Reseña: El bosque del silencio

Pobre el gil que algún día le toque lidiar con mi alma

Critica por Douglas PoitoROMEObosqueOK.jpg

Instagram @douglaspoito y  Twitter @dpTalento

 

La obra teatral “El Bosque del Silencio” se estará presentando todos los domingos de este mes de noviembre a las 20:30 horas en Vera Vera Teatro (Vera 108 CABA). En la historia de esta obra,  Pepe, Monona y Carson esperan a “Los Muchachos de Luz”. Preparan una fiesta. Hacen méritos para reencarnar en otro cuerpo y tener una vida mejor a la que han dejado. La cosa se pone difícil. Los Muchachos de la Luz no llegan y un “vivo”, El Licenciado, se suma de colado para “chapar” un cacho de luz y no morir con la “hijaputez” encima. Pepe, Monona y Carson -almas en espera- desesperan. Han recibido la orden de no dejar entrar a nadie sin número y menos a un “vivo”. Como si esto fuera poco; los pájaros no cantan, el tiempo es no tiempo y el viento y la lluvia son pura rareza. Un Perro cartero trae los mensajes de la Alta Luz. A través de la Lotería Nacional; Pepe, Monona y Carson, sabrán qué vientre les asignarán.

Es un espectáculo que pone de manifiesto a través de su dramaturgia el tema de la reencarnación, cuestión que lo hace muy interesante y llamativo para tenerlo como alternativa para disfrutar. Es una obra donde la dramaturgia se impone en primer plano y se roba los aplausos. Gabriela Romeo demuestra su casta y talento como dramaturga con un texto interesante, bien planteado y cargado de poesía. Vale la pena oír por medio de sus personajes lo delicado de sus palabras y frases, formando oraciones  de excelente dominio lingüístico y narrativo. Desde mi perspectiva un gran aplauso de pie para Gabriela Romeo como dramaturga. Más no puedo decir lo mismo en cuanto a su dirección y puesta en escena. En este sentido la obra se achica ya que la dirección tiene muchos desbalances y faltas de composición escénica. La puesta en escena es de baja calidad y se desperdicia momentos que podrían ser sutiles y llenas de poesía escénica. Las metáforas no deberían ser solo son textuales sino escénicas, en especial en una obra que tiene este tipo de textos surrealistas, sublimes o poéticos. Es una lástima porque no se aprovechó la calidad del texto y es inexplicable porque la dirección está a cargo de la propia autora. Técnicamente también tiene sus debilidades ya que visualmente la puesta es plana y carece de imágenes memorables. El diseño de luces en este punto es muy tosco, lo podemos apreciar con el contraluz utilizado. La música no fue bien seleccionada y no está presente en momentos donde debería estar. Una música bien seleccionada y adecuada realza un momento escénico y le permite subir el nivel a una puesta, en este  caso la obra está vacía. Ahora bien, las actuaciones están correctas y cumplen a cabalidad, destacándose sobremaneramente, desde mi punto de vista Hernán Sebastiani con el personaje de Carson. Es la actuación más sostenida en esta obra; los demás logran sus cometidos logrando buenos momentos y demostrando que son buenos actores, solo que les falló la dirección para estar de mejor nivel. Igual desde esta plataforma les invito a acercarse al Vera Vera Teatro los domingos y disfrutarla. Espero sus comentarios.

Ficha:

Dramaturgia y dirección: Gabriela Romeo

Actúan: Jorge Gregorio, Alejandra Ríos, Alfredo Sánchez, Hernán Sebastiani

Asistente general: Agustina Silvestrini

Diseño de luces: Horacio Novelle

Diseño gráfico: Mariana Rovito

Diseño de sonido: Claudio Mbayed

Fotos: Lula Gregorio Photography (@lulartph)

Anuncios

Deja un comentario