Reseña: La Casa Ache

Durante una noche tormentosa, un grupo de jóvenes liderados por Candela Rosendo entran a una casa abandonada con intenciones de realizar un “trabajo”. A su alrededor, una historia de avaricia familiar, muertes accidentadas y riñas de sangre pavimentan el camino hacia un conflicto explosivo, contenido entre las derruidas paredes de esta casa habitada por miradas siniestras y espectros del pasado.


Siendo su primera dramaturgia, mas no su primera dirección, Fabiana Micheloud nos acerca en su cuarta temporada la experiencia teatral de terror La casa Ache. La actriz de cine y teatro arriba al under con una producción original y de alto impacto escenográfico, presentando una única habitación tan llena de decorados que, irónicamente, la hacen parecer viva. Los personajes entran y salen, impacientes, tratando cumplir una labor que se mantiene oculta, mientras una pesada atmosfera se va cerniendo sobre ellos.
Nomas entrar, el espectador se percata que el espacio teatral y las butacas están más cerca de lo que se esperaría. Esto alimenta la construcción de ahogo, teniendo la decoración a meros centímetros de uno y, posteriormente, presenciando la acción a nula distancia. Asimismo, cuenta con una excelente implementación lumínica trabajada por Macarena Luz, que acompaña excepcionalmente las secuencias y facilita el entrar en el ámbito de la casa. Estos elementos envuelven la percepción hacen sentir que, verdaderamente, se está dentro de aquella maldita casa.
Quizás el punto más flojo sean las actuaciones de algunos personajes que, si bien los actores se desenvuelven satisfactoriamente, pueden rayar lo irritante, sobre todo en situaciones de miedo intenso. Sin embargo, se reconoce la necesidad de dicha actitud y del rol que aquel personaje cumple, por lo que es un mal necesario. Es importante resaltar, por ejemplo, la calidad dramática con la que las actrices de la obra llevan a cabo sus muy marcadas personalidades contrapuestas o los arrebatos de violencia que no escatiman dentro de escena.
La casa se abre todos los sábados a las 20Hs, en el teatro Artebrin 741, oculto en el corazón de la Boca, a pocas cuadras de la usina del arte (Ministro Brin 741). Una vez adentro, asegúrense de tomar las primeras filas, vale la pena estar inmerso en la acción de la casa Ache.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s