Análisis: Thief Of Thieves para Nintendo Switch

Luego de su paso por PC y Xbox llega a Nintendo Switch el videojuego basado en la serie de cómics creado por Robert Kirkman (Conocido por su trabajo en The Walking Dead) . Se trata de un juego de estilo narrativo que nos pone en la piel de una ladrona que viaja por el mundo y ejecuta grandes robos, en una aventura dónde estará en la mira de la ley y también de otros delincuentes.

Este juego ha sido desarrollado por el estudio Rival Games y cuenta con dos grandes pilares para llevar a cabo su jugabilidad, la primera es la narrativa y la segunda es el sigilo. En cuanto al desarrollo de su historia, nos encontramos con un título que contiene un peso narrativo importante, que está plagado de suspenso, giros y acción en su relato. Este juego mantiene un formato episódico, y que al controlar a Celia, iremos hablando con los personajes que aparecen en escena para recabar información, también hay un plano para la toma de decisiones que va determinar la forma en que se van a llevar a cabo los golpes, quizá ahí pueden que existan algunas variaciones en la forma en que se van a llevar a cabo los robos y sus respuestas, pero la realidad es que el juego sigue un único camino , por el que no habrán finales alternativos de momento.

En la etapa del sigilo, es donde se llevan a cabo los robos, y es aquí donde hay una mayor variedad de elecciones para llevar a cabo un mismo golpe. Quizá en este momento decae un poco la jugabilidad, aunque resulte interesante las variables formar de realizar la misión. En este campo quizá intenta emular el tipo de gameplay desarrollado en juegos como Hitman, pero la realidad es que su ejecución resulta lineal y con algunos errores técnicos y de rendimiento al menos en el caso de Nintendo Switch.

La parte que más se destaca es la visual, ya que se trata de un título basado en una serie de cómic de Kirkman, se nota el cuidado en el apartado artístico y en su diseño de novela gráfica. El estilo visual acompaña a la historia, desde los colores tenues, la iluminación, el neón, el diseño de los personajes, etc. Todo está al servicio de una historia rica en su diseño visual y un interesante enfoque sobre el relato de su protagonista. El apartado sonoro también es algo que logra destacarse, una delicia dentro de ese estilo puramente comiquero.

Thief Of Thieves es un juego con mucho potencial, con una historia muy interesante pero que lamentablemente falla en su gameplay con una mezcla entre novela gráfica y juego de sigilo. Aún así el título es bastante entretenido, con una narrativa potente y un estilo visual muy agradable. Esperemos que para cuando llegue su temporada 2 puedan mejorar sus fallos técnicos y de jugabilidad, porque como mencionamos con anterioridad, es un juego con potencial, solo toca saber aprovecharlo.

Calificación 6.5/10

Crítica: Entre navajas y secretos

Por Leonardo D’Assaro
Al final… lo primero es la familia.
Nos encontramos ante una película de misterio, en la línea de películas como Clue (1985). Hay un asesinato y como si de un juego de misterio se tratase, nosotros junto al detective Benoit Blanc, tendremos las piezas delante de nuestras narices para ir reconstruyendo el caso.

El muerto, es el escritor Harlan Thrombey, novelista exitoso y multimillonario. Su muerte parece un suicidio, pero hay cabos sueltos que dejan la sospecha de que pudo haber un asesinato. ¿Pero quién es el culpable? Ahí es donde entra en escena nuestro detective, quien debe realizar su investigación sumergiéndose en cada de las diversas personalidades de los integrantes de la familia del muerto y también en la de sus sirvientes. Y creerlo o no, todos tienen un secreto que puede convertirlos en potenciales asesinos.

El director Rian Johnson llega en forma, en ésta, su quinta película. Habiendo debutado con la interesante Brick (2005) y logrando una interesante cinta con Looper (2012), también fue el responsable de unos de los capítulos más controversiales de la Saga Star Wars (Si, es el que dirigió Star Wars Episodio VIII: El último Jedi -2017). Acá, logra mantener el misterio y engancharte en la historia, creando un guión compacto, con buenos giros, toques de humor ingeniosos y actuaciones de primer nivel. La película cuenta con una especie de dream team de actores que logran desenvolverse de la mejor forma: Están Christopher Plummer, Jamie Lee Curtis, Toni Colette, Daniel Craig, Chris Evans y Don Johnson, entre otros y cada uno está impecable.
Recomendable si te gustan los juegos de mesa, Agatha Christie y las historias de misterio clásicas.
No te aburre ni un poco a pesar de su duración de un poco más de dos horas.

