Crítica: Calabria

Por Laura Pacheco Mora

Calabria es el segundo largometraje de Pierre-François Sauter. En 2009, dirigió Facing the Judge, un documental que fue proyectado en 30 cines en Suiza. Proyectos anteriores incluyen su trabajo para el programa de televisión Strip-tease en el canal RTBF (Comunidad Francesa de la Emisora Pública de Bélgica), y su dirección de unos cincuenta retratos documentales en nombre del programa Voilà en el canal suizo (alemán) SF1 DRS. Antes de eso, el director trabajó en sendos estudios de grabado en Lausana y Milán y sus grabados se mostraron en varias galerías en Suiza. Pierre-François Sauter pasó su infancia en Mozambique, luego vivió y trabajó en Lisboa, París, Bruselas y Lausana. Desde 2003, se ha dedicado a producir y dirigir sus propias películas.

calabria-553696993-large.jpg

En Calabria nos relata lo que sucede tras la muerte de un migrante calabrés que llegó a Suiza en busca de una nueva vida, Jovan y José, dos trabajadores también migrantes, que viajarán desde aquel país hasta Italia para repatriar el cadáver a su pueblo natal. Juntos enfrentarán las contingencias y las sorpresas del viaje. Este desplazamiento será una oportunidad para rendir homenaje no sólo a la persona fallecida, sino también a todos los trabajadores migrantes. Todo esto se constituye en una atractiva road movie. Vemos permanentemente, el cajón fúnebre, como si estuviera más presente que una persona viva, éste nos habla, incomoda y hace que “algo” nos suceda.

La muerte resulta omnipresente a través del film, mientras que un denominador común, -los tres son inmigrantes-, nos cuenta así a través de ciertos diálogos sus respectivas historias de desarraigo, amor, familia y de la vida, justamente, lo que se terminó para Franco, que es el apodo del reciente fallecido.

También está presente la idea que tiene cada uno con respecto a la muerte y en relación a quién transportan. Jovan, el músico gitano que cita a Paco de Lucía, y a quién vemos tocar la guitarra y cantar muy hábilmente, por cierto, cree en la vida después de la muerte y profesa una fe ciega, esto quizás debido a su sensibilidad artística; José por el contrario es más pragmático, y piensa que cuando uno muere, todo se termina y ya, generando para el espectador un interesante contraste entre ambas personalidades.

   

 

Calificación: 8/10

Anuncios

Deja un comentario