final.

Ese niño se llamaba Edipo.

Pero el esclavo que lo trasladó se apiada del niño y lo entrega a un pastor de otra tierra, y éste lo da a los reyes de Corinto que no podían tener descendencia, que lo crían como un príncipe. Una vez ya un hombre, escucha un chisme, una infidencia, y decide consultar al oráculo sobre su origen. El oráculo le brinda una cruel respuesta: que mataría a su padre y desposaría a su madre. Horrorizado por tal posibilidad, Edipo huye de Corinto para escapar a tal destino expuesto, una fuga desesperada hacia adelante, a la construcción de su destino, a su tiempo y a su historia, en sus piés, en su voluntad, en su espada. hasta que, en un cruce de caminos…

Edipo era feliz cuando más ciego de su origen era. Y cuando vió todo, fué infeliz. Cruel y bella metáfora, que nos habla de lo divino, de lo profano, de mariposas volando hacia el sol, de la arrogancia del conocimiento, de la brutalidad de la ignorancia, del hombre. Y del destino.
La puesta en escena propuesta por Jorge Vitti es despojada: telas a fondo de escena como columnas y una pequeña banqueta escalonada que hace las veces de púlpito. El tratamiento de la luz acompaña el criterio de la puesta, con puntuaciones que permiten clarificar el relato, que en su manifestación en conjunto tiende al ascetismo. El coro es expresado mediante música de rap y el vestuario, contemporáneo. La adaptación del texto, acerca su estilo al decir de hoy y aporta a la idea general de la puesta.

Las actuaciones, siendo correctas, no alcanzan puntos más altos, debido al
planteo de distanciamiento propuesto para la proyección del discurso escénico. Lo que permite que el espectador observe el mecanismo, sin involucrarse completamente. Una dosificación más meticulosa de éste dispositivo podría realzar aún más el trabajo del elenco. Hablamos de sutilezas, por supuesto, ya que la obra de Sófocles es un Everest, cuyas alturas pueden marear y perder el sentido del destino: de tan claro que se ve, puede emborrachar la mirada. Un texto para aventureros.

La propuesta es digna de ser acompañada.

Ficha Técnica
Elenco:
Fabian Vena: Edipo
Natalia Lobo:  Yocasta
Alfredo Castellani: Creonte
Willy Lemos: Tiresias
Juan Carlos Ricci: Mensajero de Corinto
Cutuli: Criado de Layo
Gus Bassani: Corifeo
Alejandro Gallo Gosende: Mensajero de la casa  
Coro Municipal de Camara Ernesto Storani de Lujan con la dirección de Santiago Rosso
Voz de rap:  Inti Rap
Producción Ejecutiva: Fiorella Camji
Asist. Producción: Fiorela Gianuzi
Prensa: Tommy Pashkus Agencia
Fotografía :Guido Adler
Comunicación visual CCC : Claudio Medin
Diseño de vestuario: Natalia Queirolo
Diseño de sonido : Gerardo Boglioli
Diseño de iluminación: Gonzalo Córdova
Asistente de Dirección:  Fiorella Camji
Versión y Dirección : Jorge Vitti
Funciones: Viernes y sábados – 22:30hs
Centro Cultural de la Cooperación, Sala Solidaridad (Av. Corrientes 1543).
Entradas: Desde $300



A.R. Belano

 

Anuncios

Deja un comentario