Reseña: Nada del amor me produce envidia

Teatro presencial con protocolos

Por Daniel Alvarez

Nada del amor me produce envidia fue la segunda obra de la cual he tenido la posibilidad de asistir luego de la apertura de los teatros a raíz del aislamiento social obligatorio (Ahora Dispo). Está vez el lugar de encuentro ha sido el Teatro El Picadero, dónde también han respetado minuciosamente los protocolos establecidos para que podamos disfrutar de un melodrama musical protagonizado por María Merlino.

La obra nos cuenta la historia de una costurera, una persona que fue la responsable de hacer los vestidos de bodas, fiestas y demás galas sociales, siendo una participe indirecta en el amor y la felicidad de otras personas. Lo primero que dice al presentar los quehaceres de su vida, es que nada del amor le produce envidia, porque ella tiene otro concepto de esa palabra trasladado al arte que realiza, que produce un amor un tanto solitario del que ha decidido padecer. El punto de inflexión aparece cuando esta costurera recibe el encargo de una elegante clienta a la que le diseña el mejor vestido que jamás a hecho, pero que también ocurre la irrupción de la misma Eva Duarte, quienes se disputan el codiciado vestido de nuestra protagonista.

Sin ánimos de contar más sobre lo que sucede en la obra, tenemos que decir que se trata de un unipersonal en la acompañan números musicales que sirve para conocer el alma de la protagonista. La actriz María Merlino logra brillar con su personaje, apasionada en su soledad, y que logra transmitir sus sentimientos en cada momento. La puesta en escena es simple, pero nos pone en el lugar de los hechos, que contiene los elementos de costura y un maniquí con un vestido, que logra verse como protagonista a pesar de estar estático durante casi toda la obra.

La historia tiene una duración de menos de una hora, pero es intensa y concreta en lo que quiere contar. Un relato que también nos pone en un contexto histórico en la época gloriosa del peronismo, pero que resulta un hecho para la historia, sino más bien solo un contexto dónde ocurren las penurias de la modista.

Nada del amor me produce envidia es una obra bella y armoniosa, en la que vemos la transformación de la protagonista y dónde cada canción fue elegida correctamente para mostrar los sentimientos de esta solitaria mujer. Volver al Teatro El Picadero también fue una experiencia única, dónde nos demuestran que teniendo todos los cuidados correspondiente, podemos disfrutar de algo tan bueno para el alma como lo es el teatro.

Domingos a las 19 hs Teatro El Picadero: “Nada del Amor me Produce Envidia”. Es un melodrama musical cuyo anclaje es el mundo de las cancionistas argentinas de los años 30. Obra de Santiago Loza interpretado por María Merlino y dirigida por Diego Lerman.

Entradas por Planteanet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s