Crítica: La número uno

LA NÚMERO UNO

                   Crítica: Laura Pacheco Mora

     

Emmanuelle Blachey es una brillante ingeniera, casada y madre que ha conseguido escalar y finalmente entrar en el comité ejecutivo de su empresa. Una red de mujeres le ofrece soporte para adquirir el puesto directivo de mayor jerarquía de una de las empresas más importantes, hoy liderada por un hombre. Ella deberá comenzar una verdadera lucha para ganar lo que parecería una guerra y ocupar por primera vez un lugar jamás alcanzado por una mujer… ¿lo logrará?

FB_IMG_1537472401470.jpg

En ese mundo de ejecutivos de altos cargos e imponentes edificios empresariales, aún dominado por hombres, Emanuelle nos demuestra sus destrezas empresariales, domina el idioma chino ya que considera que es el camino correcto y hasta obvio para ser empresario. Da lecciones a los hombres, quienes intentan derrotarla a través de estrategias cretinas y la humillan.

La protagonista de esta historia, Emanuelle, inerpretada por Emanuelle Devos, es una ejecutiva líder por naturaleza. Sin embargo, al contemplar el mar en búsqueda de respuestas o quizás consuelo, conocemos a la mujer detrás de la ejecutiva, lo que es una excelente alegoría de la vida, ya que, para lograr la construcción de un personaje tan fuerte, en el pasado tuvo que suceder algo caótico que la marcó para siempre y convirtió en un ser muy frágil que sólo podemos observar a través de su melancólica mirada y cuando está a solas. Es, en definitiva, una empresaria exitosa que esconde una gran pena en su interior.

La actuación de Emanuelle Devos es brillante, también se destaca la performance de Suzanne Clément, quién nos conmovió interpretando a Kyla, en el film “Mommy” de Xavier Dolan, película canadiense altamente recomendada.

El guion resulta muy inteligente e interesante, a la hora de elegir cómo y cuándo contarnos la historia, marcando el tiempo bastante cercano a la vida real, lo que realmente funciona.

Calificación: 8/10

Anuncios

Deja un comentario