Crítica: Ugly Dolls

Por Rodrigo F. Ruiz.

UglyDolls- ¡Que vivan los feos!


En toda película para niños siempre me llama la atención lo que los grandes estudios norteamericanos suponen que es mostrable y lo que no. En este género tan particular donde conviven los recortes que rozan la censura, UgglyDolls es un caso más aunque con algunas particularidades.
La película trata sobre el deseo de un juguete rechazado/defectuoso por convertirse en un objeto de consumo,o en otras palabras por convertirse en el juguete de alguien. El mercado, la compra y la venta serán omitidas en la película, aquí primará la elipsis cuando el hecho, la consumación del deseo se concrete.
En lo que sí, la película hará énfasis en mostrar es en el proceso de formación y tormento por el cual la protagonista debe pasar para convertirse en el juguete de alguien. Es significativo el hecho que en la mayor parte de la película se resalta la tenacidad de Moxy ( la protagonista, el juguete feo) por adecuarse a las reglas de un sistema totalitario y penitente. Podemos decir que la película plantea la problemática de la vida en una sociedad donde a todo ser (u objeto en este caso) se le exige venderse y mostrarse como en una vitrina de supermercado. Y la película nos lo cuenta desde los excluidos de este sistema, desde los juguetes rechazados, lo hace de una forma en donde no encuentra alternativas o ni siquiera las plantea, es más, la película realiza un festejo de la tenacidad de los excluidos para enfrentar a las exigencias absurdas que le presenta el sistema, sin contradecirlas. Los personajes obedecerán hasta el absurdo; su único dolor y el nuestro como espectadores será cuando se enteren que nunca tuvieron chances reales de ser comprados por alguien.
Ahora, fuera de la crítica ideológica, en la cual UglyDolls es similar a todas las películas que pertenecen a este particular género ( aunque por lo menos Buzz Lightyear tomaba consciencia de ser un producto), el problema de Ugly Dolls en mi humilde opinión es su realización en general. Si podemos tomar casos similares en donde la realización, la épica, el humor remediaban carencias éticas de los filmes, esta no es el caso. Ugly Dolls contiene un conjunto de personajes indiferenciados entre sí, el grupo de amigos que parte a la aventura son tan chatos como los que se encontrarán más adelante, los traídos al mundo para ser puestos en una vitrina. Retaría a alguien que salga del cine y pueda nombrar a los amigos de Moxy, es imposible. Sumando que los segmentos musicales, en las que tanto Disney como luego Pixar brillaban en su realización, ahora se estancan en animaciones básicas.
En síntesis, Ugly Dolls plantea un acercamiento interesante desde su temática a nuestra sociedad actual, al poner el foco en los excluidos del sistema, la cuestión es que su ejecución es nefasta. Si el 70% de la película es mostrar esta adecuación a cualquier precio por parte de los personajes al mundo de la compra/ venta, no hay happy end que la salve. Sobre lo que se puede o no decir, tengamos en cuenta que esto se encuentra bien controlado, sobre lo que es bello y lo que es feo, deberíamos saber que la belleza ( o la fealdad) de Moxy y sus amigos era lo que los hacía únicos en este mundo totalitario propuesto por el film. Si la fealdad es el arma para permanecer fuera del ambiente concentracionario que es el proceso de selección de juguetes ¡Que vivan los feos!

Calificación : 3/ 10

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s