Análisis: Infliction Extended Cut para Nintendo Switch

Por Ramiro Sampieri

Infliction: Extended Cut (Aventura, terror, puzle, simulación) fue lanzado originalmente el 17 de octubre de 2018 para PC y PS4 desarrollado por Causitc Reality.

A la Eshop de Nintendo llegó el 2 de Julio de 2020 con un tamaño de 3.2MB.

Nos mete derecho en la intriga y confusión. Sin saber porque, estamos dentro de una casa de la cual salimos huyendo en un auto, el cual termina chocando contra un árbol… Y regresamos a la casa para (re) comenzar la aventura. 

Para comenzar a entender que hacemos ahí, debemos descubrir distintos recuerdos mediante objetos o fotografías. Como punto de partida, nos enteramos que en la casa habita -o habitaba- una familia de la cual no hay rastros, salvo por nuestro personaje, Gary, el padre de la familia.

De entrada, nos mete en tema y nos hace querer descubrir que pasó con la familia, quien es el espíritu y como salir de la casa, porque eso es de lo más llamativo, y que está muy bien logrado, ya que toda la aventura ocurre dentro de la misma casa, la cual “muta”. De una casa ordenada y normal, pasamos de repente a una casa totalmente desordenada y hasta se transforma en una especie de hospital horripilante. Esa visión que nos presenta, ya predispone al jugador a sentir tensión y escalofríos.

Y algo importante en un juego de este tipo, son los sustos. En este sentido, sabe alterarnos en varios momentos de la aventura, creando una tensión casi continúa agregando, también, los “jump scares”, obvio.

JUGABILIDAD: 

El personaje dispone solo de una linterna y una cámara polaroid, que nos ayuda a descifrar cosas ocultas y a resolver distintos puzles.

El juego nos permite interactuar con prácticamente todo, desde un tenedor, abrir una canilla o lo que se nos presente. Por un lado, puede agradar por hacer todo más realista, pero por otro, puede que nos haga tomar cada cosa que vemos por impulso para ver si realiza alguna acción importante y demorarnos en la partida. 

La única forma para detener al espíritu, momentáneamente, es disparar con el flash de la polaroid o encender luces de la casa cuando esté ya presente. Esto no funciona si están ya encendidas porque destruye los focos y no podremos usarlos.

Lo interesante es ir encontrando objetos esenciales para la trama, que se transforman en indicios sobre que atrocidad ocurrió en la casa, mediante diarios, radio y cartas. Todos estos narrados por la persona de interés en la aventura de una forma muy “presencial”. 

ASPECTOS TECNICOS:

En este apartado toca tirar para ambos extremos. Por el lado de los gráficos, se ven bastante bien en cuanto a la casa y los objetos, pero hablando del espíritu, deja bastante que desear. Y ahí es cuando el sonido hace su parte y prácticamente anula lo malo del apartado gráfico. 

En cuanto a la ambientación, creo que es excelente. Muy bien ambientado y realista para el contexto. Hasta se colocan objetos que contribuyen al terror, como VHS de películas de horror, muchas pinturas terroríficas que a veces nos topamos de frente, o los rastros de sangre.

Los sonidos y la música nos mantienen 100% metidos y con los nervios de punta. Tanto es así, que hay muchos amagues sin que nada suceda, pero nos dejan los latidos a mil. Es fantástico, desde el crujido de los pisos y sonidos ambientes, hasta la música de tensión que nos avisa que algo se acerca.

DURABILIDAD:

El juego no demanda más de unas 3hs, dependiendo si el jugador completa la lista de recuerdos a encontrar o solo se centra en la misión principal. 

Al finalizar el juego, se nos habilita una opción llamada “Nuevo juego+”, que nos habilita algún contenido extra y la dificultad, variando en el tiempo de aparición del espíritu. 

CONCLUSION: 

Obviando algunos bugs como, por ejemplo, puertas que se deforman o algunas escalas desproporcionadas de objetos y espacios, es un buen juego para dar varios sacudones y tensionar de principio a fin en una misma noche. 

Vale como recomendación jugar con auriculares y, sobre todo, con la Switch conectada a la TV. Jugar en modo portátil distrae y dejamos atrás esa visión más realista en cuanto a tamaños.

Si me hubiese gustado algo más de duración al ser un juego que una vez finalizado, seguramente uno no vuelva a tocarlo, aunque por el precio se justifica ($19,99).

Obviamente, como menciono anteriormente, nos queda debiendo mejores gráficos que ayuden a complementar al terror con el excelente sonido.

Se puede relacionar a este producto con el bien conocido “Outlast”, con modo de juego similar.

En fin, Infliction: Extendend Cut no la rompe, pero re cumple.

Calificación 7/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s