Análisis: Narita Boy para PS4

Por Luciano Macchioli

El estudio español Studio Koba lleva casi cinco años desarrollando Narita Boy, su hasta ahora único título. De la mano de Team 17, llegó recientemente a PlayStation 4. Xbox One, Nintendo Switch y PC. Veamos de qué trata.

La historia comienza en la habitación de un gamer de los años 80’, quien se encuentra desarrollando la consola Narita One y su primer juego, un cartucho que nos absorbe y nos permite integrar una especie de reino digital. Pero dentro de este reino devastado deberemos derrotar a HIM, el malvado de turno, que se encarga de destruir archivos y corromper el entorno donde nos encontramos. No estamos ante un despliegue de medios narrativos, pero cumple la función de crear un entorno ideal para justificar el enfoque artístico del título. En paralelo, una segunda historia nos acompañará al desbloquear “memorias del creador”, que poco tiene que ver con la temática principal y no encaja muy bien dentro del juego.

La jugabilidad es uno de los puntos altos de Narita Boy. Nuestro héroe, quien portará la Techno-espada, aprenderá a lo largo de la aventura una infinidad de nuevos movimientos, que hará el combate mucho más dinámico y nos permitirá abrirnos paso por zonas que, a priori, se encontrarán bloqueadas. 

Los enemigos, en concordancia con el combate, serán muy variados. Esto hace que la curva de dificultad esté bien lograda, aunque en ningún momento encontraremos un gran desafío.

En cuanto a su apartado artístico, no sólo se trata de otro indie pixelart. Los entornos, enemigos y personajes están cuidados hasta el mínimo detalle. La paleta de colores utilizada logra a la perfección ambientarnos en la época elegida.

Mientras escribo estas líneas me encuentro de pie, para aplaudir la magnífica banda sonora que está presente en el juego. De lo mejor que escuché dentro de la industria independiente en los últimos tiempos.

El inicio Narita Boy es algo aburrido. La primera hora y media de juego vamos a estar descifrando qué estamos haciendo, con cuadros de texto larguísimos y un trasfondo poco claro. Pero una vez superada esa barrera, no podremos parar de jugar hasta ver los créditos. El 100% del título me llevó unas 9 horas, dejándome con ganas de más. Sin entrar en terreno de spoilers, el final nos deja la puerta abierta para una segunda parte que hasta podría cambiar drásticamente de género. Esperemos que no se haga esperar mucho.

Mientras tanto, a los jugadores interesados en el título les pido que tengan paciencia en los inicios de la aventura, porque la recompensa será un juego que trabaja muy bien todos sus apartados y que nos dará un puñado de horas de diversión.

Calificación: 8/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s