Calificación: 7,5 de 10

Crítica: El Buen Mentiroso

Por Mauricio Bordón
El buen mentiroso es una película que ya de por si atrae mucho por su tráiler y por sus protagonistas. Tanto Ian MacKellen como Helen Mirren , son dos actores de altísimo nivel demuestran que la edad no opaca su talento, sino que todo lo contrario. Una película con un buen elenco, planos perfectamente elegidos , sobretodo aquellos que muestran con claridad las ciudades donde transcurre la historia.

En relación a la historia, la película habla de un estafador (Ian McKellen) que conoce a una mujer viuda presuntamente adinerada llamada Betty Mcleish (Helen Mirren) por internet. Al principio el estafador llamado Roy quien tiene un cambio de identidad ligado a la segunda guerra mundial, contacta con ella con la intención de atraerla y sacarle todo su dinero. Lo que nunca imagino que lo que parecía algo sencillo de hacer, le traería tantos problemas. En primer lugar por el nieto de la mujer, que nunca creyó en el. Sin embargo su mayor dificultad seria los sentimientos que surgirán por ella. Lo que parecía una típica historia donde el villano se arrepiente de lo que hace y se termina quedando con la mujer que ama. La película hace un giro de 180 grados cuando Betty McLeish termina estafando a Roy, induciéndolo a que se sienta atraído a ella, para poder quitarle todo su dinero. Pero esto no acaba asi. No es la historia de un estafador que es que estafado, sino la historia de una mujer, que después de 60 años, de sobrevivir una guerra, la perdida de toda su familia y muchos mas horrores, logro vengarse de la persona que le arrebato todo. Una película que te atrapa de principio a fin, solo puedo decir, vayan a verla que no se arrepentirán.

Calificación 9/10

Crítica: La reina de las nieves: En la tierra de los espejos

Por María Lassalle
Una lucha entre el mundo mágico y el mundo de la ciencia trae a escena nuevamente a Gerda, para rescatar a los magos, incluídos sus padres y hermano, tras ser desterrados por el rey Harold.


Esta película rusa de aventura y fantasía animada (2018) es la cuarta de la serie La reina de las nieves (2012) que tiene su origen en el cuento homónimo del reconocido escritor danés Hans Christian Andersen. Curiosamente Estados Unidos realiza en 2013 de la mano de Disney la adaptación del mismo cuento, Frozen. Por suerte la gran repercusión mundial de Frozen no desalienta a la productora rusa Wizart Animation para que continuara: La Reina de las Nieves: El Espejo Encantado (2014), La Reina de las Nieves: Fuego y Hielo (2016)
y La Reina de las Nieves: en la Tierra de los Espejos dirigida por Robert Lence y Aleksey Tsitsilin, continúan con las aventuras de los hermanos Gerda y Kay.
En esta entrega, cae en manos del Rey Harald, inventor y amante de la tecnología, un portal mágico, pero no cualquier portal: es la puerta a la Tierra de los Espejos donde vive la Reina de las Nieves y de dónde nadie ha regresado jamás. Obsesionado con una rivalidad entre la magia y la ciencia, tras el congelamiento que ocasionó la Reina de las Nieves, el rey aprovecha el portal para planear desterrar a todos los magos de su reino, engañandolos a entrar en él. Así es como los padres, el hermano de Gerda y otros magos entran a la Tierra de los Espejos. Aún no siendo maga, Gerda es la única que puede rescatarlos, y con la ayuda de su mascota y amigos emprende esta gran aventura, e incluso, con la mismísima Reina de las Nieves, ya que según la profecía, ambas deben ayudarse para liberar el portal.

