Crítica: A taxi driver

Crítica de A taxi driver, film que se proyecta dentro del festival HAN CINE.

Por C. J Colantonio

Quien haya visto Killing Fields (1984 – AKA Los gritos del Silencio) de Roland Joffé, su primera película y que le valió el Oscar a mejor director (luego vendría La Misión), no podrá dejar pasar desapercibidas las enormes reminiscencias. El hecho es que ambas películas se apoyan en algo fundamental que va más allá de la situación (guerras civiles) en la que los personajes se ven envueltos: su transformación a lo largo del relato. Este truco altamente efectivo, emociona y permite ciertos artilugios que a mi modo de ver son descartables. Te reirás, llorarás, te asombrará gratamente la escena de la represión y el simbólico uso del arma como el gran culpable de la violencia del ser humano, como si fueran presos de ese objeto… pero la escena de James Bond hacia el final, no hace honor a esta película. Igualmente no te decepcionará gracias a sus enormes protagónicos: Song Kang-ho (The Host) y Thomas Kretschmann (El Pianista). Es una película basada en hechos reales sobre la represión sucedida apenas unos años atrás y que fue plasmada en otras películas de este mismo país como una cicatriz difícil de cerrar (no es para menos), pero que te dejará tieso cuando hacia el final conozcas al verdadero periodista que contrasta con el cuestionado momento de hoy donde el periodismo ha perdido la credibilidad.

Calificación: 7/10

Adjuntamos días y horarios de la cartelera del festival.

Anuncios

Deja un comentario