Crítica: Vox Lux

Por María Luz Stella

Un día me dijeron que para que un guión cinematográfico funcione no puede faltarle “sexo, drogas y rock & roll”, ingredientes que tiene la historia de Celeste (interpretada por Raffey Cassidy en su adolescencia y Natalie Portman a sus 30 años) y en la cual están muy bien articulados – sin ser exaltados pero manteniéndonos expectantes – en la creación de una estrella de la industria discográfica. Sin necesidad de recurrir a imágenes explícitas y con la utilización de varias elipsis importantes (ya que el film recorre más de 15 años), el director logra plasmar la vida desenfrenada de una joven adolescente que de un día para el otro se encuentra camino a la fama. Una vida desenfrenada que deja ver el trauma, que esconde los motivos reales por los cuales ella llegó a ese lugar y el por qué eligió dedicarse a la música pop.

VoxLux_poster ARG.jpg

En cuanto a lo visual, se utilizan recursos poco habituales en el cine tradicional. Como ser el uso de un formato 4:3, presente en dos oportunidades: en primer lugar, para la introducción que ilustra la vida de Celeste de pequeña haciendo referencia a un formato en desuso como lo es el VHS y, en segundo lugar, en una secuencia de la gira donde ya está consagrada como estrella. Ambos momentos ni siquiera son flashbacks cómo podría de esperarse para el cambio de formato de panorámico a 4:3 como justificación dramática.

Otra característica particular es la decisión de realizar una iluminación que se acerca a la realidad y que se aleja a lo que acostumbramos a ver en las pantallas. Esto podemos identificarlo en la primera escena donde Celeste canta, en el recital de rock donde conoce al futuro padre de su hija y en su show/escena final. En la primera, la protagonista se encuentra cantando por primera vez mientras la iluminan los flashes de las fotografías que le toman. En las otras dos escenas que suceden sobre los escenarios, las luces de colores y estroboscópicas invaden el cuadro reventando la imagen creando así un efecto realista de lo que se experimenta al estar realmente en un espectáculo.

 

“¡Estoy harta de que me traten como si no fuera una persona!”

 

La vida de Celeste quedó pausada con el suceso trágico que la marcó desde el principio (que de hecho es un tanto curioso como el inicio de esta película se asemeja a un final) y que la volcó al mundo de la música donde pasó a convertirse en un producto. Ésta idea se resalta con la utilización de la misma canción tanto para iniciar su carrera como para marcar su renacer, diciéndonos sutilmente que sigue siendo la misma persona más allá de todas las fortalezas que haya tenido que construir para sobrevivir dentro de la industria.

Dirigida por Brady Corbet y producida por Natalie Portman y Jude Law, este film independiente (lo que puede explicar la libertad de poder tomar ciertas decisiones a nivel formal), podrá verse próximamente en las pantallas argentinas en el marco del BAFICI.

 

Funciones:

  • Miércoles 10 de abril, Cine Gaumont 1, 22:40h
  • Sábado 13 de abril, Multiplex Belgrano 2, 23:45h

 

Calificación 9/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s