Con una atractiva animación, imágenes de calidad y banda de sonido nos adentramos por 80 minutos en este mundo mágico y fantasioso de trolls, magos, reyes y piratas, donde la fortaleza y el amor demuestran que se puede lograr lo que queremos. Agradable y entretenida, sobre todo si se han visto las películas anteriores. Como plus, entre los títulos podemos ver imágenes del después.

Calificación: 8/10

Crítica: El Buen Mentiroso

Por Nicolás Pileci
The Good Liar es una película estadounidense de suspenso dirigida y coproducida por Bill Condon y escrita por Jeffrey Hatcher basada en la novela de Nicholas Searle. Está protagonizada por Ian McKellen y Helen Mirren y fue estrenada en 2019 por Warner Bros. La historia gira en torno a Roy Courtnay, un experimentado estafador que luego de conocer a Betty McLeish mediante una cita pactada vía Internet, decidirá jugarle una estafa prometedora y exuberante.

Una trama que inicia con un dramático y cariñoso encuentro entre dos personas mayores, aquejando sentimientos de soledad y ausencias de compañía. Veremos como la relación entre ellos ira creciendo poco a poco, mientras a sus espaldas también emergen secretos ocultos que nos acompañaran hasta el final de la película.

Teniendo a su favor a dos actores de trayectoria como McKellen y Mirren y un guion bastante sólido, la película se aventura en una historia que mezcla elementos del suspenso, crimen, drama y hasta algunos toques de humor. Todo envuelto en un manto de misterio y tensión que se desarrolla con cada escena, sin huecos ni relleno alguno.
La fotografía oscura es clave para resaltar los momentos inquietantes que, junto con la música, recrean un escenario que varía entre la felicidad y el dolor.

La historia se va construyendo con calma pero sin estancarse en ningún momento. Donde los giros de tuerca son fundamentales para desviar nuestra atención hacia caminos impensados de la trama. Tanto es así que nos hará transitar varios estados de emoción que culminaran con un final que busca ser diferente.
En lo personal, la película se llevó mi total atención por la correcta sucesión de hechos que me fueron interesantes, por la historia variante que va un lado al otro y por contar con pequeños elementos de la historia universal. Lo único negativo que puedo expresar es sobre su final, que a pesar de intentar ser inesperado, termina siendo muy predecible.

Calificación 8/10

Reseña: Que así sea

Por Esteban Salas

El último sábado de noviembre el Teatro La Mueca (Cabrera 4255) presentó la última función de “Que así sea”, libro y producción de Carla Pannunzio bajo la dirección de Matías Litvak y musicalizado por Ezequiel Escobar Berisso.

La obra inicia con un sutil estampado musical, construido a base de una guitarra solista y aunado a una atmósfera lumínica tenue, que funciona como sedante contra el ruido molesto de la audiencia al ingresar a sala. Sobre el escenario se intuye una habitación juvenil desordenada que enmarca el hábitat de dos chicas que se preparan para salir furtivamente del convento por las noches para cumplir un sueño musical. En medio de la
penumbra nocturna, una de ellas recibe una serie de visitas inesperadas que la intrigan emocionalmente y le motivan a descifrar estas misteriosas apariciones.

Durante su estadía en este lugar de retiro, dos monjas generacionalmente distintas se encargan de la guía
espiritual de las chicas. Con la evolución del texto, estas proposiciones se desarrollan hacia un cuestionamiento del deseo, las ilusiones y los tabúes, donde la sátira en torno a la educación religiosa establece un gran eje transversal en cuanto a la definición de normas y preceptos que construyen el orden establecido, lo correcto y las buenas costumbres en una sociedad conservadora. En este sentido y como estrategia, la historia reúne personajes en apariencia bastante antagónicos y se nutre de esta relación para conducir el mensaje a lo largo de la obra. Y es que la propuesta inmediatamente circula con facilidad en el imaginariod espectador al descifrar el contexto donde ocurren las acciones: ¿Qué pasa cuando dos chicas jóvenes se encuentran de “campamento” recluídas en un convento bajo el amparo de dos monjas?

