Crítica: Eterno paraíso

Con estreno el 4 de octubre en las salas de cine, Eterno Paraíso, con guión y dirección de Walter Becker. Es la historia de Pablo, siendo un niño. Su padre encerrado por horas, en su estudio, aislado de su familia.

Pablo desde niño, en ese lugar donde había un hermoso lago, tiene una compañerita de juegos, que será el amor de su vida: Esperanza.

Siendo ya grandes, la vida de ambos, de Pablo y Esperanza cambia, porque ella es atacada y está en coma gravemente herida.

No contaremos más, pero es una película donde el Eterno Paraíso es la búsqueda de respuestas sobre la vida y la muerte, sobre la línea que las divide. Cuanto el dolor puede hacernos querer buscar en otros mundos que no existen o no existen porque no creemos que ellos existan.

Una historia interesante, bella fotografía, con un elenco que crea el climax, Matías Mayer, María Abadi y Guillermo Pfening.

La presencia de Guillermo Pfening, es de mucho peso en esta película. Recordemos qe es actor y director de cine, este cordobés, ha ganado el premio Cóndor de Plata, al mejor actor de reparto, en el 2018, por la película La novia del desierto.


Calificación 7/10


Título original Eterno paraíso

Año 2018

Duración 78 min.

País Argentina

Dirección y guión Walter Becker

Música Pablo Salas

Fotografía Sebastián Gallo

Reparto Matías Mayer, Maria Abadi, Guillermo Pfening, Celina Font, Diana Lamas,Fiorela Duranda

Género Drama


Reseña Diana Decunto

Anuncios

Un comentario en “Crítica: Eterno paraíso

Deja un comentario