Crítica: Las estrellas de cine nunca mueren

Crítica de Fernando Benitez

Este largometrage de Gloria Grahame (Annette Bening), una veterana actríz, con un pasado de diva lleno de fama y glamour, pero también con huecos oscuros, transcurre en dos tiempos diferentes en su mayor tiempo en Gran Bretaña, pero tambien en Los Angeles y Nueva York. Cuando en el mundo del teatro y cine para una mujer madura deja de ser “la chica bonita” y donde cuesta mas conseguir un buen papel, conoce a Peter Turner (Jamie Bell), un joven poco experimentado entrando al mundo artístico y a las tablas, y la otra parte, años después de la separación amorosa de ambos.

El trabajo de Paul McGuigan como director de este trabajo, quiere mostrar una actríz con sus momentos esplendorosos que tuvo en su vida, pero mas en detalle, su decadencia. Por otra parte tambien el amor que encontró con un joven muchos años menor que ella y los conflictos y virtudes que podría haber en una pareja distante en el sentido de los años. Egoísmo, errores, mentiras aparecen en esta película, en donde esto íltimo podría ser por una buena causa depende el punto de vista.
Bella Turner (Julie walters), hace de la madre de Peter, quien juega un papel importante, trabajaron juntos en la famosa pelicula Billy Elliot, ella en el papel de maestra y el de bailarín. Debemos suponer que conectarse no debio ser problema entre ellos para hacer de madre e hijo respectivamente.

Para terminar es una buena película ambientada en los 70 con un buen guión, mostrando un amor, capas para algunos inaceptables, pero para otros lo ven como felicidad donde los años no tienen nada que ver

Calificación 7/10

  • Actores:Jamie Bell, Annette Bening
  • Director:Paul McGuigan
  • Fecha de estreno: 26 de Abril de 2018
Anuncios

Deja un comentario