Reseña: Mucho ruido y pocas nueces

Por Sebastián Sabio

Un clásico que logra reinventarse

Esta comedia romántica de William Shakespeare cuenta la historia de Un noble que trata de arruinar la relación amorosa de dos jóvenes amantes a través de engaños, los cuales a su vez muestran la fragilidad del amor que había entre estos dos jóvenes (por eso se titula “mucho ruido y pocas nueces”, como una humorada sobre el amor joven).

La clave de esta obra es la representación dentro de la representación. El director remarca la importancia de esto y lo plasma en la puesta en escena. Esta puesta también está acompañada por recursos como la representación de personajes masculinos por mujeres o el quiebre de la cuarta pared, lo que, sumado a buenas actuaciones, permite que esta obra del siglo XVI pueda representarse como nunca antes y mantener a un espectador que ya la conocía interesado.

Algo a tener en cuenta: la obra es larga (dura alrededor de 130 minutos) asique se recomienda tener esto en cuenta

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s