Crítica: The Party

La comedia inglesa vuelve a en su mejor papel de la mano de la directora Sally Potter.

Sally Potter y la comedia negra son la mejor combinación. Nos habla de tantos temas en los 70 minutos que dura el film, que de alguna u otra forma nos hace sentir identificados.

Nos relata del sistema de salud, de la religiosidad, del ateísmo y de creer en Dios cuando se está al límite, del capitalismo, de las ideas y los ideales, de los fracasos, de la envidia, del amor y sobre todo del deseo, de la fidelidad, de las nuevas estructuras familiares y de pareja, de las contradicciones del ser humano. Y todo ello con la excusa de una mujer que llega a Ministra de gobierno y por ello organiza una fiesta con sus amigos más íntimos.

Una fiesta que por supuesto se convertirá en tragedia, donde la celebración dará paso a un sinfín de conversaciones complejas y aunque la risa salga en algunos momentos, nos da a pensar en nuestras propias miserias.

Potter utiliza la música como un gran recurso y la imagen en blanco y negro de una manera perfecta, la mejor película de su carrera sin lugar a dudas.

Dirección: Sally Potter.

Intérpretes: Kristin Scott Thomas, Timothy Spall, Patricia Clarkson, Emily Mortimer. Género: comedia negra. Reino Unido, 2017. Duración: 71 minutos

Alejandra Martínez

Anuncios

Deja un comentario