Análisis: It came from space and ate our brains para Nintendo Switch

El juego que nos compete esta semana posee un título bastante largo, it came from space and ate our brains se traduce como “Vino del espacio y se comió nuestros cerebros”. Es un juego de disparos con un sistema cooperativo en el que manejamos a unos pequeños personajes en un mundo de neón contra una gran cantidad de enemigos, pero que a nuestro favor, contamos con una gran variedad de armas y habilidades.

Si bien desde un principio, aunque contenga una campaña principal, no contamos con una historia definida en el juego. Lo que si vemos, que al empezar el tutorial o la campaña principal, caemos en un nivel, un sitio como una azotea de edificio donde debemos explorar y comenzar a disparar para que podamos atravesar obstáculos e iniciar a matar a los enemigos que se generan de manera constante. Tu personaje es como una especie de persona con un estilo Minecraft con mucho neón a su alrededor, los enemigos se van generando de manera constante, al romper cajas puedes ir mejorando armas , manteniendo también la posibilidad de tener una colección de armamentos para que puedas usarlo en los momentos más necesarios. Así como podemos usar armas con disparos normales, ametralladoras o rayos lásers, cada uno de ellos tienen un nivel de daño que se ve reflejado con un número en los enemigos, y que tienen una perdida de “Sangre” como digital que denota la debilidad del enemigos. También cuando nos atacan a nosotros vamos perdiendo esa cantidad de energía que emana nuestro cuerpo, teniendo una barra de salud que toca cuidar. Una vez que mueres caes en los puntos de control para seguir con tu campaña, que tiene un único objetivo, matar y seguir avanzando. Otro de los enemigos que podemos tener en el juego es la cámara, que la podemos controlar de forma direccional con nuestro personaje, pero a veces nos falla a la hora de apuntar a los enemigos, provocando que perdamos la partida por no tener un bien dominio de las armas. El aspecto que más realza el juego es su multijugador, que permite un cooperativo de hasta 4 jugadores , con un sistema de división de pantalla que termina en una partida bastante entretenida.

En cuanto al apartado visual, ya había mencionado que los personajes tienen como un aspecto salido de Minecraft, pero que está coloreado con un neón que le da encanto tanto a nuestros jugadores , como los enemigos y la ambientación de los niveles. Los escenarios son variados, teniendo niveles que cuentan con una iluminación colorida a lugares donde la única visualización son las linternas con las que cuentan nuestros personajes. En cuanto al apartado sonoro, el juego cuenta con una música acorde a la dinámica del juego, los efectos de sonido estan bastante bien logrado a la hora de usar las armas y atacar a los enemigos, que provocan un sonido a modo de gruñido cuando son atacados.

It came from space and ate our brains es un juego que puede resultar algo difícil de buscar y aprender su nombre, pero si es un título bastante entretenido si tienes la posibilidad de jugar con amigos en un juego de disparos colorido y dinámico. Puede que la cámara sea una enemiga más , pero en líneas generales el juego se sienta bien en su campaña que puede disfrutarse con amigos o en solitario.

Calificación 6.5/10