Bajo una estructura de teatro musical, gracias al sencillo pero impecable aporte musical, durante la puesta en escena se van revelando los deseos -personales, comunes- así como también los conflictos y relaciones entre las protagonistas. Y es que llega un momento en el que no hay otra forma de ahondar más en estos deseos que a través de las canciones.
Los puntos altos de la obra son el montaje, la intención de interactuar con la audiencia, la gran calidad vocal de las actrices, la acertada ambientación y diseño lumínico.Tal vez el texto pierde ritmo y se resuelve mucho antes de lo planeado, sin embargo el carisma y el buen humor mantienen una buena disposición por parte del público.

Que así sea es una invitación a reflexionar acerca de los moldes en los que estamos inscritos, y esa lucha por romperlos. Quien tiene sueños puede encontrar un espejo en esta puesta en escena. Al mirarse en él podrá darse cuenta que en la búsqueda de la felicidad, recorrer el camino con un corazón dispuesto al cambio puede ser el destino final en sí mismo.

ELENCO

Maria Álvarez Primo es Emilia Rinaldi.
Carla Pannunzio es Guadalupe Artola.
Beatriz Espíndola es Sor Elena.
Selene Berardone es Sor Consuelo.
Alejandro Vitale es El Señor.
Ezequiel Escobar Berisso es El Músico.

FICHA TÉCNICA

Dirección: Matías Litvak.
Asistencia de Dirección: Roció Peralta.
Asistencia general: Antonella Alfi Carriere
Escenografía: Edgardo Percovich para La Real Compañía.
Vestuario: NIETTA para La Real Compañía
Fotografía y diseño gráfico: ABRIL VENTRICE
Diseño de luces: Matias Litvak
Prensa: 0KM PRENSA
Música, Letras y Dirección Vocal: Ezequiel Escobar Berisso.
Libro y coordinación general: Carla Pannunzio

Crítica: La Botera

Por Esteban Salas

Al sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cruzando el Riachuelo, se halla un territorio de historias y memorias, de puertos y conventillos. El saber popular lo quiso llamar Isla
Maciel sin ser una isla realmente, por lo menos no geográficamente. Tal vez su aspecto, su mixtura e historia sociocultural le aportaron algunos dotes insulares. Este rincón porteño es el marco donde se desarrolla la Ópera Prima de Sabrina Blanco: La Botera (Argentina-Brasil, 2019).

El texto narra la vida de Tati, una niña en los albores de una adolescencia que se enfrenta a nuevas experiencias, sensaciones y preguntas en torno a su cuerpo, su conducta y su relación con lo que la rodea. El oficio de botera la atrae, a pesar de ser una práctica masculina y rumbo al olvido. De esta forma el guión construye un entramado que transita entre la vida de barrio, las aguas del riachuelo y la lucha por alcanzar las libertades añoradas en la adolescencia. A través de sutiles metáforas se construye la idea de esa búsqueda profunda y compleja de la identidad de la protagonista.

Se aprecia el valor que se ha dado a la gestualidad y la naturalidad por encima de cualquier cualidad puramente actoral en cuanto a la selección del reparto. Esto potencia en el espectador un pronto desarrollo de la empatía con el elenco gracias a su autenticidad. Por otra parte se plantea un diseño sonoro apegado al entorno y poco recargado y una dirección de fotografía efectiva, casi documental. Estos elementos construyen una historia verosímil,
honesta.

La Botera, de Sabrina Blanco plantea en clave cinematográfica la propuesta de navegar por los cauces de una situación humana común como lo es la adolescencia, sus duelos y descubrimientos. Al final, recordamos aquel momento en que remar lejos de las orillas de la infancia era un sueño irrenunciable.

Calificación 8.5/10

Ficha Técnica:
Elenco: Nicole Rivadero, Alan Gómez, Sergio Prina, Gabriela Saidon.
Guión y dirección: Sabrina Blanco
Producción Ejecutiva: Georgina Baisch – Cecilia Salim
Coproductora: Jessica Luz
Dirección de Fotografía: Constanza Sandoval
Edición: Valeria Racioppi (SAE)
Dirección de Sonido: Tiago Bello
Música: Rita Zart
Dirección de Arte: Diana Orduna
Vestuario: Lucía Gasconi