Crítica: La monja

La Monja es la nueva película que forma parte del universo de El conjuro, aquel film de James Wan que cosechó gran éxito y que trajo consigo secuela y adaptaciones dentro de ese universo. La Monja fue un personaje que apareció en el segundo film , y que como en el caso de Anabelle (Aparece en la primera), fueron personajes con gran impacto , pero sin mucho desarrollo sobre su origen. En esta ocasión vemos una cinta que se asemeja más a las películas de Wan que a las de Anabelle, y que si bien resulta muy interesante en lo narrativo y lo técnico , carece de identidad propia y ya se sienten síntomas de agotamiento.

Uno de los aspectos más interesantes de la película radica en lo técnico y sus locaciones. Situado en Rumania, la historia se centra dentro de un monasterio, que luego del suicidio de una monja del lugar, un cura y una novicia se acercan para investigar el incidente. Allí vive una fuerza oscura, donde la aparición del demonio Valak, regresa para conectarse con el segundo episodio de El conjuro. A nivel técnico no tiene nada que envidiar a sus predecesoras , aunque pierden efecto los momentos de tensión al utilizar recursos ya vistos anteriormente. Parece como si el film se centrara más en tener sus escenas de tensión/sustos , que desarrollar la historia. El relato se queda a menos por ello , aunque cabe aclarar que el film entretiene , así que funciona la expansión de este universo que tiene cuerda para rato si la taquilla acompaña.

En cuanto al reparto la única que queda bien parada es Taissa Farmiga , en el que su personaje tiene algunas reminiscencias al que interpreta su hermana. Taissa tiene carisma y por ello su participación resulta destacable , al menos es la única que se destaca. Una lastima por el actor Demian Bichir, que se ve relegado a un personaje actuado en piloto automático y si bien podría haberse esperado un poco más de el.

También toca decir que tampoco es una película de orígenes, sino más bien un capítulo donde Valak (La monja) tiene un mayor protagonismo. Creo que el interés hacia la película radica en el fandom que se ha creado sobre la franquicia y el personaje. No vamos a tener grandes descubrimientos, aunque si una conexión bien lograda con el episodio de los Warren. La película entretiene , tiene sus momentos hechos para el susto, la monja de por sí sola ya es aterradora.

La monja es un nuevo capítulo de a franquicia de el conjuro, que funciona para expandir su universo con una película entretenida pero con síntomas de agotamiento. La dirección está a cargo de Corin Hardy (Los hijos del diablo) es correcta aunque desaprovecha la oportunidad de darnos un film más terrorífico y con identidad propia. Es una película que no defraudará a los fans de la saga , pero que podría haber dado más de sí misma.

Calificación 5.5/10

Anuncios

Deja un comentario