Análisis: Assassin’s Creed Valhalla para PS4

Por Jorge Marchisio

Luego de Assassins Creed Odyssey, la gente pedía algún cambio en el gameplay de la franquicia, y no solo un mero lavado de cara. Y Ubisoft escuchó la demanda, y aparte de llevarnos a la época de los vikingos, nos trajeron varias novedades en Assassins Creed Valhalla.

En esta ocasión tomamos control de Eivor (que puede ser tanto hombre como mujer), un nórdico perteneciente a una facción de vikingos caídos en desgracia. A medida que avanza la historia, deberemos recuperar el honor perdido de nuestro clan, así como también formamos alianzas con diferentes líderes, todo mientras invadimos las costas inglesas, creando diferentes asentamientos para nuestros compatriotas.

La historia puede no parecer gran cosa, pero nos da la suficiente libertad como para elegir con quien queremos aliarnos o a quien pasar por nuestra afilada hacha. Lo que, si destaca, es como se nota un esfuerzo por conectar este videojuego, con las primeras entregas de la saga, algo que los fans ya más veteranos agradecemos y mucho. Pero es mejor dejar este tema zanjado, antes de soltar algún spoiler.

En cuanto a la jugabilidad, también notamos una evolución. A la hora de los combates vuelven los escudos, así que ahora podremos elegir usar armas a dos manos, un arma en cada mano o la clásica escudo y arma; aparte que de estas ultimas tenemos una buena variedad. Todo se va a adaptar a nuestro gameplay. Y debemos sumarle, que se agregaron algunas mecánicas, como las de rematar al enemigo cuando queda aturdido, o la de poder recuperar nuestra salud con comida en el momento que queramos, algo que se extrañaba bastante.

Quizás si se pierda un poco el factor sigilo, ya que, en muchas ocasiones, mediante un cuerno vikingo, podremos llamar a nuestras tropas para que nos asistan, dando como resultado batallas campales. Quizás la I.A no sea la mejor en este apartado, pero se gana bastante en espectacularidad, además que nuestras aptitudes (habilidades en la anterior entrega) apuntan más a este tipo de refriegas.

A esto debemos sumarle que el juego se siente con menos relleno. Siempre nos quejamos cuando la experiencia dura muy poco, pero ACO era ya demasiado largo, con una lista interminable de misiones secundarias. Acá esto se suprime para ser reemplazado por un factor de exploración, donde tendremos que interactuar más con el entorno y con algún que otro NPC.

Para finalizar, el apartado gráfico, como nos tiene acostumbrados la gente de Ubisoft, es tremendo. A cada momento nos quedaremos parados viendo los paisajes e incluso sacando fotos. Y el hecho de que la pantalla no este tan invadida con indicadores, suma varios puntos a este apartado.

En conclusión, Assassins Creed Valhalla es la mejor despedida posible que pudo tener la saga para las casi consolas de vieja generación, y la mejor presentación para las nuevas. Metiéndose con el tan de moda mundo nórdico, podremos darle rienda suelta a nuestra brutalidad mientras después de cada misión, nos ponemos ebrios con aguamiel.

8.5/10

Lo mejor: una pequeña vuelta a los orígenes, la ambientación, mejor estilo de combate.

Lo malo: la saga necesita un cambio de mecánicas urgente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s