Crítica: Christopher Robin

Me parece curioso que a través de las redes sociales he leído muchos comentarios negativos sobre el diseño de Winnie The Pooh y sus amigos en este live action. Al contrario de los demás , a mi me ha parecido de los más bello, obviamente cuesta desacostumbrarse de la forma en que conocemos a estos pequeños personajes de animación, pero viendo la película, esto supone un gran trabajo artístico. Se trata de una película entretenida para los chicos , emotiva y nostalgia para los adultos , que si bien no es una idea muy original, nunca está de más ver una historia que nos recuerde que nunca es tarde para sentirse como un niño.

El pequeño Christopher Robin debe despedirse de sus amigos , ya que partirá hacia un internado lejos de su hogar, estos pequeños amigos son Winnie Pooh y otros animalitos con aspecto de peluche. Luego de esta despedida se hace un repaso sobre lo que sucede en la vida de este muchacho hasta llegar a la vida adulta. Siendo un adulto , vive cargado de responsabilidades en una Inglaterra post guerra , donde la economía no funciona muy bien, y el está a cargo de tomar decisiones difíciles, como despedir al personal. Todas estas responsabilidades hace que Christopher tenga muy poco tiempo para su familia, cuya hija reclama la presencia de su padre al que quiere mucho, pero siempre está ausente. Luego de todo el estrés que ocurre por la urgencia laboral , aparece Winnie Pooh en la vida de este hombre , con la intención de revivir aquella amistad que tuvieron hace muchos años y hacerle recordar valores que al parecer tenía olvidados.

La realidad es que no se trata de una idea original, ya que hemos visto infinidad de producciones que intentan revivir al niño que tiene dentro a un adulto lleno de responsabilidades, la diferencia es que en esta película está Winnie Pooh. La presencia de estos personajes funciona para apelar a la nostalgia , aunque en esta ocasión se los ve muy distintos al no ser una animación. La historia es bastante sencilla, pero resulta efectiva con la ternura y el mensaje positivo que busca dar. A nivel argumental es una película que resulta interesante, entretenida tanto para chicos como a grandes, con la dosis justa de emotividad.

Lo más destacable de la cinta son los diseños que se hicieron de los personajes de mundo de Winnie Pooh. La realidad es que cuando salieron los primeros tráilers y pósters, a mucha gente le pareció un poco terrible la forma en que hicieron a estos personajes en live action, sobre todo Pooh, que parecía un aterrador oso de felpa con la cara chata. Al ver la película completa, se puede decir que fue un acierto en la forma que se mostraron a los personajes , quizá sean un poco más sombríos de la forma en que se veían en animación, pero se adaptan muy bien a la tonalidad en que está ambientado el film.

En cuanto a las actuaciones, debo decir que están mucho mejor los animalitos que los propios actores. Ya que hasta la participación de Ewan Mcgregor resulta un tanto plana y sin muchos matices. Hayley Atwell está bastante desaprovecha, mostrándola nomás como una mujer que solo está para los reclamos y hacer honor a sus funciones perteneciente al patriarcado de la época.

Christopher Robin es una película entretenida y bastante correcta en lo que quiere transmitir. Es una historia bastante simple y ya vista , pero el añadido de Winnie Pooh, nos regala ternura y nostalgia. Se trata de un film bonito para llevar a los chicos, y a la vez , sacar el sentimiento nostálgico de los grandes .

Calificación 7/10

Anuncios

Deja un comentario