Crítica: Scream (Grita)

La tendencia de revivir franquicias de antaño sigue, y hoy llega a nuestros cines Scream, aquella saga inventada por Wes Craven, y que tuvo su última entrega hace diez años. Y si bien ya otros proyectos similares demostraron que esto no siempre funciona, Scream muestra que cuando la nostalgia se utiliza bien y de forma inteligente, salen buenas películas.



La trama sigue a las hermanas Carpenter, con la más chica siendo atacada por Ghostface, y con la mayor volviendo a Woodsboro ayudarla junto con su novio. De a poco un secreto del pasado se irá develando, mientras la ola de asesinatos vuelve a repetirse.

Seamos honestos, cuando anunciaron una quinta entrega de Scream, no fuimos pocos los que nos llevamos las manos a la cabeza. Y no solo porque el último intento de revivir la saga había sido un fiasco, sino que, además, esta vez no se contaba con Wes Craven debido a su fallecimiento. Y si a eso le sumamos un elenco estelar bastante entrado en años (y desfigurado por las operaciones), el panorama no pintaba nada bien. Y que lindo es equivocarse.

Una de las primeras cosas que se hicieron bien, fue presentarnos un plantel de nuevos personajes capaces de llevar el grueso de la historia por sí mismos. En la cuarta parte se amagó con esto, pero no se concretó, decantándose por la sagrada trinidad de la franquicia; que ahora, por suerte, tienen roles secundarios.

Y si bien nuestra nueva actriz protagónica termina ganándose un puesto entre lo más flojo de Scream, el resto de los nuevos personajes son bastante interesantes. Obviamente algunos con más o menos tiempo en pantalla, pero en líneas generales, ninguno termina volviéndose molesto, aunque sí hubiera gustado ver más metraje de algunos.

Lo que sí sorprende es el nivel de gore de la película. Al menos quien les habla, no recuerda tanta presencia de sangre y planos detalles de las puñaladas que reciben tanto las víctimas como Ghostface; haciendo de esta entrega, quizás la más sangrienta de toda la saga Scream.

Pero el punto fuerte viene con el metalenguaje que presenta la historia. Esto ya venía desde los inicios de la franquicia, pero ahora, y viendo que otras sagas populares hicieron lo mismo, Scream se regodea en la moda de tantas precuelas, secuelas, remakes y lo que sea que se haga para seguir estirando el chicle de algo que funcionó hace décadas. Bravo por los guionistas al saber tomar la esencia de lo que quería hacer Wes Craven y mantenerlo tan vigente en el 2022.

En conclusión, Scream (Grita) es una buena película, mucho mejor de lo que esperábamos. Sabiendo entender la esencia de la obra creada por Wes Craven, estamos quizás ante la mejor iteración de la franquicia después de la primera entrega.



7/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s