Reseña: Preciosa Ridiculez

He vuelto a un teatro que siempre me da gusto pisar y se llama El Damero. Me gusta porque siempre se ha tenido un buen recibimiento desde que uno llega por parte de Gina Picirilli, directora y dramaturga, que hace de este espacio su casa y también la del espectador. Luego de asistir a su nueva propuesta llamada preciosa ridiculez he quedado encantado en la forma que hace y deshace con su teatro. La obra en cuestión se trata de una comedia que se mete en el teatro dentro del teatro, que adapta a molière y sigue el curso de su preciosa locura.

Una compañía teatral se dispone a hacer la función de “Las preciosas ridículas” de Molière, pero hay una actriz que faltó y el director, que también actúa, entiende que “el show debe continuar” y la función se hará de todos modos; con amantes, ex esposas, ausencias y revanchas. “Preciosa Ridiculez” refleja el espíritu de Molière más vivo que nunca haciendo de las suyas, y mostrando su vigencia descarnada ante la necesidad de figurar de un grupo de gente que supuestamente tiene por objetivo hacer buen teatro respetando la entidad de los clásicos.

Al ingresar puedes llegar a confundirte y creer que fuiste a ver la obra equivocada. Una compañía de teatro clásico nos presenta “Las preciosas Ridículas ” de Moliére ,una adaptación que parece ser fiel y seria de aquel clásico. Los actores entran profundamente en aquella historia, es lo que el espectador ve, pero son los detalles los que te hacen creer que estás viendo algo distinto, algo realmente absurdo pero que te mantiene en vilo , provocando una inquietud de lo más entretenida.

La obra que denota su absurdo en la historia, no llega a resultar algo sin sentido , sino que todo está perfectamente cuidado aunque no se note, esa es su idea. Tanto el vestuario , como el vocablo en sus diálogos se mezclan entre lo clásico y lo moderno. Rompe con cualquier estructura clásica , pero mantiene la escencia de la historia que se quiere contar.

Los actores en escena logran engañar al espectador con su supuesta inexperiencia que lleva a la ridiculez , la cuarta pared a veces no existe , la gente está presente en ese íntimo espacio que la sala brinda. Gran trabajo actoral en el que se ven muchos personajes en escena , y que cada uno logra aportar su momento ridículo y divertido, también resultado de una dirección medida que equilibra la interacción de los actores.

Preciosa ridiculez hace gala a su título , es una obra que juega con lo que es absurdo pero que al final se convierte en algo bello y sumamente entretenido. Gran trabajo de Gina Picirilli que abre las puertas de su casa para brindar una obra fiel a su estilo, con un excelente manejo del espacio y los actores. Esta obra es una propuesta que invita al público a divertirse y a acercarse al teatro clásico con una interesante vuelta de tuerca.

Ficha técnica.

Adaptación, puesta en escena y dirección: Gina Piccirilli.

Asistente de dirección: Laura Muñoz.

Elenco: Solange Verina, Marina Wein, Dante Iemma, Facu Martín, Sebastián Urban, Adrián Molteni, Rafa Ocampo y Patricia Cugat.

Diseño de iluminación: Marcelo López Cariló.

Diseño de Escenografía y Vestuario: Pepe Uría.
Realización de Vestuario: María Giuliani.

Realización de Escenografía: Matias Gutiérrez Glesser.

Fotografía: Emiliano Rojas y Sergio Yankelevich.
Diseño gráfico: Emiliano Rojas.
Producción: Antonella Lucini y Daniel Fazio.

Todos los sábados a las 21hs., en el teatro El Damero, Deán Funes 506, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

*Reservas: 2060-2278 o por Alternativa Teatral. Costo de entrada: $250 (Descuentos para estudiantes y jubilados $220).

Anuncios

Deja un comentario